Que coman pasteles

Los servicios sociales de Barcelona detectaron hace unos días 703 casos de malnutrición en las escuelas de la ciudad. Y no es que en Barcelona se sienta la pobreza, los arañazos de los recortes, de forma especial. Simplemente, es que a alguien se le ocurrió contabilizarlo y, por unos días, abrir las puertas del edificio oficial y mirar afuera, abajo. El mal es general. La administración más comprometida, también los colegios, han lanzado la voz de alarma. Muchos niños, demasiados siempre, agudizarán la malnutrición este verano. Y no será en África, para cuyas lágrimas estamos impermeabilizados a golpe de puñetazos informativos. Será aquí: en nuestra ciudad, en la calle de al lado, en nuestra escalera de vecinos… Será la mejor amiga de uno de nuestros hijos. Podrán ser, también, nuestros hijos.

comedor_escolarCon el fin de las clases, también acaban las actividades extraescolares que llenaban unas horas del día de los más pequeños. Y lo hacen por falta de recursos, por los recortes, esos que padecemos la mayoría mientras los de siempre siguen igual, o mejor. Y entre esas actividades está la alimentación. No solo el cerebro queda sin alimento durante unos meses. Los estómagos también y aquellos que aprovechaban en el colegio para hacer una comida decente al día, nutritiva y variada, ahora tendrán vacaciones, hasta sus estómagos las tendrán. No pasarán hambre, dicen los expertos, pero tampoco tendrán la fuerza que necesitarán para recoger dentro de unos pocos años los escombros de este edificio social, público, solidario, esparcidos por esta guerra sin cuartel, sin comedor.

Suprimiendo los comedores escolares durante el verano, deben pensar los malnutridos de espíritu, se ahorra, en un ejemplo más de la confusión existente entre gasto e inversión que tanto rédito da. Y lo que hoy es un ahorro, mañana se convertirá en un gasto: en Sanidad, en inserción, en vidas… “Si no tienen pan, que coman pasteles”. La frase se le atribuye a María Antonieta, aunque los historiadores discrepan. Sea como sea, y por otras causas, acabó en la guillotina. Ahora, que la memoria se resiente en una suerte de amnesia colectiva, de alzheimer galopante sin tratamiento, muchos lo piensan. Ellos son los poderosos, los evasores de impuestos y corruptos que se están repartiendo el pastel. No saben que también están mal nutridos, con las arterias colapsadas de colesterol y demasiado obesos para salvarse.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Análisis, Crisis, crisis alimentaria, Opinión, Personal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Que coman pasteles

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Ana dijo:

    Yo creo que algunos ya lo piensan como tú dices, por poner un ejemplo la hija de Fabra que con lo que se atreve a decir en el “templo” de la “democracia” (jajaja) qué será lo que pasará por su mente. Pues lo ha conseguido, sus deseos se han cumplido, millones están bien jodidos.
    Y Gallardón, el salvador de los inocentes, ¿no tiene nada que decir en este tema del hambre infantil?
    Bueno los pasteles te han salido bien horneados.

  3. Ana dijo:

    Más obscenidades de la CEOE
    http://genoveses.blogspot.com.es/

  4. ELISA dijo:

    Buenas tardes:
    😀

    Es como una máquina del tiempo que nos lleva a la postguerra. Hoy, he comido con mi hijo periodista. Ya vuelve a tener la incertidumbre del final de contrato (es verano). Nunca ha dejado de trabajar desde la universidad, pero hoy me decía con convencimiento que estaba peor pagado y en peor situación que 10 años atrás y con un contrato totalmente precario; que no le ve solución a la crisis y que el sistema capitalista ha caducado. Y lo peor, que esta situación está generando mucho odio.

  5. Carmenchu dijo:

    Vaya, me ha quedado el comentario allá arriba!…😉

    • Jaime dijo:

      😆😆 Si te pasa a ti ya podemos consolarnos y no pensar que somos los únicos que no entendemos por qué pasan estas cosas de la desubicación comentarista….😐

      Da coraje y lástima que un hijo te diga esto cuando tiene razón y tu piensas lo mismo. Siempre hemos esperado que ellos lo tuvieran mejor que nosotros, como nosotros lo tuvimos mejor que nuestros padres, y ahora nos tropezamos con esto. Es una tragedia.

