La derrota de las palabras

Barcelona inaugura hoy el Mobile World Congress. En la feria, de la que se espera un retorno para la ciudad de 275 millones de euros, dinero que no veremos ni notaremos los comunes de los mortales, escucho que se lanzarán nuevas aplicaciones para hacernos la vida sea no ya mucho más fácil, sino para convertirla en una invitación a la atrofia muscular y mental. Se han desconvocado también las huelgas de metro y autobús que amenazaban con dejar la ciudad a expensas de transeúntes desorientados por la luz de la mañana, apresurado el paso hacia un destino al que llegarían tarde. Mientras esta ciudad móvil se dispone a ser conquistada por smartphones de última generación, aplicaciones para encargar limusinas o mambotaxis, móviles submarinos o coches con Internet incorporado conducidos por yuppies que viven en un universo burbujeante de bonanza ajenos por completo a la que está cayendo, The Artist, una película muda, francesa y en blanco y negro arrasa en la meca del cine. La película narra el cambio de ciclo que supuso el paso del cine mudo al sonoro. Habla de las víctimas, daños colaterales, que quedaron en el camino, sorprendidas con el paso cambiado. The Artist triunfa hoy en la era de Internet, mientras nuestras palabras pueden dar la vuelta al mundo en segundos como lo más natural del mundo. Quizá su éxito se deba a que nos refleja más de lo que parece. Ahora también estamos ahora a las puertas de un cambio de ciclo, con sus víctimas, sus daños colaterales, sus juguetes rotos, con el paso cambiado y, entre smartphones y sensores de huellas digitales, las palabras empiezan a perder sentido en una marea turbia de información desvirtuada por la profusión de cifras, fechas y datos inconexos. Quizá las palabras carecen de sentido durante todo su viaje alrededor de la Tierra y sólo lo adquieran cuando consiguen reposar en alguna piedra donde alguien se pare a leerlas. Hasta entonces, el viento, transmisor de sonidos natural y caprichoso, se las lleva como se lleva las hojas secas o la memoria de los infelices.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinión, Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a La derrota de las palabras

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Ana dijo:

    Le deberían haber dado un premio al “guionista”.

    • ELISA dijo:

      ¡¡Buenas tardes!! ¡dichosos los ojos, Ana!

      😀

      Un Oscar le deberían dar a Carmenchu a la mejor guionista de la vida del blog 😀

      Es verdad, pronto vamos a ver, si no lo remedian, las grandes diferencias de clases que va a originar la pérdida de poder adquisitivo. Y ahora no es como era hace años, porque ahora venimos de haberlo tenido todo. Y es duro retroceder en estatus para generaciones que no han pasado penurias económicas. Espero que se active algún resorte interno de supervivencia que no les deje abatir y a merced del abuso de los poderosos.

      http://www.youtube.com/watch?v=FZanfmRHxuo

  3. Ana dijo:

    Lo comparto ELISA. Un Oscar o dos.

  4. Carmenchu dijo:

    Hola! 😀 Gracias, gracias… Gracias a vowotros, por estar ahí cada día hciendo compañía, clicando en Me gusta o, simplemente leyendo (en este último caso no me entero, pero se agradece igual) 😉

  5. Carmenchu dijo:

    Vowotros no. Vosotros… 😳

  6. ELISA dijo:

    Buenas noches!!

  7. Carmenchu dijo:

    Buenos días! Me siento deficitaria… Ahora que…. tengo la solución! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s