Un fin de semana en la pesadilla de Merkel

Los tentáculos de la prima de riesgo entraron ayer en terreno prohibido, traspasaron la frontera de lo permisible y se adentraron en la esfera de lo privado: tuvieron la desfachatez de colarse en mis sueños. Un autodiagnóstico express a primera hora de la mañana de lo soñado durante la noche revela un estado de ánimo protagonizado por la inquietud, la inseguridad, la confusión y, finalmente, el enfado. Porque así acababa el sueño: con un enfado, una reprimenda comedida por la situación a la que había sido expuesta. No voy aquí a contar mi sueño (no es éste un blog onírico), pero sí que era, como casi todos los sueños, surrealista, extraño, perturbador…

Aunque no soy la única: el fin de semana unos amigos y yo fuimos figurantes del sueño coral, también perturbador, que debió tener Ángela Merkel: un grupo de españoles tomando el sol en un pueblo costero, haciendo el aperitivo en un chiringuito y degustando paella al borde de una piscina mientras hablan divertidos de temas superficiales, de sus próximas vacaciones o de sus no vacaciones, pero sin importarles. Sin acritud y sin recortar optimismo, mirando a Grecia pero también a Francia.

Y ya de vuelta a la realidad, la otra cara de la moneda, tan cruda, tan cerca que casi podemos tocarla: la prima de riesgo escalando las más altas cotas de nuestra miseria, parafraseando una vez más a Marx, siempre Groucho. Ayer nos salvó Casillas, pero hoy no nos salvará De Guindos en tan desigual batalla. De Guindos clama justicia a los mercados, cuando precisamente estas mareas especulativas se rigen por parámetros nada reales y viven en los sueños de riqueza, inseguros también, temerosos del riesgo, huidizos y peligrosos como un animal herido. Y, como en una pesadilla, zigzagueando en la loca carrera de la especulación y la búsqueda de beneficio rápido y saciante. No hay justicia en las pesadillas. Tampoco en las salas de contratación de las letras a 12 y 18 meses que se subastan hoy ni en los parqués de los bonos a dos, tres y cinco años, que provocarán nuevos aspavientos el jueves.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo, Opinión, Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Un fin de semana en la pesadilla de Merkel

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ELiSA dijo:

    Buenos días soñadora Carmenchu: Pues yo he divagado con los ojos abiertos sobre la falacia del bono alemán. Porque a los economistas no le salen los números. Que no. Que no cuela.

  3. Ana dijo:

    De Guindos si que no debe pegar ojo. Parece que le cuesta entender que si un país pide semejante préstamo todos van a entender, y los mercados más, que es porque está bajo mínimos. ¿Cómo se puede confiar en tal país?.
    Y pensar que ponian verde a Zapatero a una prima menor a 200 puntos……….
    Por cierto ¿oís hablar del paro? Parece que es un tema que no les gusta tratar.

  4. Carmenchu dijo:

    Hola!!! El paro, gracias a la reforma laboral, está haciendo un viaje espacial junto a su prima, la del riesgo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s