El tiempo se agota en el rincón de pensar

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), se impacienta con Europa. El FMI, tan presto siempre a arreglar el mundo a base de guerras económicas, más sutiles, que dejan al enemigo en la UCI, quiere encerrar a los líderes europeos bajo llave, esconderla y no abrir la puerta hasta que alcancen un acuerdo. Todos al rincón de pensar. Siempre que sea un acuerdo de su agrado, se entiende. Más de uno, entre los que me incluyo, no le quitaría razón a la dama de platino, aunque el resultado final deseable difiera en forma y fondo.

Pero Europa está mayor. Sus articulaciones aguantan el peso diario de un cuerpo demasiado pesado, parco en movimientos, desgastado por la edad y los achaques. El FMI está ávido de nuevos deudores, de nuevos países esclavos que acaban pagando con creces, sangre, sudor y lágrimas una ayuda del Fondo que les condena a la miseria durante generaciones. Ese ha sido su modus vivendi durante décadas y la razón de su existencia. América Latina es un buen ejemplo. El FMI, con sede en Washington, bebe de la sangre todavía joven e ingenua de Estados Unidos, ese eterno adolescente que acude presto a salvar el mundo aunque de forma menos sibilina, a tiros, bombas, misiles teledirigidos e insostenibles despliegues de tropas sobre el terreno. Y todo aunque el país en cuestión no quiera ser salvado, al menos no así.

Y España, a la espera de los inspectores externos (un adjetivo que se pretende sinónimo de independiente, pero que sólo recrea el endémico complejo de inferioridad hispano), que dictaminen qué grado de enfermedad tienen nuestros bancos: si hay que amputar o bastaría un tratamiento en un caro hospital privado, que la sanidad pública está de mudanzas en dirección a ninguna parte. Pero en realidad, España no quiere un rescate: el precio electoral a pagar sería insalvable para el PP, lo que dice mucho (todo) de sus aspiraciones en esta vida. España, como siempre, como todos, lo que quiere es dinero. 

Si no hubieran empobrecido tanto a los ciudadanos, ahora podríamos prestárselo a los bancos a un buen interés. A cambio, sólo pediríamos honestidad, honradez. Pero cada momento que pasa es una eternidad. Y, aún así, el tiempo se agota.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Análisis, Economía, Internacional, Opinión, Personal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El tiempo se agota en el rincón de pensar

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ELiSA dijo:

    Querida Mary:

    Muchas gracias por estar ahí dándonos información honesta. Gracias a tí y a las aportaciones de los compañeros, al menos, yo sí sé porque me cabreo con la situación que tenemos.

  3. Ana dijo:

    Pues me parece muy bien lo de que los encierren en una sala hasta que se pongan de acuerdo, sería la única manera de que salieran todos medianamente satisfechos y medianamente descontentos, con sus decisiones, es decir sin machacar al más débil y sin primar intereses ideológicos.
    Y, posiblemente, cuando salieran de este encierro, yo propondría volverlos a encerrar, esta vez entre rejas y a cada uno en su país, a la más mínima sospecha de delito económico o del tipo que sea, en la modalidad de prisión preventiva, tantos años como nuestros jóvenes hayan perdido haciendo un infratrabajo, con un infrasueldo para llevar una infravida. Mientras estos jóvenes no vean el futuro más claro no salen los responsables de entre rejas. Propongo

  4. Carmenchu dijo:

    Hola!! Saludo a estas horas más tempranas porque esta noche voy a ejercer eso tan bonito y saludable que es la vida social más allá de la laboral. Así que buenas noches a todos y hasta mañana!!
    Yo también votaba ya por encerrarlos donde se merezcan: cada uno de acuerdo a sus responsabilidades e incapacidades… Porque si eres un inútil no tienes porqué ir a la cárcel, pero sí desde el momento en que no tienes la honestidad de reconocerlo y renunciar al cargo por no poder ejercerlo como se merecen los ciudadanos QUE TE PAGAN!!
    En fin, que me pongo nerviosa… 😉 Hasta mañana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s