La mala partida

En racha. Con sus más y sus menos, con los problemillas diarios que son la sal y la pimienta del día a día, ingredientes principal de las salsas y de cualquier guiso que se precie, que dan gusto y vidilla a la comida más insípida. Así éramos y así vivíamos. Jugábamos locos por seguir jugando y cuando la partida se acababa buscábamos otra mesa para seguir jugando. Estábamos en racha y parecía que no iba a acabar nunca. La suerte del novato, del recién llegado a la abundancia. Estaba el paro, sí, siempre ha estado ahí, endémico, estructural dicen, pero había oportunidades para quien las buscara con ahínco y para los que no se les caían los anillos trabajando en algo que “no era lo suyo”. La economía sumergida, la pregunta del operario, del pequeño comerciante, que te asaltaba por encima del mostrador: “¿Con IVA o sin IVA?” y te ponía de golpe ante una disyuntiva moral. Era el juego de la Los-jugadores-de-cartas-Cezsupervivencia, del ascenso en la escala social, para pasar de clase baja a media-baja y de ahí, con suerte, a clase media. El sueño español: tener un coche, irse de vacaciones, salir a cenar un día a la semana, comprar un capricho, incluso hacer un exceso, un canal de pago en la televisión, y luego vuelta a empezar: otro coche más grande, cambiar el apartamento de los suegros por uno propio, otro capricho… y, cómo no, pagar la hipoteca, el colegio de los niños, el material, la ropa de todos, la comida, las facturas de agua, luz, electricidad…, ampliar el abanico de canales de la televisión de pago,… Hacíamos juego y lo que perdíamos por un lado, lo ganábamos por otro y la vida, mientras, era eso. Y luchar con la sal y la pimienta para no destrozar el guiso.

Y seguimos jugando, ahora ya perdida la buena racha, como el ludópata enloquecido en que nos hemos convertido, sin tiempo para la reflexión, el análisis, para parar aunque sea un momento y pensar, exhaustos, sin aire ni tino, sin ni siquiera una leve intuición de lo que pueda haber al final de este negro túnel. Mientras jugábamos, conocíamos nuestras cartas. Podíamos incluso adivinar la jugada del adversario, sus intenciones: éramos los reyes del mambo porque nuestras cartas eran buenas: una sanidad pública de calidad, una educación obligatoria y gratuita para todos que brindaba el acceso a la universidad a prácticamente cualquier alumno que tuviera ganas de seguir estudiando, un sistema de pensiones que garantizaba un sueldo más o menos digno una vez cerrado el casino. Y con esas bazas seguíamos apostando.

Pero nos han cambiado las cartas a mitad de partida. Un truco de ingeniería financiera urdido por un tahúr fullero y los ases se han convertido en bastos y espadas sin valor. Hace tiempo que vamos perdiendo y aún con el sudor frío que llega con la primera letra a principios de mes, seguimos intentando acabar la partida. Ahora ya sin nuestras cartas, con un estado de bienestar que se escapa como arena entre los dedos, nos culpan y nos manipulan con trucos de magia barata mientras por megafonía una voz nos increpa: “Hagan juego, señores”. Pero ya ni siquiera la banca gana, ahora que todos éramos banqueros.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Análisis, Economía, FMI, Opinión, Personal. Guarda el enlace permanente.

37 respuestas a La mala partida

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. CBT dijo:

    Bravo! Bravo!!!
    Carmenchu, tu puesta en escena sobre/de nuestra percepción de los aconteceres diarios lo has descrito muy bien. Y la elección de la lamentosa simbogía del genial Paul Cézanne en “Los jugadores de cartas” es una realidad latente en muchas cabezas y corazones.
    Me plantaba qué esperábamos…💡 Y me ha salido al paso mi querido Samuel Beckett con aquella frase tan conocida y significativa de “Esperando a Godot”. Ese punto divertido que él tenia me ha recordado a ti y a lo que trasmites, compartiendo contigo día a día el sedimento de la impotencia y la perplejidad…
    http://www.slideshare.net/MarcelaLagos/analisis-de-esperando-a-godot
    Dejo también este interesante encuentro
    http://cultura.elpais.com/cultura/2013/04/17/actualidad/1366223138_989528.html

