Elegantes

“El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia”. Esta deliciosa frase de Woody Allen, quien habla seguramente por experiencia y tras comprobar el empirismo de la aseveración con amigos y conocidos, puede ser también extrapolable a otra aspiración humana, la elegancia. Me atrevería a decir, y no erraría mucho, que el dinero, empleado sin prudencia y responsabilidad, puede convertirse en un revulsivo contra ella. Y es que la elegancia es sobre todo honestidad. Se tiene o no se tiene, se es elegante y honesto o no. No hay término medio ni grises. Genética en estado puro, incontestable. Mi madre siempre decía que, como condición indispensable, había que llevar el pelo limpio y bien peinado y los zapatos igualmente limpios y en buen estado. Audrey HepburnLa modestia del atrezzo que quedaba en medio pasaba entonces desapercibida a un buen observador, quien miraría primero pelo y zapatos. Quizás de aquellas palabras, de tan repetidas, me deja un mal sabor de boca y una mueca en el espíritu los pelos engominados de los señoritos y nuevos ricos que aporrean mi mundo auditivo hablando por su móvil de última generación, ni quienes no tienen cuidado de sus zapatos y pisotean con ellos a los demás sin importarles lo que dejan por el camino. Tampoco es elegante, aunque fueran a la peluquería cada día y estrenaran zapatos nuevos cada semana, que los parientes de los miembros del Gobierno, como el hermano de Mª Dolores de Cospedal, secretaria general del PP; el cuñado del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete o el hijo de la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, se coloquen en empresas públicas o como asesores del Gobierno sin haber hecho otra cosa para merecerlo que ser parientes de quienes son. Con la que está cayendo y con la legión de personas infinitamente más preparadas que ellos, que se lavan su pelo y se enfundan sus zapatos limpios cada mañana para salir a la calle a buscar empleo. El nepotismo y el enchufismo es indecente y, a los ojos del buen observador, les hace más insoportablemente groseros cada día que pasa. Nada elegantes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, corrupción, Opinión, Personal, Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

32 respuestas a Elegantes

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ELISA dijo:

    Y buenas tardes!!

    😀

    Sí Carmenchu, ahí les has dado a los “elegantes”, os dejo un album de fotos antiguas 😉

    http://www.youtube.com/watch?v=KnGwxkCuaqE

  3. Mar dijo:

    Fa un temps vaig veure un reportatge a TVE sobre l’ Audrey Hepburn, em sembla que era aquest http://www.rtve.es/alacarta/videos/mas-gente/mas-gente-rebobinamos-recordamos-audrey-hepburn/1301676/

    Carmenchu, potser l’elegància sempre l’hem valorat més com una qualitat estètica física que com un comportament ètic. No sé si tots ens posaríem d’acord sobre el que ens sembla elegant o no, segurament seria més fàcil coincidir en el que és groller. Una actitud honesta és sempre elegant?, no sé, potser està més relacionat amb les formes (l’elegància) i amb el fons (honestitat). A mi m’agrada més la naturalitat, què és la naturalitat?

    En fi, m’he embolicat un mica, estic bloquejada, avui m’han tirat amb molta correcció una gerra d’aigua glaçada damunt. Bon cap de setmana!

  4. Ana dijo:

    Yo creo que la elegancia natural es lo mas alejado del artificio. No entiendo otra elegancia que no sea la natural. Implica también un saber estar que está relacionado con la mente, no sólo con la estética.
    Una persona elegante da brillo a la camiseta más cutre. La armonía en el físico (no la belleza necesariamente) también ayuda. No creo que se aprenda. Pero como, a veces , la relacionan con la forma de vestir o de combinar complementos, peinados etc. hay quien piensa que ser elegante es tener un estilo de vestir determinado.

