La transparencia nos hace invisibles

Mañana acaba el plazo para presentar enmiendas al proyecto de Ley de Transparencia, Acceso a la Información y Buen Gobierno. Sí, con mayúsculas y el plazo, ampliable si lo piden los partidos políticos. Por no saber, no sabemos ni por dónde van las enmiendas que presentarán los mismos partidos a los que esa ley sacaría los colores si respondiera a su nombre. El proyecto de Ley de Transparencia, tal y como está redactado, mantiene la opacidad de que tradicionalmente han hecho gala los sucesivos gobiernos central, autonómicos y municipales, también las diputaciones, reinos de Taifás. Frente a esa opacidad, los ciudadanos asisten entre resignados y malpensados para, finalmente, caer en la desconfianza y el pasotismo respecto a la vida pública. La falta de transparencia alimenta la conciencia de que el dinero público, el de todos, se escapa por los coladeros de la cocina donde se cuece lo que de verdad importa y transita alegremente por una intrincada maraña de cañerías hasta diluirse finalmente en un mar de impunidad. A esa cocina nos está vedada la entrada como si fuéramos un niño que pudiera quemarse con el fuego del cocido o ensuciarse con la grasa de una estancia que hace tiempo que nadie limpia. Y para que no moleste mientras los mayores hacen y deshacen en los fogones, se le enciende la televisión. Allí podrá comprobar qué fácil es ganar dinero rápido y tener cinco segundos de gloria. Precisamente cuando más falta haría, la Ley de Transparencia va a nacer coja, manca, ciega y sorda: la escriben los que esconden, los que rodean la verdad de un paño oscuro para hacerla desaparecer ante la mirada incrédula de la platea, la redactan los favorecidos por un status quo basado en el ostracismo y la ignorancia del antes respetable público. La Administración podrá responder con el silencio, que servirá como una respuesta negativa a cualquier interpelación ciudadana, sin necesidad de motivar ese silencio. Seremos todavía más invisibles. Además, lejos de ser un derecho fundamental, lo que aquí se entiende por transparencia se inscribe en el apartado sobre acceso a los archivos y registros administrativos del Título IV de la Constitución: Del Gobierno y de la Administración. No conviene hacer fundamental lo fundamental: el acceso libre y sin cortapisas a conocer, entre otros muchos desmanes, los contratos millonarios con empresas privadas a las que la administración externaliza tareas que hasta ese momento habían sido llevadas a cabo y, por tanto de forma gratuita, por funcionarios. Debe opinar esa administración silenciosa que, con la que está cayendo, no conviene despertar a la bestia ni soliviantar los ánimos de una población ya demasiado machacada: mejor que siga viendo la tele y no moleste ni se cuestione más allá los guisos de sus mayores. Pero la crisis, innegable, no ha caído del cielo como una maldición divina contra la que poco o nada se puede hacer excepto salvar los trastos o irse a “un lugar recóndito”. No es una inclemencia del tiempo: es una tormenta perfecta orquestada en el laboratorio de un equipo de neoliberales enloquecidos que ahora experimentan con humanos. Por algún sitio tenía que pinchar la insostenible y anabolizada burbuja inmobiliaria de la que se aprovecharon políticos, constructores y entidades financieras. Con la crisis muchos han continuado y otros nuevos se han subido al tren del dinero y viven aún más por encima de nuestras posibilidades. Les está siendo muy útil y, mientras, y ante la algarabía y alboroto general, silencio en la sala.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Análisis, Opinión, Personal y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La transparencia nos hace invisibles

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Ana dijo:

    Esto si que es un río revuelto además de un círculo vicioso. ¿Cómo se sale que me voy?.
    Siento una especie de machaque mental que me impide pensar con claridad, ya hace tiempo. De hecho no sé ni que comentar ante tus posts. ¿qué más se puede añadir? lágrimas. Todos los partidos haciendo campaña a la vez es una locura y el conservadurismo rancio de España es también, en estos años en que estamos, otra locura. Me voy a leer, para meterme en otros mundos y otras historias.

  3. ELiSA dijo:

    Buenas tardes!!
    🙂

    Totalmente de acuerdo y si no se remedia petará.

    Hoy he estado en la fiesta mayor de Tarragona. Santa Tecla. Todo el mundo en la calle gozando de los tradicionales Castells. Tres horas pacíficas de diversión y respeto pues hemos estado apretados como en el metro y no he visto ninguna actitud zafia.

    Carmenchu, podemos creer pues la teoría de la conspiración?

  4. Carmenchu dijo:

    Hola!! Ay, Ana, que te veo muy introspectiva…😉 Hay que seguir adelante: eso les da una rabia… Hola Elisa! Es más la instrumentalización (vaya palabro) del descontento por parte de los de arriba que la gente. En el fondo, somos todos iguales, con los mismos problemas y agobios. Son ellos que intentan que veamos al otro como un extraño y empecemos a odiarle. Yo es que si no es una teoría de la conspiración… no sé en qué creer ya.😉
    Voy a ver si ceno alguna cosita, que se ha acabado lo bueno… Bona nit!

  5. Carmenchu dijo:

    Buenos días!😀

  6. ELiSA dijo:

    Buenos días:

    Un manifiesto clamando justicia y no al cielo, precisamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s