La realidad parcheada

Hoy puede ser un gran día o, al menos, eso se deduce de cómo ha empezado: escuchando a Esperanza Aguirre en la Asamblea de Madrid y acto seguido a Tomás Gómez en duelo singular de bajezas. Con este principio, el día iba a ir a mejor seguro, así que me he dado media vuelta para apagar el radio-despertador sin esperar esos necesarios segundos de reinicio del sistema. Click y silencio. Perfecto. Minutos más tarde, ya frente a una taza de café con leche han cruzado el comedor los sonidos de la caja negra del avión de Spanair siniestrado en Barajas hace cuatro años. “¡Vuélalo, vuélalo!” fue lo último que gritó el comandante al copiloto, sin éxito, ante la inminencia del desastre. Enfriar artificialmente con una bolsa de hielo un “heater inoperativo” para que entrara dentro de los parámetros recomendables para levantar el vuelo fue un parche, una chapuza, una improvisación para salir del paso en ese momento. Y no funcionó.

Los parches tapan los problemas, no los solucionan, creando una realidad de datos objetivos pero ficticios a poco que alguien se detenga a examinarlos. Y parece a simple vista que todo funciona, pero no es así. Tiempos de simulación, de Photoshop y retoque de una realidad que afea el mundo de Matrix donde se asientan, gritan y se atacan entre sí nuestros políticos, una realidad que impide a los Gobiernos instalados en la cultura del parche cumplir sus promesas electorales sin asumir responsabilidades ni dimitir por su falta de ética. Una realidad que se cruza a cada paso en las esquinas, en los contenedores, en las puertas de colegios inacabados o construidos a base de barracones efímeros, en las colas de los hospitales y en los comedores sociales. Una realidad que se parchea por esos políticos que viven en una realidad, parcheando que están ahí porque nosotros los elegimos y del mismo modo podemos no hacerlo la próxima vez y cuyos sueldos, dietas y complementos pagamos cada mes entre todos para que dejen de poner parches y arreglen el motor.

Esta entrada fue publicada en Opinión, Personal y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La realidad parcheada

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ELISA dijo:

    Buenas tardes :
    😀

    Normalmente parchean porque siempre están pensando en las próximas elecciones, pero actualmente lo que tienen entre ceja y ceja es el cambio del sistema social.

  3. Ana dijo:

    Sí los parches, sólo sirven para alejar “de momento” el problema. Creo que esto va un poco con la idiosincrasia española. Cero gasto en mantenimiento, infinitos gastos en reparaciones. Sea un avión, una maquinaria industrial o una instalación eléctrica casera podrida.

    • ELISA dijo:

      Hola Ana!

      Me has hecho recordar a un familiar de una amiga que “mantenía” su casa aprovechando cualquier cosa que se estropera. Una vez que se le rompió el mando del grifo puso el asa de una cafetera jijiji!! me da flojera pensar en lo que convirtió aquella casa.

      (unas risillas no vienen mal) 😆

      • ELiSA dijo:

        Carmenchu ¿todo bien?
        🙂

        • Carmenchu dijo:

          Hooola!! Sí, sí! Que he llegado muy tarde y luego hacer algo de cena y luego cenar… Y por fin me siento ahora en todo el día! (esto lo decía siempre mi madre y yo pensaba: será por sillas…)😆
          Lo que pasa es que me voy a ir a dormir a la de 3, 2, 1….😉 y cuando despierte… ¡Viernes!
          Por cierto, mañana por la noche no podré entrar a saludar: servidora saldrá a dar una vuelta😎 Pero nos vemos/leemos por la mañana. Bona nit!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s