En la fiesta nacional

Los cantautores nunca dejan de estar de moda. Se echan en falta cada día más.
“En la fiesta nacional
yo me quedo en la cama igual
Que la música militar
nunca me supo levantar
En el mundo, pues, no hay mayor pecado
que el de no seguir al abanderado;
No, a la gente no gusta que
uno tenga su propia fe.”
(La mala reputación, de Georges Brassens, traducido por Paco Ibáñez y versionado por Loquillo y los Trogloditas)

Esta entrada fue publicada en Música, Personal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a En la fiesta nacional

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Jaime dijo:

    No me siento predispuesto a celebrar una fiesta nacional, pero tampoco a desdeñar su simbolismo, previa concreción de que entendemos por cada cosa. No la espero, no tengo conciencia de que vaya a llegar, sino que simplemente, de pronto, está ahí, por lo que no estoy proyectando valores eternos en lo universal…Pero, cuando llega, no dejo de sentirme concernido por lo conseguido por las generaciones anteriores. No me dejo llevar por la irrealidad de considerar lo que tengo como lo normal, lo que tiene que ser, porque se que esta normalidad desde la que se puede aspirar a cotas más altas ha sido conseguida con infinitos sangre, sudor y lágrimas. La heterogeneidad es lo que nos define a los humanos como individuos, y la homogeneidad a los colectivos, siempre ambas relativas.
    Y para poner la guinda de la oportunidad en este debate, la Academia noruega concede el Premio Nobel de la Paz al proyecto de Unión Europea…
    ¡Feliz día a todos!

    • Carmenchu dijo:

      Feliz día a tí también, Jaime! Si fuéramos capaces de celebrar y alegrarnos de lo diversos que somos, de la riqueza que tiene abrirse y conocer al diferente, entenderlo y respetarlo, en lugar de convertirlo (o intentarlo) en un club exclusivo con acceso restringido a sanidad, por ejemplo, u obligar (o intentarlo) a los otros a que vean todo como tú bajo peligro de hacerles pasar por villanos y culpables… Otro gallo cantaría. Eso sí sería una celebración. Mientras, es solo una alegría porque no hay que madrugar.😉 Y no sé qué hacía yo hoy levantada cuando aún era de noche!🙂

      • Jaime dijo:

        l:o:l l:o:l …la inercia de la semana…Mañana (hoy) recupera.
        Estoy de acuerdo. Por eso es más importante que nunca hacer un esfuerzo por darnos cuenta de quien es quien se alegra de la diversidad y quien se molesta por ello, quien lo percibe como riqueza y quien como motivo para excluir, aquí y allí… ¿Somos la mayoría de la gente que te puedes tropezar por la calle o son los que se arrogan el papel de voceros de nuestros sentimientos?
        ¡Feliz ocio y descanso del fin de semana!

  3. Ana dijo:

    El problema con todos estos símbolos es la apropiación que de ellos han hecho gentes de mala reputación, sobre todo los más fascistas. Eso hace que nos alejemos de esta celebración o que al menos no le encontremos mucho sentido a celebrar nuestra represión sobre los indígenas (“descubiertos”). Seguro que no todo son sombras y que también hay alguna luz. Pero yo cada vez la veo menos, en este asunto. En esa ocasión también nos arruinaron nuestros gobernantes tan devotos de la unidad de Ejpaña..
    Para mí es el día del Pilar, que aunque no soy creyente, me da buen rollo.

  4. ELiSA dijo:

    Buenos días!!

    La laguna sigue sin patos🙄 🙂 y no es una contraseña para que actualices Carmenchu😉

  5. ELiSA dijo:

    Jaime buenos días🙂 la laguna está sin patos (para que actualices el blós).😉

    • Jaime dijo:

      Gracias, Elisa, buenos días. Haces bien en darme un empujoncito. Carmenchu es más disciplinada y responsable que yo, que acude regularmente a su cita.
      Hablando de monarquía, tengo la impresión de que en ningún sitio como por vuestros lares se da tan manifiesta la contradicción de ser críticos con ella y sus representantes a nivel popular y servirla tan fielmente en las esferas del poder económico. Se lo tuve que recordar a un empresario en Gerona, que se me quejaba sabiéndome madrileño, como si Madrid y la monarquía fueran lo mismo y los de aquí su apoyo y sustento, que son algunos grandes empresarios catalanes los que mantienen las aficiones náuticas del monarca y su familia, y comparten corte y ocio a bordo. Lo que no creo que ocurra con ningún otro empresariado regional.
      Pero este asunto da para mucho. ¿No os parece que es un abuso lo que hacemos con ellos exigiéndoles tanto?🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s