Navegando entre ríos de multitud, Sant Jordi

Hoy es Sant Jordi, fiesta grande para los que nos gusta la mar. Navegaré por ríos de gente que discurren rambla abajo hasta el mar, como un náufrago en busca de puerto, amarraré en un espigón y buscaré víveres en el mercado que alimenten el alma para seguir con mi travesía vital en solitario, sin rumbo fijo, a expensas de vientos y mareas, desplegando la mayor para que el tiempo corra, vuele y yo con él, como las gaviotas. No, como las gaviotas no. Hoy, en cada amarre, se colocarán alimentadores de almas, devoradores de lamentos, escritores idos a más, venidos a menos, firmando con pagarés su tasa portuaria. También buscaré refugio, unas aguas tranquilas y claras donde sumergirme como el Nautilus y descubrir un mundo submarino donde quedarme a vivir, aguantando la respiración y abriendo los ojos hasta doler, desafiando a la ceguera de la oscuridad profunda.

Buscaré mi libro como quien busca un refugio hasta que amaine la tormenta, aunque sé que será en vano. Siempre es él el que me encuentra a mi, me adopta, me da de comer y beber, me hace compañía y me acaricia con sus palabras. Navegaré en silencio por sus páginas rebosantes, sin puntos y aparte que dejen tristes líneas viudas. Jugaré con olas nuevas de nuevos mares y nuevos puertos que me marearán cuando acabe el periplo y pise tierra firme.

Navego estos días En la orilla, de Rafael Chirbes. Es un tsunami, un imprescindible para entender cómo hemos acabado hundiéndonos en la ciénaga, ese terreno inestable del marjal, frontera natural de maleza entre el mar abierto y ese basurero de juguetes rotos en que se ha convertido la tierra exhausta que pisamos. Cuando acabe, volverá la sed. Por eso buscaré hoy en esa hoguera de las vanidades que es el Día del Libro con cuidado de no quemar mis naves y de proveer las bodegas de este barco sin bandera ni honores, donde soy libre cuando los vientos lo permiten. Feliz día de Sant Jord. Que los vientos os sean propicios.

Diada-Sant-Jordi

Publicado en Actualidad, Artículo, Cultura, Opinión, Personal | Etiquetado , | 17 comentarios

Salud y República

Forges-república

El olvido y la trivialización se combate con educación, educación y educación. Porque República significa mucho más que convertir a los Borbones en parte de la historia dejando atrás una España analfabeta e ignorante, siempre bajo el yugo del poder del cacique y de la Iglesia castrante. Feliz lunes. ¡Salud y República!

Publicado en Actualidad, Personal, Política | Etiquetado , | 25 comentarios

Malísimamente aparcados

Son majetes estos del PP.  Tranquilidad, no he tenido una sobredosis de telediarios; mantengo mis facultades prácticamente en el mismo estado que cuando empezó todo el cuento. Pero es que hay que reconocer que no hacen nada que no nos gustaría hacer a ninguno de los mortales sin coche oficial ni dietas que asistimos incrédulos a sus ocurrencias. La hilarante anécdota de la fuga de la lideresa Esperanza Aguirre, arrollando en su hazaña la moto de un guardia urbano al que más tarde tuvieron que atender los servicios médicos por un ataque de ansiedad me alegró el día de ayer. ¿Quién no ha deseado hacer alguna vez algo parecido ante el “buenos días” de un agente de la autoridad, que te acaba de pillar in fraganti? Más aún cuando resulta que la moto del agente estaba “malísimamente aparcada”.

Aguirre-fuga-2Soraya y Botella, haciendo nuevamente gala de falta de visión política, se han apresurado a cargar contra la rubia (más lista, culta y mejor relacionada que ellas), inflamada la vena  de la envidia tan marca España. Y es que no se les pueden echar perlas a los cerdos porque no las valoran. La espantá de la lideresa es una perla cultivada, cultavada eso sí durante años de prepotencia, liberalismo sin fronteras (esa ONG tan suya) y omnipresencia mediática gracias a un control férreo de los contenidos, publicidad y subvención mediante. Su desparpajo, esa campechanería que da el sentirse superior, la ha devuelto a sus momentos de gloria frente al micrófono y la risa floja de Pablo Carbonell en un Caiga quien Caiga mítico, que nos mostraba la desnudez de los políticos en la sobremesa de los domingos. Tras aquellos minutos, una se podía echar una siestecita con la sensación del deber cumplido.

Aguirre-fuga

Nuestro deber, entonces y ahora, aunque sea cada día más difícil, es reírnos de ellos. Nuestra risa les descoloca y ríen también para disimular su ignorancia hasta que advierten que quizás, sólo quizás, nos estamos riendo de ellos. Soraya y Botella han perdido así la oportunidad de ganarnos, de hacernos cómplices sentimentales del delito pícaro y las mamandurrias al volante de Aguirre.