    Pd. Llevo una semana con fiebre en las ‘vías altas’🙄 No me he dado de baja laboral, porque cuando me bajo la fiebre me siento como una flor de azahar (pero con aromas a farmacia). Y en mi trabajo me encuentro con la confianza de irme cuando mi comodidad y bienestar este en juego. Tengo un lujo de trabajo y eso me ayuda al tratamiento.
    Saludos

    • ELISA dijo:

      Cuidate Alejandra😀 quien tiene un trabajo, hoy día, tiene un tesoro y además si es “un lujo” ¡qué más a desear! 😉

  3. Alejandra dijo:

    Disculpen!!! Olvidé cambiar el nick

  4. ELISA dijo:

    Buenas tardes!
    😀

    Excelente, Carmenchu. Ojalá que los ciudadanos tomemos conciencia y aprendamos a desconfiar de la Banca, porque siempre gana y adquiramos compromiso de lucha para recuperar lo derechos perdidos, empezando por el derecho al trabajo. No podemos estar impasibles sin saber qué hacer y da mucha pereza, lo sé, pero hay que empezar de cero, otra vez. Si no se lo llevarán todo.

  5. Carmenchu dijo:

    Buenas noches!! Alejandra, yo quiero un trabajo-lujo!!!😉 Y también un banco!😆 Mejor reír, que les da una rabia…

  6. Carmenchu dijo:

    Buenos días!😉

  7. Carmenchu dijo:

    Y buenas noches!! Ahora llego. Ha sido un día agotador, digno viernes! Debe ser el tiempo…😀 y encima no me dejaba ni poner el comentario porque no tenía conexión. Si ej que…

  8. Alejandra dijo:

    Buenos días!
    Aquí me tenéis tal ‘dama de las camelias’ en el chaiselong dedicada exclusivamente a cuidar mi body, y a prodigarme todos lo antojos y halagos que salgan al paso para recuperar el maltrato al que me ha sometido un desconocido microorganismo. Esa libertad inigualable que te da el convivir a solas con tus propias y exclusivas decisiones es muy conveniente en situaciones en las que la baja forma te pide relajo.

    Os mando este enlace, divertido, optimista, en definitiva muy positivo!
    ME ENCANTA!!! Yo podría ser ella mismamente con unos auriculares puesto, y sonando ABBA!
    http://www.huffingtonpost.es/2013/04/19/dancing-queen-el-baile-de_n_3116195.html
    – No perderos la selección de fotos de la buena gente!
    Gracias Elisa por tus buenos deseos.

  9. Carmenchu dijo:

    Buenos días!! Gracias Elisa: dormí, dormí,… pero no sé si suficiente! Aish…
    Alejandra, haces bien en dejarte llevar por lo que te pide el body, que los microorganismos son mu malos!
    Qué bueno el vídeo!

  10. Carmenchu dijo:

    Buenos días!!😀

  11. Carmenchu dijo:

    Hola Elisa! Gracias por las músicas!! Que yo las escucho igual!😀

  12. Alejandra dijo:

    Buenos días!
    … para todo el grupo de pajaritos y pajaritas!!!😆

    Gracias, Elisa.

  13. Alejandra dijo:

    Hosti!!! 😦

    • ELiSA dijo:

      😆 Gracias.

      Carmenchu, si alguna vez me pierdo buscame en un desierto. Guardo las arenas de los que he conocido y ocurre como en el mar, que todas tienen un color diferente..

      Qué peste a porro😐

  14. Carmenchu dijo:

    Buenos días!!! Y último sin post!!!😉

    • Jaime dijo:

