No es un robo, es un ‘flashmob’

Juan Manuel Sánchez Gordillo, diputado autonómico de IU y alcalde de Marinaleda, va a por medalla en los Juegos Olímpicos mediáticos. Su acción, que llevaron a cabo miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), ha sido apoyar e instigar la irrupción (él no entró físicamente) en un supermercado de Mercadona y salir con varios carros cargados de productos básicos. La acción se inscribiría dentro del flashmob, una acción reivindicativa o de entretenimiento, cuyo objetivo básico es llamar la atención. El hurto de los carritos fue una acción rápida, efectista, no violenta (no más allá de un rifirrafe con los empleados) y, lo que es importante a la hora de diferenciarlo de un robo: sin ánimo de lucro. Hasta ahora, el flashmob resultaba anecdótico y divertido y se había limitado a la irrupción en bancos, cajas de ahorro u oficinas del Inem de grupos flamencos, organizados, sobradamente preparados, quienes cantaban las 40 con gracejo y buen ritmo. Pero ahora a las autoridades no les ha hecho tanta gracia esta forma de protesta para llamar la atención de los medios y de la sociedad. Cortar una carretera o autopista o no pagar el peaje mientras se toca el claxon hasta la extenuación como si estuviera en la caseta el mismísimo presidente de Abertis son nuevas formas de resistencia pasiva, válvulas de escape que despresurizan la olla y dan salida al malestar. Deberíamos llevar un claxon incorporado de serie para pasar el día y protestar a cada tropelía, a cada atropello.

Flashmob de Equo-Los Verdes en Oviedo. ‘Tu banco’.

La acción encabezada por el diputado de IU se diferencia del robo básicamente en que no ha habido ánimo de lucro. Aunque la cuantía de los productos de primera necesidad sustraídos superara el mínimo para que se considere legalmente delito y, por tanto, ilegal, se abre la duda porque es que es un acto justo. Sancho Gracia, fallecido ayer por la noche, encarnó al bandolero Curro Jiménez, nuestro Robin Hood patrio, quien se ganó las simpatías de los más desfavorecidos, de las víctimas. El caso de Mercadona bien podría ser la versión siglo XXI de las andanzas de este adalid de la utopía que combatía la injusticia. Entonces, el boca oreja sustituía la televisión, la radio e Internet. Está siendo mucha la polémica y el eco mediático sobre la acción concreta, el hecho puntual. Como en otras ocasiones, los árboles no dejan ver el bosque: un bosque salpicado de urgencia, de desesperación por la falta de alimentos de primera necesidad que padecen muchas familias que, sin trabajo ni expectativas de encontrarlo, se ven abocadas a vivir de la caridad. Ahí radica el verdadero delito, con el agravante de la impunidad, la complicidad de quienes debieran perseguirlo en lugar de obligar a una mujer embarazada a parir un hijo que no desea y amparado en una todavía alta aceptación social del listillo que no paga lo que consume. Delito es cobrar intereses abusivos (se llama usura); delito es aprovechar la reforma laboral (un disco solicitado por la patronal) para adelgazar empresas que por la falta de inversión en innovación y desarrollo ahora son incapaces de competir; delito es mantener las SICAV, esos paraísos fiscales privados donde los defraudadores se toman un daiquiri mientras escampa el temporal; delito es desmantelar la Sanidad pública en beneficio de los amigos con clínicas privadas y mutuas, dificultar la educación para que de mayores seamos borregos, dejar a su suerte a los que más lo necesitan (¿qué fue de la imprescindible solidaridad?), excluir a los inmigrantes que vinieron buscando una vida mejor del sistema nacional de salud; delito es rescatar a la banca mientras los ciudadanos se empobrecen a cambio de mantener cueste lo que cueste un sistema que hace aguas por todas las bodegas y permitir que sus responsables sigan cobrando sueldos multimillonarios.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinión, Personal y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a No es un robo, es un ‘flashmob’

  1. Jaime dijo:

    Con el cariño que se siente discrepando de quien se aprecia: No es un robo, pero tampoco creo que sea un “flashmob”. Coincidiendo con el fondo argumental de que hay realidades que hieren más que ésta, expresadas en la lista final, creo que a esta acción relámpago de protesta le sobraba la violencia y la sustracción para llamarse así. Que haya abuso indudable e incluso una cierta violencia sorda en esa enumeración no justifica que para denunciarlas, para expresar nuestro malestar y disconformidad, tengamos que emplear las mismas armas, una cierta violencia y el indudable abuso. Con ello lo que siento es que nos han ganado la partida moral porque han conseguido obligarnos a rebajarnos a su misma altura.
    Quizá la realidad no aconseje ni permita otra cosa, pero yo aún no lo siento así.