En lugar de eso, cargan contra ella y afean y conducta, aplastando esa espontaneidad chuleta. Con lo fácil que hubiera sido defenderla con el corporativismo que lucen, inhabilitar a los agentes celosos de su trabajo. Se hizo con el juez Baltasar Garzón y ahora se pretende también desvirtuar a la judicatura. Entonces, ¿cómo se van a resistir dos agentes a esa autoridad que obstaculizan el camino? Porque, para el PP, todos estamos “malísimamente aparcados”.

Publicado en Actualidad, Opinión, Personal, Política | Etiquetado , , , , | 62 comentarios

Extranjeros en tierra propia

Si queda algo, poco, de aquel espíritu, juguete roto del 11M, es un slogan que repetimos todos como un mantra hasta hacerse clamor: “No hay pan para tanto chorizo”. Y no lo había, nunca lo hubo, aunque algunos pensaran que, a falta de pan, había pasteles y los sigue habiendo para el rescate postpufo. El caso de la banca ha sido el más sonado. Para el rescate ha sido necesario emprender una campaña de propaganda feroz, inocular el miedo, en la que se ha tildado a la banca de sistémica, como si de los pufos y amiguismos dependiera la continuidad del sistema, de su sistema, un sistema que hace aguas, enfermo terminal, ya con respiración asistida, que no se refundó cuando fue urgente y aún ahora menos que ya es importante. Y que continúa voraz, sediento, en una huida hacia delante desesperada abriéndose entre la maleza a machetazos. Cada recorte, una herida abierta que no cicatriza, que se envenena.

Quizá no es tan descabellado pensar que lo mejor sería dejar que el capitalismo feroz que nos ha traído estos lodos donde se clava la zancada de los cazadores de elefantes muriera con dignidad, como los grandes. Pero no. En su lugar, se ha optado por mantener al enfermo entubado, justificar unas ayudas públicas salidas directamente de nuestros bolsillos sin previo aviso (nunca nos consultan para estas cosas), quitarnos la educación que nos enseñó a cuestionar, la sanidad que nos mantuvo fuertes para seguir luchando, la inversión productiva que nos hizo creer en un futuro más próspero. Y durante todo ese tiempo, en la trastienda, los sistémicos hicieron y deshicieron a las órdenes de políticos sin alma que utilizaron el sistema como máquina casera de hacer dinero. Milagro económico, lo llamaron a los cuatro vientos. Y el viento acabó por arrasarlo todo y dejar las vergüenzas a la vista.

Ahora que la máquina de hacer dinero se oxida en los sótanos del Banco de España y ya esfumado el sueño de que éramos dueños de nuestro destino, solo queda la frontera, ser extranjero en otras tierras después de habernos convertido en eso en la nuestra.

Publicado en Actualidad, Artículo, Opinión, Personal | Etiquetado , | 29 comentarios

11 de marzo

11 de marzo. Y hace ya diez años que el horror se metió bajo la piel lívida de puro transparente. Y Ahí ha estado siempre, latente para volver el mismo día de cada año, ya para siempre, con fuerzas renovadas. Y es que siempre estuvo ahí, palpitando en ratos muertos, en el tiempo libre, rompiendo la piel a veces, arañando nuevamente la cicatriz para que no cure nunca. Los mismos que estaban entonces contando mentiras entonces en televisión de tubo siguen ahora en televisión de plasma atentando contra todo y contra todos con sus reformas, tras cuya aprobación murmuran aunque ahora ya a media voz ese “que se jodan”, su slogan de campaña de puertas adentro. Presumen de su visión de futuro para tapar su incompetencia actual, con esa hipocresía que nos insulta a todos, con su prepotencia insana, la infamia que nos vuelve a arañar la piel como cuchillas y su burda manipulación de una realidad que creen suya porque nuestros euros, que también creen suyos, les cuesta. El presente es ahora de ellos, nosotros se lo prestamos; pero el futuro,… ése sigue siendo nuestro. Y dijimos nunca mais una y otra vez y volvemos a gritarlo cada día, pero nadie escucha. Incluso, a veces, cuando el clima es benévolo y renace un amigo olvidado, hasta nosotros olvidamos que un día quisimos cambiar el futuro a gritos, a pancartas, con paso firme, dando palmas, esgrimiendo la fuerza del silencio también. Aquel futuro de entonces es hoy. No lo conseguimos. Y vuelve a ser 11 de marzo.

Hoy, como entonces (Forges)

Hoy, como entonces (Forges)

Publicado en Actualidad, Artículo, Opinión, Personal | Etiquetado , , | 108 comentarios