23-F, la revancha

23-F. Esa es la fecha elegida por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a partir de la cual el juez Baltasar Garzón quedará expulsado de la carrera judicial por 11 años, lo que, en la práctica, es acabar con su carrera judicial. Una fecha reivindicativa que tenían pendiente, sin duda, los golpistas que, en lugar de armas y tricornios, enarbolan ahora togas y sentencias. Las ideas, el aquí mando yo, el todos al suelo, siguen ahí, nunca se fueron. Ese día se escenificará este nuevo golpe Estado contra Estado (el de derecho), contra la democracia, la memoria, la justicia y, en fin, la decencia, ya en las últimas. El desequilibrio de la balanza como imagen de la justicia se plasma también en el plano económico. Las cifras cantan (por no llorar). Y la infamia ganará finalmente el 23-F, 31 años después, desde los despachos.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinión, Personal, Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a 23-F, la revancha

  1. Ana dijo:

    No dejo un comentario, sólo un suspiro.

    Parece ser que quedan 7 años hasta que las cosas vuelvan a ser como antes, en cuanto a seguridad económica, no a nivel de bienestar.

    Más suspiros

    • ELISA dijo:

      Y buenas tardes!!

      😀

      Espero que se siga hablando de ello sobre todo en los medios y que no hayan conseguido lo que pretendían: dejar calladitos a jueces independientes. En cuanto a Garzón espero que canalice todo lo que ha vivido como un acoso de manual: me ha dado por repasar los comportamientos de personas que se “buscan” el mobbing o acoso moral:
      – las que hacen las preguntas incómodas y clave que nadie osa formular;

      – las que denuncian las situaciones indignas o injustas para otros;

      – las que son libres, disintiendo de la opinión oficial o del pensamiento único que lleva a ocultar algunos hechos;

      – las que no se dejan comprometer con prebendas, dinero, puestos, ascensos, a cambio de «ser un buen chico y callar»;

      – las que ponen de relieve y denuncian la corrupción, el desvío, la malversación de caudales de sus destinos legales o justos;

      – las que defienden a otras víctimas de injusticias, vejaciones y malos tratos en la organización, y se solidarizan con ellas;

      – las que hablan claro y llaman a las cosas «por su nombre», eliminando la distancia entre el dicho y el hecho en las grandes declaraciones de principios que se hacen en muchas organizaciones;

      – las que no son «políticamente correctas» hablando de los temas, valores y situaciones que son «tabú» en la organización;

      – las que buscan la verdad de los hechos y no el compromiso viable de las versiones oficiales;

      – las que no son «prácticas» con su carrera profesional y prefieren no «mirar a otro lado», aunque ello las perjudique o termine con ellas.

      Otros sabrán aprovechar la valía de Baltasar Garzón.

  2. Carmenchu dijo:

    Hola! Ana, “¿Suspiras y estoy aquí?…. razón que no suspiras por mí!”. 😀
    Ay, Elisa, has abierto la caja de Pandora: el manual del perfecto acosado. 🙄

  3. Carmenchu dijo:

    Buenos días páharos!….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s