La estación a ninguna parte

Vivo junto a una estación de metro fantasma, desterrada hace tiempo del paraíso de lo real, el sueño deficitario de un Gobierno efímero que, al igual que la estación, tampoco llegó a ser nunca y que fue sustituido por otro, o quizá por él mismo, el mismo que lleva años aturdiéndonos y aletargándonos para luego amputarnos sin que nos rebelemos. La estación espera en silencio a algún viajero apresurado que la devuelva el sentido que perdió cuando el barco empezó a escorar y los bocetos del proyecto se deslizaron pendiente abajo por la mesa de caoba de algún despacho oficial.

La estructura de acero y cristal que surge a la superficie es hoy un mausoleo de aquel proyecto enterrado que sirve de entrada a intrincados pasadizos hacia un andén conectado con otras estaciones igualmente vacías, apenas estructuras, esqueletos que son un monumento a lo inacabado que recuerda todo lo que quedó por hacer. Está custodiada día y noche por unos pocos operarios aburridos, inmigrantes que vinieron a trabajar a España hace mucho tiempo. Llevan tanto allí, dando patadas al polvo, que bien podrían ser de aquí y que el sol los haya oscurecido hasta convertirlos en impuros de una casta inferior.

La estación forma parte de una línea fragmentada de metro que durmió el sueño democratizador y despertó convertida en unos puntos suspensivos en un plano de metro. Los túneles, vacíos y oscuros, que conectan como cadenas a estos fantasmas han empezado a quejarse por las noches. Cada pequeña grieta, un desencuentro; cada gotera, una batalla perdida; cada desconchado, un desdén.

Porque ese es el sentimiento: el de olvido de esta gran estación equipada con la última tecnología en infraestructuras, materiales seguramente ecológicos, sistemas de refrigeración sostenibles y un diseño que buscaba integrarse en el entorno, no molestar. Hoy, su entorno es un descampado de una gran manzana de superficie, tierra y guijarros secos donde languidece, expuesta a la intemperie, la maquinaria sucia y ya con síntomas de oxidación, de la misma manera que languidece sin un lugar adonde ir el proyecto de un estado del bienestar, también democratizador, en una tierra árida y sin destino. En esta tierra han empezado a brotar aquí y allá pequeños matorrales, malas hierbas antisistema. Quizá no esté todo perdido y, a falta de adoquines y de cemento que la sepulten definitivamente, la naturaleza sigue a lo suyo.

Esta entrada fue publicada en Personal y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a La estación a ninguna parte

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Mar dijo:

    Hola, bones.

    Us deixo aquesta carta que acabo de llegir (a mi m’ha trencat el cor, però tristament és la realitat) http://www.attac.es/2012/06/16/carta-a-cualquier-nino/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

    Estava recordant quan en aquest blog us deixava articles de Niño Becerra i el trobàveu “agorero” i oportunista, també la il.lusió del naixement del 15M i la posterior decepció electoral…

    De veritat que penso que un altre món és possible, just i sensat, que valori la dignitat de les persones, però, francament, dubto que nosaltres i els nostres fills el vegin.

    Mentrestant, que el mal humor no s’apoderi de nosaltres http://www.youtube.com/watch?v=VQ8ZgY0wcaM

    Afectes per a tothom.

    • ELISA dijo:

      Buenas tardes !!

      😀

      Esta mañana, en la sociosanitaria donde está ingresado mi padre, donde hay un área, también, para centro de día y rehabilitación, comentátabamos que sería lamentable, que en un futuro inmediato, fuéramos a perder lo que nos corresponde para estar en situaciónes que se presentan en la vida con dignidad y cuidados. Esa es la verdadera riqueza que teníamos en nuestras arcas para la que fuimos aportando todos mes a mes. De momento, ya hay una planta entera en el sector hospitalario del edificio cerrada. Y eso significa que los usuarios que deberían ocuparlas estarán en listas de espera con el sufrimiento y deterioro de las dolencias. Eso si hablamos de sanidad. Porque realmente lo que da luz a nuestra vida en todas las áreas, es la educación.