      Yo tengo la esperanza puesta en que de todo ello aprendamos -aunque esto sólo cuando me he tomado un vino-. Que afinemos mejor a quien votamos y, sobre todo, que tomemos conciencia de que nuestra participación es necesaria en la vida pública, empezando por enterarnos bien de lo que pasa y participando como mínimo votando. ¿Qué pasaría si todos los que se quedan en su casa fueran a decir algo, votando a un partido o dejando un sobre vacío o con un papel en blanco? O abarrotando las calles sumándose a las manifestaciones que tan justamente se convocan, como las de defensa de la sanidad pública. La abstención no es una buena opción porque cada cual la interpreta como le viene mejor a su interés. Acordémonos de Rajoy y su interpretación del silencio. Un voto en blanco es inequívocamente de protesta, pero ausentarse puede ser interpretado como falta de interés o interés preferente por la playa, o en el peor de los casos como apoyo tácito. ¿Os imagináis un resultado electoral con una mayoría de votos en blanco? ¿Hay mayor censura democrática que ésta? Aunque con la cara de cemento que se gastan algunos es probable que no impidiera que acudieran prestos a recoger sus actas de diputados o europarlamentarios aquellos pocos que hubieran logrado ser elegidos…

      Buenas noches.

      • ELISA dijo:

        Buenos días:
        😀

        Muy buena reflexión Jaime.Deberíamos copiar/pegar a modo de divulgación en otros foros/blogs. Si nuestra sociedad hubiera crecido en la búsqueda del verdadero bienestar. si no hubiéramos aceptado los collares/bagatelas a cambio del expolio intelectual, si…… Todo eso es pasado pero es nuestro presente. Puede que la forma de combatir en esta guerra sea ésta guerrilla constante de descontento y si el miedo no hace su perverso trabajo poco a poco vaya horadando las conciencias.

  6. Carmenchu dijo:

    Buenos días!!! Os recomiendo Ensayo sobre la ceguera, de Saramago: sobre el voto en blanco y el caos que genera en las autoridades… Una buena reflexión.😉
    Hoy tengo jornada maratoniana, con la sana intención de salir el viernes a mediodía. Para presumir, hay que sufrir, así que hoy me esperan 10 horitas dándolo todo!🙄 No me quejo, no me quejo…

    • Ana dijo:

      Pues es que nos lo están poniendo tan fácil lo del voto en blanco……… Ahora vemos claramente que se unen los dos partidos sólo para hacer parches, memeces con las que no nos vamos a conformar. De momento la ley electoral no parece interesarles cambiarla, tanto como decían ambos que no les gustaba. Al final , si votamos en blanco, nos enviarán desde fuera un gobierno tecnócrata y será la forma de que los jóvenes se rebelen y creen desde cero partidos democráticos cuya ideología sea mejorar las condiciones de vida da la gente y no la de chupar dinero y más dinero y vivir arrodillados ante el mercado, la Iglesia y todos esos poderes que nos inmovilizan como país y como sociedad.
      Igual necesitamos caer más bajo aún para resurgir “limpios”. Estos no están haciendo nada por nosotros, sólo nos entretienen, dejan pasar el tiempo su gran aliado y eso a pesar de que parece que les preocupa bastante nuestro desapego y desprecio total por ellos. Cuando se le pierde el respeto a alguien ya no se puede recuperar, ni con campañas electorales ni con leyes descafeinadas.
      Pues sí Jaime, o voto en blanco o voto a un partido radical, más que nada para asustarles. De momento yo este mes voy a hacer mi primer acto de desobediencia civil, no presentar la declaración de la renta. Vereís cómo no hay en Hacienda tanto desbarajuste como nos hacen creer estos días. Ni controlan cuentas, ni ventas de terrenos, ni ná. Ya os diré en mi caso qué multa me ponen. La pagaré a gusto aunque no sirva para nada, al no ser un comportamiento generalizado. Cuando me hagan la reclamación les explicaré mi alto nivel de desmotivación para pagar ni un euro más de lo que ya me han retenido durante el año.

  7. ELISA dijo:

    Buenas tardes:
    😀

    Tengo el libro de Saramago pendiente de leer. A ver estas vacaciones… Ana ¿por qué no vas a pagar la renta? ¿y para qué? Me gustaría que lo explicaras, me parece interesante. En mi caso sería contradictorio no hacerlo, por ideología.

