Me quieren levantar la casa

Mi casa es lo que, objetivamente, podría llamarse pequeña, tirando a mediana, teniendo en cuenta que se levanta en un edificio en una ciudad cercana a Barcelona. Para mí es suficiente porque está repensada a mi medida: ni me canso yendo de una punta a otra ni tengo la sensación de dar una vuelta sobre mi eje cuando voy a buscar un vaso de agua a la cocina. A la medida, como un guante, encaja en mis necesidades, mis expectativas. En ella, cada cosa tiene su lugar y hay un lugar para cada cosa, aunque mi tendencia al desorden programado provoque que no siempre coincidan. Ahora, me doy cuenta de que me la están levantando. No sé si estoy siendo la última en darme cuenta, en quererlo y ahora sea demasiado tarde para recuperarla. Pero aún tengo esperanza, que es lo penúltimo que se pierde, justo antes del respeto por uno mismo. Y cuando digo que me la están levantando no es en sentido literal. Ahí sigue, 100% de mi propiedad según el borrador de la declaración de Hacienda, que va a misa y con el palo dando. Tampoco ningún banco me la reclama. Pero mi casa no acaba en las paredes que la delimitan: es también mis amigos, mis vecinos, mi familia, los conocidos que me cruzo por la calle cuando voy a comprar y a los que doy la tanda en la frutería o miro disimuladamente en la sala de espera del médico de cabecera. Solo que a uno de ellos le violenten, le apliquen el yugo de la reforma laboral para echarle a la calle, que le engañen refinanciando su préstamo impagado después de haber agotado sus ahorros, que le digan que no hace falta que lea la letra pequeña porque es puro formulismo; solo que a uno de sus hijos le falte una comida en condiciones al día, que vayan justitos después de trabajar toda la vida, que les recorten la educación, la sanidad, el futuro… Solo que a uno le digan que vuelva mañana y le intimiden con amenazas, entran a mano armada en mi casa. Y cuando yo voy a las puertas de la suya, y protesto con pancartas y me desgañito para que mi voz traspase el doble vidrio de sus ventanas, lo llaman acoso, amenazas y coacciones. No les gusta llamar a las cosas por su nombre y no lo quieren llamar escrache porque éste está contemplado por la jurisprudencia internacional y el Tribunal Constitucional. Y violencia, extrema, gota malaya, es lo que hacen ellos, que salir a la calle es solo, que no es poco, defender mi casa de su miopía, de su egoísmo e ignorancia y malas intenciones, de sus abusos consentidos, de su maltrato físico y psicológico, de ese soplido de lobo feroz que cada día intenta derribar esta casa mía que desborda sus límites y que siempre está en construcción, viva, palpitando, temblando ahí fuera. Y no cedo ni un centímetro de soberanía de esta casa, la de todos.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Economía, Opinión, Personal, Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Me quieren levantar la casa

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ELiSA dijo:

    Buenos días!
    😀

    Es cierto que cuando en tu entorno observas cambios como consecuencia de la crisis como aquella cafetería que abrió hace 10.años donde solíamos ir a desayunar y leer la prensa los fines de semana, llena rebosar y has vivido que abriera de mañanas, con pocas luces encendidas y ante nuestra extrañeza nos comentaran que tenían una cuota de amortización de 2500 euros de su casa y que el negocio no daba. Embarcaciones de muchos m. de eslora en venta porque la empresa del propietario cerró, algo así como aquella película de Dias de Vino y Rosas. Aunque coincido en que en aquellos años era la corriente general, me pregunto si se volvieran a dar aquellas circunstancias si olvidaríamos estos tiempos y repetiríamos las mismas conductas… Feliz diada de S. Jordi😀

  3. ELISA dijo:

    Buenas tardes!
    😀

    Una poesía, que trajo Mar, que yo no conocía y me gustó mucho…

    Les Roses Recordades (Salvador Espriu)

    Recordes com ens duien
    aquelles mans les roses
    de sant Jordi, la vella
    claror d’abril? Plovia
    a poc a poc. Nosaltres,
    amb gran tedi, darrera
    la finestra, miràvem,
    potser malalts, la vida
    del carrer. Aleshores
    ella venia, sempre
    olorosa, benigna,
    amb les flors, i tancava
    fora, lluny, la sofrença
    del pobre drac, i deia
    molt suaument els nostres
    petits noms, i ens somreia

    Recuerdas cómo nos traían
    aquellas manos las rosas
    de Sant Jordi, la vieja
    claridad de abril? Llovía
    lentamente. Nosotros,
    con gran tedio, tras
    la ventana mirábamos,
    tal vez enfermos, la vida
    de la calle. Entonces
    ella venía, siempre
    olorosa, benigna,
    con las flores, y encerraba
    fuera, lejos, el sufrimiento
    del pobre dragón, y decía
    muy suavemente nuestros
    pequeños nombres, y nos sonreía.

  4. Carmenchu dijo:

    Gracias Elisa por traerla de nuevo en el Día del libro, y de la rosa, y de Sant Jordi!… Qué mejor manera de pasar este atardecer, ya casi noche.😀

  5. Carmenchu dijo:

    Buen día!!!😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s