Pobres de justicia

Si algo está provocando esta estafa planetaria, planteada como una crisis a escala global,  es el intrusismo en un sector hasta ahora vedado a unos poco: el de la pobreza. Y es que hay mucho intrusismo, un fenómeno que está lastrando este sector y ahora ser pobre se ha convertido en una lucha diaria por la calle más céntrica, la mejor esquina, la mejor puerta de entrada de unos grandes almacenes. No hace tanto tiempo, cada pueblo que se preciara tenía su pobre, delmismo modo que también tenía su panadero, su zapatero, su tendero, también su loco autóctono, con su tema propio. Cada uno ocupaba su lugar y era respetado por el resto de la comunidad.

Ahora, no sé si gracias a las tecnologías de la información y de la comunicación, cada loco no tiene tema único. Hay millones de locos, somos legión, con multitud de temas distintos, simultaneándose, y millones de pobres también, con sus infinitas miserias y tragedias particulares que son también las colectivas de todos, el fracaso como sociedad que no ha sabido encumbrar la justicia a derecho fundamental, que se deja llevar por mensajes envenenados y manipuladores, fácilmente digeribles en cómodas píldoras informativas. Falta sentido crítico, vocación de contestatario. Todos podemos ser el mejor árbitro de fútbol, el mejor presidente de club y sólo ahí tenemos la respuesta a todos los males. Pero cuando se trata de mirar, y sobre todo ver al que más lo necesita o, simplemente, al que lo necesita más que nosotros, cambiamos de canal, abrimos un link que nos lleve lejos y ponemos una cruz en el No sabe/no contesta. El problema debe empezar seguramente en la escuela: nadie nos enseña a ser pobres y menos aún a verlos fuera de la pantalla de televisión, a que ese pobre sea nuestro vecino, nuestro amigo. O nosotros mismos. Pero hay una salida: la justicia. Pero son tiempos de recortes, de tijeretazos, de elefantes en cacharrerías, así que o nos acostumbramos a lo insoportable o reclamamos ese derecho olvidado, lleno de polvo en la estantería. Acostumbrarse a lo insoportable es imposible.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinión, Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Pobres de justicia

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Ana dijo:

    Bufff……. déjame respirar.

  3. Mar dijo:

    Hola, bona tarda, us copio un comentari d’aquest article http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/10276-neoliberalismo-y-lucha-de-clases-estamos-en-guerra.html# que m’ha semblat genial:

    “#5 España país de tontínes — Nreba 06-03-2012 19:03
    Cuando era adolescente en mi clase había un chaval al que llamaban «el tontín», los demás chicos se metían con él, le gastaban bromas pesadas y le pegaban (hoy a eso le llaman bullying, pero en aquella época todavía no se prestaba mucha atención a estas cosas y se les consideraba «cosas de chicos», sin darle mayor importancia)
    La verdad es que se pasaban un montón con él y a mí me daba pena pero me limitaba a observar la situación a una distancia prudencial sin intervenir.
    Un día teníamos que hacer un trabajo en grupo y como nadie quería ir con «el tontín» la profesora acabó metiéndolo en mi grupo, yo intenté tratarlo con normalidad, como a cualquier otro compañero, pero entonces sucedió algo que me abrió los ojos y me hizo ver las cosas desde una perspectiva nueva que no había considerado hasta entonces, el tontín me quitó el bolígrafo y se lo lanzó a otro compañero (ese era uno de los «juegos» que solían jugar con él: le quitaban algo y se lo tiraban unos a otros mientras el pobre infeliz corría detrás intentando recuperarlo) El otro compañero no le siguió el juego y me devolvió el bolígrafo, pero eso me hizo darme cuenta de como era su psicología: tontín no detestaba a sus agresores, al contrario, aspiraba a ser como aquellos que le pegaban, lo que le hacia sufrir en realidad no eran los golpes ni las humillaciones sino el que no le aceptaran como uno de ellos, no poder integrarse entre ellos, y vió en mí la oportunidad de hacer méritos y ser aceptado, como yo le trate como un igual él lo interpretó como debilidad y pensó «a este lo puedo someter y así pasaré a ser de los de arriba, de los que pegan, y dejaré de ser de los de abajo, los pegados».
    Esta anécdota me parece la alegoría perfecta de lo que sucede en la sociedad, España es un país de tontines esclavizados, explotados y humillados que en vez de luchar por liberarse y rebelarse, lo que aspiran es parecerse a sus amos, por eso tienen tanto éxito esos programas indecentes de la tv donde personas ricas exhiben impudicamente su riqueza, en un país donde 5 millones de personas no tienen trabajo y muchas familias están siendo expulsadas de sus casas y mientras los tontines babean ante el televisor y se dedican a poner zancadillas y pisotear las cabezas de sus compañeros de clase y a lamer las botas de los jefes y hacerles la pelota a cambio de un carguito y 200 euros más al mes solo para poder comprarse la anhelada pantalla de plasma o el crucero por el caribe.”

  4. ELISA dijo:

    Buenas noches!!

    😀

    Entro sólo a saludar, ahora a cenar y luego os leo. Hasta mañana!!

  5. Carmenchu dijo:

    Buenos días!! Voy tarde… aish!!! Pese a todo, sale el sol, todavía no hay mosquitos, Díaz Ferran se enfrenta a la cárcel… Maravilloso, maravilloso!… 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s