Un día nefasto

El Gobierno está enfermo: ha retirado 456 fármacos de la financiación pública, que deberemos pagarnos íntegramente de nuestro dinero. Los pensionistas también, ya que adelantarán el dinero, si pueden, con la esperanza de recuperarlo en algún momento del futuro. La medida tiene como objetivo ahorrar unos 440 millones de euros, una fruslería comparado con los más de 60.000 millones que va a engullir el sector bancario patrio para salvar los trastos de una gestión alegre y nefasta.

Los medicamentos que se retiran no resuelven cuestiones de vida o muerte, pero son los los medicamentos habituales, los que diferencian un día sobrellevable de uno nefasto: imposible rendir en el trabajo, imposible salir de la cama a buscar empleo, dar un paseo o jugar con los hijos. Son calidad de vida, una sin migrañas, sin acidez en el estómago que agrie el carácter, sin almorranas, sin la ansiedad in crescendo inducida por la crisis, este goteo con chaparrones ocasionales de barro y contaminación, también acústica, sin ataques de tos, sin achaques. También se retiran de la financiación pública las lágrimas artificiales. La ministra de Sanidad, Ana Mato (con un apellido-guiño a su papel en el ministerio), recomienda sustituir los medicamentos que mejoran la calidad de vida del día a día con remedios naturales. Ahora lloraremos de verdad y las lágrimas fluirán de forma natural y sincera por la mejilla.

Nada comenta la lista del antídoto contra la mezquindad, la incompetencia, la soberbia, la impunidad de los culpables, contra las orejeras mentales de la huida hacia delante en la que se ha enzarzado el Gobierno, cuesta abajo y sin frenos hacia algo que se parece bastante a un precipicio. Me apresuraré a buscar la receta de este antídoto antes de que se agote. Nada más dañino que un diagnóstico erróneo para agravar el estado de la sociedad. Nada da menos confianza al paciente que un equipo médico enfermo como lo están estos matasanos que ocupan el Congreso en sus ratos libres. Por si acaso, y por si el antídoto está monopolizado por algún gran laboratorio, compraré tila. También liquen de Islandia, país que ha aplicado el remedio natural contra una enfermedad muy común: la corruptela. Basta un tiempo en cuarentena, a la sombra y las defensas de la sociedad hacen el resto atacando a los virus infecciosos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinión, Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Un día nefasto

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Ana dijo:

    Wyoming- Rajoy no es el puto propietario de España. Oirlo hasta el final
    http://www.huffingtonpost.es/2012/06/27/wyoming-revienta-rajoy-no_n_1629627.html?ref=topbar

  3. Jaime dijo:

    El gobierno no está enfermo, ni lo están los que gobiernan: simplemente defienden sus intereses, los que creen mejores, y se equivocan tanto como la media, supongo. Los que creo que estamos enfermos somos nosotros, los gobernados, que no somos capaces de defender los de la mayoría, de organizarnos y utilizar los instrumentos que la propia sociedad en la que vivimos y que tanta vida ha costado construir pone a nuestra disposición. Hay leyes, y hay instancias, y hay comunicación, posibilidades en definitiva de influir, de no ceder más protagonismo sobre nuestro futuro que el imprescindible.

    No nos resignemos. Trabajemos desde la democracia por el futuro.

    Jaime

  4. Carmenchu dijo:

    Hola! Jaime, falta sentido crítico y análisis, sí. Y capacidad de rebelión: todavía hay muchos que creen que tienen mucho que perder. Hay miedo…

    • ELiSA dijo:

      Buenas tardes:

      Hay contenciosos administrativos que se desestiman por la falta de recursos económicos de los ayuntamientos. Por ejemplo, una rotura de tobillo por pisar un agujero en el asfalto sin reparar se ha desestimado cuando hasta hace poco tiempo esas demandas prosperaban. De qué forma de protesta legal estamos hablando. Después de desestimarse esa demanda la señora en cuestión de 69 años y un marido dependiente tuvo que oir del juez que no iban a echar toda la culpa al Ayuntamiento y suerte que no imputaron costas. En este caso es simplemente que los Ayuntamientos no tienen un duro. Es la ley del dinero.

      • ELiSA dijo:

        Y buenos días:

        Además esos gobernantes que sí están enfermos pues les flaquea la memoria, deberían hacérselo mirar como se dice aquí en Cataluña. También que la estén tomando con el catalán otro rasgo paranoide y de complejo de imferioridad. Ja! hoy estoy que muerdo 😉

  5. Elisabeth dijo:

    Nos dan el hachazo y luego sueltan la memez, así, sin complejos, sabiéndose intocables, se ríen y piensan: tragad, tragad, gilipollas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s