  2. Carmenchu dijo:

    Hola Jaime! Me gusta la disidencia!😉 Ha sido un golpe de efecto y, aunque afirma que continuará en otros establecimientos, no creo que la cosa vaya a más, a no ser que deroguen los 400 euros… : roll: Ha sido un fogonazo de verano, pero el Gobierno intenta que ese fogonazo deslumbre y no deje ver el problema de fondo y la causa por la que se decidió hacer eso.

    • Carmenchu dijo:

      ¿Disidencia? ¿Disensión?…🙄

    • Jaime dijo:

      Me gustan tus gustos.
      El Gobierno es el campeón de la demagogia y la mentira descarada y sinvergüenza. La ha estudiado con espíritu de opositor y empleado con la sistematicidad y reiteración de la gota malaya, torturando psicológicamente a los españoles para ganar unas elecciones y con ellas el poder. Animado por la eficacia demostrada y la habilidad obtenida en esta disciplina, ahora lo sigue haciendo para mantenerse. Por eso creo yo que no conviene apretar el soplillo para azuzar esas llamas.🙂

  3. Mayte dijo:

    Hasta el representante universal de la NO-VIOLENCIA, Gandhi, dijo que la injusticia es una forma de violencia muy cruel. Lo que han hecho estas personas es mostrarnos a todos de una forma palpable que los verdaderos ladrones son los que se están lucrando del hambre de la mayoría. Estos LADRONES en mayúsculas no lo hacen para comer sino para comprarse un yate más lujoso del que ya tienen. Una justicia que se escandaliza de un acto simbólico como el que se está criticando no es justicia, tan solo es un estamento corrupto que no cae sobre los delincuentes verdaderos sino sobre las víctimas de sus abusos.

    • Jaime dijo:

      Cuatro días sin Internet fácil me han dejado en dique seco. Resuelto el problema, te respondo, Mayte: Debemos intentar no dejarnos llevar por las conclusiones absolutas, simplemente porque la realidad no es así. Es un inacabable arco de matices, y todos cuentan. Gandhi diría que la injusticia es una forma de violencia muy cruel, pero lo que con seguridad no dijo a continuación es que ese hecho legitimaba a los que la sufrían a emplear la misma violencia y la crueldad para oponerse.
      Pero, al margen de esta consideración, que ya es una reiteración, no creo que esta actuación haya servido a los intereses a los que se pretendía servir: Ha puesto en una delicada situación el pacto de izquierdas en el gobierno andaluz, y ha dado buena y extensa munición a la derecha política y sociológica para deslizar generalizaciones del sentido inverso a “Estos LADRONES…” 😦

  4. Carmenchu dijo:

    Hola! Nos leemos mañana!…😉 Prometo, y no estoy en campaña, un platanito…😉 Buenas noches. Qué calor, no??:mrgreen:

  5. ELISA dijo:

    Buenas noches:

    Os quería comentar que finalmente y después de cuatro meses luchando por estar aquí mi padre se marchó para formar parte de ese firmamento de estrellas que me gusta mirar. Queda conformidad, por edad, por esa vida forjada desde su calidad como persona, de su saber estar, de su positivismo y sobre todo de su valentía e independencia. Para mí pervivirá porque somos parte el uno del otro.

  6. Elisabeth dijo:

    A mí, lo de Sánchez Gordillo me ha parecido muy grande. Ya era hora de que alguien hiciera algo así, aunque fuera con ribetes circenses. El pollo que ha montado el alcalde ha servido para algo importante: poner en evidencia que los del PP pierden el culo cuando se trata de administrar justicia para el ciudadano de a pie, mientras que cuando es cuestión de imputar a uno de los suyos, se les va el santo al cielo a la espera de una cortina de humo para distraer a la peña. Se ha empleado la violencia, parece ser, y eso no es popular. Aunque a mí, me parece más grave condenar a muerte a un enfermo de cáncer por la dilatación en las esperas de tratamiento, o dejar a un anciano sin recursos mediante lo que se probado ser una estafa: las preferentes. Y, mira tú por dónde, a los artífices del expolio, ni mú. Gallardón y Fdez. Díaz, una pareja de zarzuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s