Cuando la salud es lo que importa

El Tribunal Constitucional ha tirado por tierra una de las medidas más inmorales puestas en marcha por el Ejecutivo ejecutor. Si es que puede establecerse un ránking en el que no gane alguna ex aequo (ya me disculparán el latinajo), excluir a los sin papeles de la sanidad pública era una de las más malsanas decisiones, propia de un Gobierno enfermo también. Tiene razón el dicho popular: la salud es lo que importa. Lo demás queda en un segundo plano más aún cuando lo segundo es ese ahorro, mal planificado desde su concepción y que está resultando inútil, como el resto, basado en recortar por recortar con dolor para que se note y sin anestesia ni red de seguridad cuando lo que debería sanidad_inmigrantesrecortarse de raíz es una gestión basada en el beneficio rápido y cuantioso para poderosos, altos cargos y amistosos asesores, que se sustenta en una mala gestión de compras, una nefasta logística que encarece los costes, una falta de previsión (tan importante en sanidad y en otras tantas materias) y una decidida y manifiesta sumisión a los lobbies de la poderosa industria farmacéutica. Que los sin papeles se quedaran sin sanidad pública y gratuita es indecente, como lo es la exclusión de cualquier colectivo y no solo de la sanidad, uno de los pilares de este llamado estado del bienestar. El balance de este primer año es fácil y nada tiene que ver con ninguna herencia recibida, que este Gobierno se ha decidido a dilapidar. Se ha basado en reducir el poder adquisitivo de las pensiones, a sabiendas de que son ahora la principal, y muchas veces única fuente de ingresos de muchas familias; en prostituir la educación vistiéndola como una puta para españolizar y adoctrinar a nuestros niños, creando futuros analfabetos sociales con la esperanza de mantener su base electoral dentro de unos años; en desmantelar la sanidad pública en favor de la privada, más cara y de peor calidad; en convertir la justicia en terreno abonado para la injusticia a base de tasas imposibles; en reducir hasta la nada la ayuda a los más necesitados, dependientes, a los más vulnerables mientras se tiran por la borda años de lucha y esfuerzo de todos y del llamado tercer sector como si fuera un lastre prescindible en esta travesía. Aún quedan tres años para avistar tierra y apenas quedan ya alimentos frescos en la bodega.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Análisis, Crisis, Opinión, Personal, recortes, Sanidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Cuando la salud es lo que importa

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ELISA dijo:

    Buenas tardes:
    😀

    Le has dado un magistral repaso a la mala situación que nos está tocando vivir (menuda lotería) y las causas que nos han llevado a ello. Y es de agradecer que tu gotita malaya persista para que no olvidemos que a pesar de las luces de colores y los brindis de estos días existe mucho dolor. ¿cómo puede alguien quedarse impasible ante ese cartel y ante esa inocente pregunta?

  3. Carmenchu dijo:

    Buenas noches, Elisa! La verdad es que el entorno no ayuda nada. Yo ya vivo a 48 horas vista como máximo. Todo lo demás me da vértigo. Pero no pasa nada, la vida sigue y esas 48 horas son prorrogables.😉

  4. ELISA dijo:

    Buenos días!!
    😀

    Y el niño nació
    sin ser Navidad,
    que fue dieciocho,
    y todos le adoramos
    y era precioso!!

    http://www.youtube.com/watch?v=OPHCtwfEeRU

  5. Carmenchu dijo:

    Buen día!!!😉 O buenas noches, que aquí las calles están todavía en el almacén…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s