    • Mar dijo:

      No sé, Ana, ja parlant de conductes per exemple dir-li a algú “ves-te’n a la merda” en un moment oportú (ex: Labordeta) o dir “la puta Espanya me suda la polla” (Rubianes) a mi em pot semblar elegantíssim i a una altra persona li pot semblar totalment barroer.

      Us deixo una cita de Saramago sobre l’honestedat:

      “Yo soy una persona pacífica, sin demagogia ni estrategia. Digo exactamente lo que pienso. Y lo hago en forma sencilla, sin retórica. La gente que se reúne para escucharme sabe que, con independencia de si coincide o no con lo que pienso, soy honesto, que no trato de captar ni de convencer a nadie. Parece que la honestidad no se usa mucho en los tiempos actuales. Ellos vienen, escuchan y se van contentos como quien tiene necesidad de un vaso de agua fresca y la encuentra allí. Yo no tengo ninguna idea de lo que voy a decir cuando estoy frente a la gente. Pero siempre digo lo que pienso. Nadie podrá decir nunca que lo he engañado. La gente tiene necesidad de que le hablen con honestidad.”
      http://saramago.blogspot.com.es/2005/01/digo-lo-que-pienso-soy-honesto.html

      • Ana dijo:

        Yo no les veo ni a Labordeta ni a Rubianes la elegancia por ningún lado y menos cuando hablan, aunque los admiro muchísimo por otras muchas cosas más importantes.

  5. Carmenchu dijo:

    Hoola!!! Qué tarde llego hoy!! Un saludito elegante :mrgreen: y me voy a hacer una cena ética: un chico me trae una pizza y yo le pago por ello. Quedan 25 minutos!!! 😆

    • Carmenchu dijo:

      Clooney es elegante, independientemente de su físico. 😉 Gracias Ana! Y sí, cuántos muertos hasta que sean visibles?

  6. Carmenchu dijo:

    ¡Qué guapos!!! 😀

  7. Carmenchu dijo:

    ¿Quién dijo que la elegancia era obedecer y ser conformista?
    http://elpais.com/elpais/2012/03/16/gente/1331911979_821924.html

  8. Carmenchu dijo:

    Ah!! Y buenos días! 😉

  9. ELISA dijo:

    Buenos días!!

    😀

    Delante de mi escritorio he ido recopilando figurillas de mujeres de muchos lugares donde he estado. Ahí tenéis la campesina con su cestillo de flores, la mujer marroquí, la valenciana la campensina de la República Dominicana, una monja 😆 etc. etc. Todas ellas no parecen mujeres florero, sino mujeres trabajadoras. Sus ropas todas son largas, a ninguna se le vé ni el pié, todas llevan o pañuelo o sombrero y la única que se le vé el pelo lo lleva recogido en dos rodetes. Es curioso, como los más elementales detalles se impregnan de machismo. Y cuanto nos ha costado soltarnos el pelo!!

    Bueno, que tengáis un buen día.

    http://www.youtube.com/watch?v=T4wLCHrCgYo

  10. ELISA dijo:

    Pues oye, que esto del monólogo tiene su aquel… 😆

    Esta noche me di cuenta que aquellos dos luceros que hace unos dias lucían y refulgían uno al lado del otro, hoy se habían alejado. Y no dependía de ellos sino de la caprichosa translación de la tierra.

    Buenas noches !!

    😀

  11. Mayte dijo:

    La prueba de que la elegancia y la honestidad están reñidas con el dinero es la figura de una ancianita recientemente desposada que se hace llamar Duquesa de Alba por la gracia divina…

    • Carmenchu dijo:

      Zaska!!! 😀 La duquesa pudo también celebrar el día de la mujer porque quitaron lo de trabajadora. Lo leí por ahí, pero me pareció clarividente en demasía… (como veis también puedo hablar fisno y elegante)! 😆

  12. Carmenchu dijo:

    Y buenos días!!! Por Dios, qué cultivadas estais y sois!!! Yo hace una eternidad que no voy a un concierto fino… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s