      Buenas tardes.
      Lo constato: no me he muerto. Ni siquiera he estado cerca, pero como me alarmaron con un desprendimiento de retina, decidí que lo más que me podía permitir era los titulares y os abandoné tras un primer momento rebelde…
      Afortunadamente transcurrido el plazo y la tiránica oftalmóloga ha considerado prescrita la prohibición y ya me deja leer; la batería sin desmelenarme y la bicicleta con harta moderación🙂
      Ya me he puesto al día y agradezco ruborizado que me hayáis recordado. ¡Qué tiernas!
      Sí, ya imagino que más vale no enfadaros😆 , pero estando a buenas sois como mazapanes y magdalenas, ¡de dulce!
      ¿Qué tal la alergia, Elisa? Estupendo tu regalo. Hay tipos fisonómicos que entran por el ojito derecho desde el primer momento y James Stewart para mi era uno de éstos. Magnífica su encarnación de Glenn Miller y del “swing” de esa pieza, a pesar de que imaginarle general de las fuerzas aéreas estadounidenses siempre me costó.
      ¿Y los intrusos, Alejandra, se marcharon del todo?
      A pesar de todo creo que el plátano está ya en el horno, ¿no, Carmenchu?
      Del último a mi me ha agobiado un poco la sensación de culpabilidad que me inoculaba, más que porque no sea cierto que muchos se metieron o nos metimos en esa rueda, como porque contribuye a las tesis interesadas de los que cada vez que hablan es buscando otra mentira nueva con la que continuar el engaño que nos dedican… No se. El mundo estaba estructurado así, y era lo normal. Incluso era de tontos renunciar al viaje, o a la casa en propiedad cuando el que estaba a tu lado no lo hacía y con toda naturalidad le iba bien…

      • ELISA dijo:

        Buenas tardes!
        😀

        Hola Jaime, me alegro de verte! Los tratamientos oftalmolgicos son muy pesados, lo sé por la experiencia de haber cuidado a mi padre con temas graves de glaucoma. Me alegro de tu recuperación. La verdad, me tenías un poco escamada… Realmente cuesta acostumbrarse a no leer tus amables y bien estructurados comentarios. No sabía nada del rango militar de James Stewart😀 … Mi alergia estará conmigo probablemente hasta que haya brotado todo y luzcan todas las hojas en los árboles, viñas, etc. (para eso es mía 😉 ) En Mayo ya estará liquidada. Se trata sólo de picor en ojos, garganta y mucho sueño debido al medicamento que tomo.

        • Jaime dijo:

          Buenas tardes.
          Yo también me alegro.
          Tenía un médico eminente y muy mayor, con una consulta en la que entrabas por una puerta a un enorme salón, donde él tenía la mesa de despacho al fondo, un una esquina, y que tras caminar un buen rato lograbas sentarte frente a él. Siempre que le visitaba me contaba la misma historia: “La alergia es como una escopeta cargada que uno deja apoyada en una esquina…” -y señalaba la que tenía detrás- “…la cual puede estar así, sin ser disparada, eternamente, si nadie la toca…” para justificarme que todos somos alérgicos en potencia y sólo hace falta que algún factor lo desencadene. ¡Vamos, que de alergias, y en mi caso de las pintorescas se algo, porque las mías lo eran! Yo no me conformo con cualquier cosa. Los picores, las rinitis, la congestión primaverales -que sí han heredado mis dos hijos- apenas me afectan, pero ¡ay!, cuando comía algo inoportuno se podía desatar cualquier cosa en mis tejidos blandos, como los párpados, o los labios, o la garganta…Y convertirme en un objeto de exposición de feria o jugar a la ruleta de un edema de glotis😆 … Años estuve sufriendo episodios de esos sin encontrarles el orden ni el concierto, hasta que se empezó a saber más del anisakis y se acabó: había generado una alergia específica a la toxina de este gusanito. Yo que soy un ictiófago declarado y entusiasta, dejé de probarlo durante años y conseguí desintoxicarme, devolver el cartucho a su cañón y hacer vida normal. Así que también recuerdo la sensación de somnolencia que proporcionan los antihistamínicos… Me alegro, pues, de que ya te quede poco.

  15. Carmenchu dijo:

    Buenas noches! Pues habrá que animar esto, que entre lasalergias, mis problemillas varios, nada grave pero incordios, y los extraños, va a parecer que nos rendimos ¡y no!😉
    Jaime, me alegro de que ya puedas leer sin remordimientos de conciencia y, encima, por prescripción médica!😀

    • Jaime dijo:

      ¡Gracias anfitriona!
      Y no, nos nos rendimos. Hay mucha tela que cortar, mucho hombro que arrimar, mucha denuncia que hacer…🙂

  16. Carmenchu dijo:

    Y buenos días!!😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s