Al calor de Grecia

Atenas, anoche, 'combatiendo el frío' procedente del norte

El intento de purificar la economía griega a golpe de fuego no fue suficiente para exorcizar los demonios de la Troika (Banco Central europeo, FMI y Comisión Europea), esa entelequia que los griegos odian hoy por encima de todo y que se cuela cada día en su casa a través de los informativos para zamparse toda la comida de la mesa. Los dioses castigan a todos los griegos por el despilfarro y la sinvergüencería de unos pocos, corruptos y listillos que estrujaron la gallina de los huevos de oro cuando ésta era fuente de riqueza.
Los titulares nuestros de cada día deben ser bastante parecidos a los que leyeron los griegos en 2010, cuando empezó su travesía hacia el infierno, cuando les engañaron, como a nosotros ahora, prometiendo la salvación eterna dentro de una Europa todavía acomodada a cambio de sacrificio. Dos años más tarde, Grecia no sólo no ha salido del foso, sino que se encuentra cada día más hundida en el barrizal. Aquí no estamos mejor, sólo más callados, más muertos de frío, de un frío paralizante. Aquí también hay cada día más pobres pidiendo en las calles, en el metro, en los trenes que cada día funcionan peor. Cada día uno de los nuestros hace cola frente a la puerta de una ONG local en busca de comida y busca consuelo en los contenedores de basura, que ya no es basura: es comida, un cartón que vender, un plástico que aprovechar. El único banco en que confiar y que da crédito es el de alimentos.
Y la única alternativa a la podredumbre es más podredumbre, más precariedad, más pobreza. O yo o el caos, el infierno, Grecia. Mis dedos fríos aporreando el teclado buscan el calor de las llamas atenienses. Hoy prefiero Grecia, la de las calles ardientes y de la rabia, la de los desarrapados a los que les han quitado el miedo a base de quitárselo todo, dando una lección de valentía a unos gobernantes cobardes, como todos los ineptos lo son.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Grecia, Internacional, Opinión, Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a Al calor de Grecia

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Arnau dijo:

    Desde la taberna y con Rascamonti a la cabeza si dirigían aguerridos,casi marciales hacia el pueblo vecino.Iban cuesta abajo,muy contentos,caliente su cerebelo,calientes sus pies,calientes sus almas.Al final de la cuesta,la carretera se estrechaba para entrar en el pueblo.Casi todos sabían donde estaba el final de la caminata.Era una casa de piedra,con un balcón de madera.Debajo del tejadillo se abría un ventanuco redondo.En el tejado,una cruz ,tambien de madera,se tumbaba hacia un lado.Por la chimenea salía una humareda densa.

  3. Ana dijo:

    Muy gráfico Carmenchu. Me he quedado sin nada que comentar, ya lo dices todo.
    Ah, no te vayas a cargar el teclado, eh?

  4. Genital dijo:

    La democracia no es el silencio, es la claridad con que se exponen los problemas y la existencia de medios para resolverlos.

    (Próximamente en sus pantallas)

  5. Arnau dijo:

    ¡Ahí vienen,ahí vienen!-.gritó un paisano desde la puerta del bar-Los parroquianos se agolparon en la puerta sin trasponerla,para no enfriarse.¡Que vengan!-dijo otro-que les invitaremos a un trago-.Pagarás tu,que a mi no me caen bien-
    Aquilino les oía despotricar, sin apartarse de la barra.Bebía a pequeños sorbos,respirando profundamente,entre trago y trago.-No tiembles,que aquí no hace frío-le dijo un hombrecillo regordete, con la nariz rojiza,propia del buen bebedor-No tengo frío-contestó Aquilino.-¿Tienes miedo?.¿Qué has hecho?.-Aqulino bebió un trago largo antes de contestar,-Son mis paisanos.Creen que les engañe..- El hombrecillo se apartó unos pasos.De pronto se dió cuenta de su soledad.Se acordó,una vez más, de Feli.¡Que falta le hacía!¡Cuanto la necesitaba!

  6. Carmenchu dijo:

    Buenas noches! Muy interesante el blog de Pedro Olalla. Lo seguiré. Hacen falta muchas voces. 😉

    • ELISA dijo:

      Y buenos días!!

      😀

      Cuando en la ¿jauría, manada, grupo? de hienas falta carnaza la emprenden a bocados para arrebatarles la comida a sus congéneres. Es ley de supervivencia. Y los jefes de la manada se llevan siempre la mejor parte. Pero, claro, hablamos de hienas 😉

  7. Carmenchu dijo:

    Buenos días! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s