    • Ana dijo:

      Estoy muy enfadada, muy desencantada y viendo como estas autoridades defienden a capa y espada a todos los, sus, defraudadores ¿por qué no a mí?. En realidad cuando me lo pidan sí pagaré lo que toca, qué remedio (de hecho me lo descuentan cada mes, sólo es una pequeña parte) Es un acto infantil de rebelión, pero tengo tantas ganas de contestar a su reclamación , con copia a algún superior, diciendo lo que pienso y que sientan como se están desautorizando moralmente a sí mismos y que vean que la gente de a pié está cansada de toda esta vergüenza. Creo que es una forma de desahogo para mostrar mi desprecio por lo mal que lo hacen desde arriba, que no sirve hacer campaña para recordarnos nuestras obligaciones si por otro lado con sus trapicheos están haciendo otra nefasta campaña que anula la anterior, con su permisividad con los evasores y para que piensen que les estamos perdiendo el miedo y desde luego el respeto a estos ministros que hacen y dicen tantos despropósitos , si no nos tratan como ciudadanos de pleno derecho, ¿porqué tenemos que comportarnos como tales? o pagamos todos o yo me irresponsabilizo y me “piro”.

  8. Carmenchu dijo:

    Buenas!! Tiene mucho de simbólico, aunque muchos es todavía peor: defraudan, amparados por sus gestores, abogados, etc… Y tan contentos! Lo peor es que te vas a encontrar al otro lado a un administrativo al que le va a dar igual, incluso va a estar de acuerdo, ya que a él también le habrán bajado el sueldo. Si con ello pudieras decirle cuatro cosas a Montoro,…
    Y no hay que ayudarles a acabar con lo público, se bastan ellos solitos. ¿No había un movimiento de insumisión fiscal?🙄

    • Ana dijo:

      Ah, pues es verdad, pero no se puede ser insumiso fiscal cuando dependes de una nómina. Es, como dices, algo símbólico con poco recorrido, pero a algo hay que agarrarse. Quizás confío en que el empleado que revise mi situación fiscal, esté tan cabreado con la supresión de sus extras que también se desmotive para seguir fiscalizando al céntimo a las pobres gentes.
      Si la Agencia Tributaria puede cometer 13 errores ¿porqué yo no puedo cometer uno sólo en toda mi vida de contribuyente?

      • Jaime dijo:

        Es sugerente la insumisión fiscal, y como expresión simbólica de descontento muy apropiada en esa línea argumental de “si usted no me trata como ciudadano, ¡cómo tiene la osadía de exigirme pagar mis impuestos como ciudadano”, pero coincido con Elisa, nosotros sabemos que aportando lo que nos toca es como se pagan los servicios públicos que demandamos, y nos crea un problema de conciencia no hacerlo. De eso se aprovechan, no sólo ellos, sino todos los bárcenas inmorales, que lamento tanto que no haya justicia divina para que los parta un rayo…
        Coincido también en percibir ese sentimiento de fin de ciclo, de que las crisis alumbran otras condiciones, pero no estoy seguro de que siempre sean condiciones mejores. Sin llegar a creerme a pies juntillas la tesis de que todo está planeado por estos beneficiarios, de esta periodista canadiense (Naomi Klein, La doctrina del shock) lo que no tengo dudas es de que beneficia a unos poquísimos listillos y perjudica a la inmensa mayoría.

        Buenas noches.

  9. Carmenchu dijo:

    Buenos días!! Sí, de eso se aprovechan. De la conciencia de cada uno de nosotros y de que, siendo trabajadores por cuenta ajena, nos tienen controladísimos. Pero esto de los 13 errores… yo que utilizaba el borrador de Hacienda como una especie de resumen fidedigno de mi economía. De ahora en adelante, me fijaré si me endosan una finca o un chalet…😉
    Hoy, uno de mis organismos internacionales favoritos: el FMI…

  10. ELiSA dijo:

    Buenos días!

    Muy bien las explicaciones de la insumisión. Ocurre que, aún a sabiendas de ser pardillo o pardilla, serlo, también es una opción de vida. Es pensar que los equivocados son ellos y mantenerse firme en esa postura y luchar contra ellos.
    Hace años cuando mis padres viajaban con el Inserso y de vez en cuando se conocía un accidente recuerdo, que a modo de broma macabra, mi padre decía unas cuantas pensioned que se ahorra el Estado, sin creerlo en absoluto, hoy hemos tenido que oir, que las personas vivimos demasiado. Yo a pie juntillas tampoco pero la teoría del shock haberla haila.

    Voy a desayunar qué ya he visto un hermoso plátano.
    😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s