Nos piden fe y nosotros pedimos trabajo

El Obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha dado la voz de alarma: la mitad de los jóvenes no cree en Dios, un porcentaje que debe ser similar en otras franjas de edad, si bien ya se conoce la debilidad de la iglesia por esa horquilla de población. No es la primera vez que el orden de prioridades de Monseñor se ve tocado por un halo divino que se nos escapa al resto de los mortales, como cuando afirmó en enero de 2010 sin pudor ni nada que se le pareciera que “hay males mayores que lo de Haití, como nuestra pobre situación espiritual”, cuando un terremoto devastó el país causando decenas de miles de muertos. Para paliar el desastre espiritual, la Iglesia tiene previsto una comunión masiva en Valencia, para cristianizar a los jóvenes.

¿Cómo es eso posible? ¿Cómo se ha llegado a esta stuación de caos a pesar de la peineta y mantilla, de las medallitas sangrantes que lucen los máximos representantes del Gobierno? La Constitución dice que somos un Estado laico, pero también dice que tenemos derecho a una vivienda digna, a un trabajo,… Papel mojado al fin y al cabo. Ese no parece ser el problema: puede seguir ahí escrito durante siglos sin causar distorsión. ¿Cómo es posible que los jóvenes no crean en la dicha eterna, en el perdón de los pecados, en el encuentro de un trabajo digno con un salario digno, en la austeridad como el camino angosto que nos ha de llevar al cielo del crecimiento, en la multiplicación de los panes y los peces porque sí, porque lo dicen en la tele?

En lo que sí creen los jóvenes, y también las demás franjas de edad, es en la multiplicación de los problemas, en el aumento de las tasas de educación y la caída de las becas, el crecimiento del precio de los libros y del material escolar, en el copago y repago sanitario y la redención de los poderosos penitencia mediante en su segunda o tercera residencia, que los hay muy místicos. Como Dios no está, ni se le espera, y si existe sería aún peor para su imagen, ante la dejación de funciones de que hace gala, los jóvenes creen en el refugio interior dentro de su móvil, su espacio virtual de ocio y comunicación con otros semejantes como ellos que tampoco creen que haya nada más allá. Hoy, queridos hermanos, la Iglesia vuelve a ponerse de parte del poder, como históricamente ha hecho.

Quieren que tengamos fe, que es creer en lo que no se puede ver. Y eso es lo que quieren que tengamos, también desde Europa, desde las cédulas de decisión de la troika: fe. Creer que la austeridad, los recortes, la opresión va a traer una dicha eterna, crecimiento, creer que una cerilla encendida en un bosque seco (porque estamos ya secos y ni las lluvias que se anuncian van a refrescarnos) va a traer la frondosidad del paraíso perdido. Tiempos de herejía, dominados por grupos radicales izquierdistas que cuestionan científicamente un modelo de ‘negocio’ basado en la fe ciega, sorda y, sobre todo, muda.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Análisis, Opinión, Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

28 respuestas a Nos piden fe y nosotros pedimos trabajo

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Jaime dijo:

    Te sienta bien el agobio. Hoy te ha quedado más que bien.
    El obispo Munilla puede decir esas cosas porque tiene la manduca asegurada, y la cabeza llena de florilegios que no le deben dejar ver el bosque.

  3. JESÚS dijo:

    Pues a mi Carmenchu, no me sorprende nada la preocupación del sr. Obispo. Si los jovenes de ahora no creen en Dios, son capaces, cuando sean adultos, de cargarse el sistema de financiación de la Santa Madre Iglesia, que como sabes, todo y pertenecer a un Estado laico, depende en buena parte de nuestros impuestos. ¿Y que tendrian que hacer tantos religiosos en paro? ¿Trabajar? ¡Pero si no hay trabajo!
    Y además, ¿qué hay más importante que lo espiritual? ¿Las personas? ¡Por Dios!

  4. JESÚS dijo:

    Muy buen apunte, sí señor.

  5. Carmenchu dijo:

    Ah! Y buenas noches!!!😀

  6. Carmenchu dijo:

    Buenos días!!! Me tengo que ir ya… Menos mal que es viernes. Tenía las pilas justitas para llegar a hoy…😉 Feliz día!

    • ELiSA dijo:

      Buenos días!!
      🙂

      Las aguas de octubre
      caen mansamente
      alfombrando espejos
      que al rodar del caucho
      convierten en fuente..

      Sisí viennes!
      🙂

      • Jaime dijo:

        Buenos días. ¡Qué hermosa disposición, Elisa!

        Me ha llegado estoy hoy, pero está publicado en marzo. Probablemente lo conocéis. ¿Qué opinión os merece? http://www.youtube.com/watch?v=OPfaZentfaw&feature=share&list=ULOPfaZentfaw

        • ELISA dijo:

          Jaime ese enlace hace tiempo que ya lo puse a través del blog Dempeus para la Salud Pública de la cual forma parte María Angels Castells de cuyo blog a veces os enlazo cosas. Estas plataformas son de tendencia izquierda independentista y hacen oposición por lo tanto a Convergencia. La revista Café amb LLet ha sido llevada a juicio en estos días. Esos movimientos están bien coordinados, están trabajando por los recortes sociales. La CUP que casa con estas ideologías irá a las próximas elecciones. Os dejo otro enlace

      • Ana dijo:

        Pues aquí, ELISA, de mansamente nada y encima estas aguas están dejando un barrizal de tierra o arena o polvo rojo por todos los lados. Mi balcón parece el Sáhara, todas las flores y plantas de color chocolate, los cristales igual, el suelo igual. Un siroco con arena, pero también con agua. El cielo marrón, acompañando ambientalmente al post de Carmenchu. Agobia más que el gris

        • ELISA dijo:

          Ay sí Ana, me he olvidado del barro…😉 aquí igual, el coche ha quedado como si viniera de un rally por el desierto😀

  7. Ana dijo:

    Por cierto, ¿ya os habeís aprendido el Credo? Ya sabeís que ésta es la gran preocupación “en, nada menos, estos momentos” de la iglesia católica. ¿A qué dedican tantas horas libres, de oración, de meditación ? ¿Y su conclusión después de eso, sobre los problemas de nuestro país, es que no nos sabemos el Credo?

  8. Ana dijo:

    Si le hubiera cortado las alas
    habría sido mío,
    no habria escapado.

    Pero así,
    habría dejado de ser pájaro.

    Y yo…
    yo lo que amaba era un pájaro

    http://www.youtube.com/watch?v=RtZXavurBcE&feature=related

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s