La prosperidad

Nadie nos dijo que fuera a ser fácil. Ni siquiera que, aun siendo difícil, fuera a durar poco tiempo para, más tarde, conseguir resarcirnos y mirar atrás desde la templanza, y pensar que había valido la pena. No hace tantos años, los padres de antes nos solían advertir a cada traspiés de las penurias que nos iba a deparar el futuro, mucho peores que lo que entonces nos podía parecer la más irremediable de las desgracias: tener muchos deberes, suspender un examen, volverse a hacer una herida en la herida todavía no cicatrizada o que los Reyes no te trajeran nunca la dichosa Nancy o el Scalextrix que habría de volver loco al gato. Antes, los Reyes eran el termómetro de la crisis, y en algún momento indeterminado se convirtieron en su antídoto, en un acto de fe, una voluntad palpable de que nuestros hijos iban a tener un futuro mejor que el nuestro, de que su presente no iba a ser menos, de que nada les iba a faltar, al menos nada que dependiera de nosotros, aunque fuera a costa de nuestros propios sueños.

Conducimos por la vida sin cinturón de seguridad, sin seguro, un riesgo asumible cuando los coches no corrían tanto. Todo cambió a partir de los locos 90, y vivir al límite se convirtió en un pasaporte al otro mundo, al de los muertos en vida, cuando la velocidad y la potencia se convirtieron en un reclamo del márketing en una loca carrera hacia la prosperidad.

Y nos la pegamos. Y cómo. El aprendizaje llega a fuerza de golpes, con un crash velado que nos estalla en plena cara, torpedo directo a la línea de flotación de la sociedad del bienestar, también de la democracia que prometía la soberanía para este pueblo que se vestía de domingo hasta que perdió la noción de los días.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Personal. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La prosperidad

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ELiSA dijo:

    Buenos dias:😕
    …Y fuimos perdiendo el miedo confiados en los gestores que elegíamos democráticamente para la administración de nuestros recursos sociales… (si ya teníamos asegurados nuestra sanidad, educación,desgravaciones fiscales con planes de pensiones complementarios con el fin de mantener estatus…). De haberse mantenido y administrado ese patrimonio ahora y en el momento del endeudamiento estaríamos protegidos y nuestra justicia defendería al más débil y procesaría a los defraudadores y malversadores de nuestro futuro. En cambio, ahora, una vez expoliados, se trata de volver a inculcar el miedo.

  3. Ana dijo:

    Ya no debería decirse lo de- Feliz Navidad y “Próspero” Año Nuevo-, parece una provocación más que una felicitación.

  4. Carmenchu dijo:

    Buenas noches!😀 Y yo también…😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s