      • Ana dijo:

        Dicen que una de cada diez personas mayores que vivían en residencias las han tenido que dejar. Supongo que por ayudar a sus hijos no les queda dinero para pagar la residencia.
        Con lo que les debió costar o doler la decisión de dejar su casa……

        • ELISA dijo:

          Eso si se trata de un recurso privado. Piensa en el futuro que espera, primero a los hipotéticos usuarios, si se acaba el recurso público a esos centros y como efecto dominó a las familias y a las mujeres trabajadoras.

  3. Ana dijo:

    Carmenchu, a veces tienes frases, giros, historias con mucha inventiva y formas de decir que me recuerdan a Ramón Lobo. Parece que estés hablando de algo que has soñado.

    No te preocupes, cuando llegue el de los casinos, seguro que se reactivan estas construcciones paradas, aunque el dinero que le llegue como consecuencia de la mejora de infraestructuras que él pide y que le transportarán al personal a la ciudad del vicio, por desgracia, servirá para pagar las campañas a Romey.

  4. Carmenchu dijo:

    Buenos días!! Que conste que, a estas horas, me acabo de despertar, no es que vuelva de marcha, que tampoco me importaría… :mrgreen: Muto a gallinácea por momentos… Bueno, más bien pollo asado. Ayer estuve en Sitges y, cómo no, me quemé…
    Si al final, Niño Becerra va a tener razón, aunque me sigue pareciendo demasiado tremendista. Aunque el tiempo le está dandon la razón…
    Elisa, tienes razón, la educación es vital: con ella podremos rebelarnos, llenarnos de argumentos, ser críticos… Es una vergüenza lo que están haciendo delante de nuestras narices. Y qué buenos somos, que nos dejamos…
    Ana, lo de Ramón Lobo me ha llegado al alma! 😉 Pero cada uno tiene su estilo: yo, en este blog, cambio de registro: un día más informativo, otro menos y ayer, pues mira, me dio por ser más… No sé, pero está basado en hechos reales: la tengo al lado y ahí está la obra: todo parado y a medias. Respecto a Eurovegas, no me hace ni pizca de gracia. Me veo trabajando allí no de conejita, sino de coneja directamente… 😀
    Hoy vuelvo a la playa. Soy masoquista, otra faceta…. Disfrutad del domingo, y a ver las elecciones griegas y nosotros luego el lunes… ¿Corralito? Eso se rumorea… 🙄 Me estoy volviendo minimalista: menos es más! 😉

    • Mar dijo:

      Carmenchu, hi ha dies que m’agrades més de comentarista que de “jefa” del blog, jajaja, ens repases a totes amb frescura i bon sentit de l’humor.

      Us deixo música, m’encanta aquesta cançó.www.youtube.com/watch?v=HFyGjpOhjHg

      Bon diumenge i a veure què diran avui els grec.

    • ELISA dijo:

      Carmenchu, que el sol no es como las agujetas que se alivia con más ejercicio… 🙄 (en este caso con más sol):neutral:

      😆

  5. Ana dijo:

    Yo creo que el precio es tan elevado porque no encontraban a nadie que quisiera hacerlo y el que está dispuesto a sacrificar parte de su vida teniendo delante posando a este hombre se lo quiere cobrar.

    http://www.publico.es/espana/437288/el-gobierno-pagara-190-000-euros-por-un-retrato-de-cascos

  6. Ana dijo:

    Carmenchu, si que teneis un estilo personal diferente pero, a veces, haces unas piruetas escribiendo que no se sabe si es surrealismo, ficción, realismo y me recuerdas a la forma de construir de Lobo. Pero eso es buenísimo. A mí este periodista a veces me deja alucinada con las cosas que dice y tú también, luego sí que os pareceís en algo.

  7. Carmenchu dijo:

    Buenos días!!

Responder a ELISA Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s