Dolores de Bankia

Me he levantado con un fuerte dolor de Bankia, pero no puedo ir al hospital a que me curen porque, debido a los recortes, se ha cerrado la planta de dolores financieros. Para ahorrar, dicen. Ahora, los enfermos que padecen esta anomalía, ya cerca de convertirse en pandemia, pueden acudir a clínicas privadas concertadas o bien optar por la medicina alternativa. Con este panorama, he escogido la segunda opción, para que luego digan que no podemos elegir, y me he decantado por el zen, una filosofía oriental que “busca la experiencia de la sabiduría más allá del discurso racional”. Creo que me irá de perlas, dado que el discurso racional para explicar según qué cosas es muy inestable, salta por los aires o brilla por su ausencia según de lo que se trate.

Así, a lo largo de esta semana dosificaré mi dolor-cabreo con la inyección pública, otra más, a Bankia, ese batiburrillo artificial de cajas de ahorro que sólo ha hecho que reproducir a escala mayor los males, despropósitos, despilfarros, politiqueos y mala gestión que cada una de ellas había ido desarrollando por su cuenta a lo largo de los años. Aún no se sabe cuánto dinero público se va a escurrir por las sucias cañerías de Bankia para desatascarla, lo que sí es seguro es que serán miles de millones de euros y lo que es más seguro todavía es que no se le caerán los anillos al Gobierno rescatando bancos mientras deja languidecer a la población sin sanidad (que paguen a nuestros amigos y, si no, que se mueran o se vayan), sin educación (no hay nada más manipulable que un pueblo inculto) y sin esperanza de un futuro, no ya mejor, sólo de un futuro. Dentro de mi nuevo estado zen, dosificaré el cabreo hasta este próximo viernes, hasta el próximo consejo de ministros (cada viernes, nuevos recortes), en que todo apunta a que el Ejecutivo pondrá en marcha la segunda parte del plan de reforma del sector financiero. Pero cuando el edificio está en tan mal estado, resulta más económico y fácil empezar de cero que intentar rehabilitar los escombros. Eso lo puede ratificar cualquier urbanista o arquitecto de primero de carrera, también el albañil que está a pie de obra, pero ya no queda nadie aquí de los que estaban trabajando. Y estos que nos acechan cada viernes no lo ven, no escuchan. Son las moquetas y los cortinajes, que absorben el sonido e impiden ver el exterior.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Economía, Opinión, Personal y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Dolores de Bankia

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Ana dijo:

    Dolores de Bankia. ¿No era muy joven para estar ya enferma?. Estoy harta de ser tan solidaria con las empresas privadas. No podemos inmiscuirnos en su gestión porque son privadas, pero cuando van mal las consideramos públicas. Qué asco me da todo esto. Me siento tan estafada, tan engañada. Somos unos pringaos, no sabemos nada de nada. Nadie penalizado por mala gestión, los políticos sin explicar nada.
    Y luego dicen lo que han heredado, pues en este caso es verdad todos estos fulanos tan importantes se volvieron locos privatizando terrenos, construyendo como posesos y eso si que es el origen de una gran parte del paro y de la herencia. Pero claro, como no podemos entrometernos en la vida de las empresas privadas hicieron de su capa un sayo, vamos que se pasaron de la raya y ahora le dicen a Zapatero que es su herencia. Yo tengo muchas quejas contra Zapatero pero no tienen nada que ver con las quejas de los PPbanqueros y otros mafiosos.
    Este año el 15M me lo voy a pasar protestando en la calle.

  3. Mar dijo:

    M’ha agradat aquesta editorial http://www.vilaweb.cat/editorial/4009272/burla-cinc-actes.html, esperant il.lusionada que esdevingui el 5è acte.

  4. ELISA dijo:

    Buenas tardes:

    Todo lo que acontece políticamente me indigna o cabrea tanto… Y lo que es peor cuando hablas con otras personas, en general, te das cuenta de cómo va calando la mentira y hay quienes creen todo lo que cuentan los actuales gobernantes y también observo la poca solidaridad existente. Así que esto está muy muy mal, porque no hay conciencia de que esas actitudes son el caldo de cultivo para el abuso y la regresión.

  5. Carmenchu dijo:

    Hola!! A mí también me preocupa la desidia general y que no queden medios de com. apenas críticos capaces de dar una alternativa al discurso oficial… Bueno, están los blogs, pero la mayoría se informan por otros medios: televisión y gratuitos básicamente.

  6. Carmenchu dijo:

    Buenos días! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s