Las cuentas del fin del mundo

Escucho y leo, pero no entiendo. Debe ser un trastorno temporal solidario con mi salud mental. España tiene que recortar 40.000 millones de euros (casi tres veces más de lo anunciado en un primer momento por el Gobierno) para sanear sus cuentas y, en definitiva y de lo que se trata, tranquilizar a los mercados. Lo dice Mariano Rajoy y también lo dice Moody’s, una de las agencias de clasificación que nos han complicado sobremanera la vida en los últimos tiempos. Y no se sabe quién habló primero: seguramente Moody’s, mientras se colocaba la mitra para alertar de que la deuda puede llegar a ser tan mala como el matrimonio entre homosexuales: ambos “socavan el porvenir mismo de la humanidad”. Mismamente.

Una buena iniciativa de Forges. Y siempre Haití...

Estoy mezclando peras con manzanas, algo económicamente incorrecto, porque como dijo la ahora alcaldesa de Madrid (cuyo poder, al igual que el de Moody’s y el del Papa proceden de las cavernas y no de las urnas) no deben mezclarse. Ella mezcló y se hizo un buen lío. Hubiera sido mejor que continuara dedicándose a recopilar cuentos, que ya son muchos los que se dedican a contarlos. Al menos, así seguirán haciéndolo hasta el 4 de marzo, fecha de las elecciones autonómicas andaluzas y, según todos los indicios, del próximo tijeretazo a los de siempre, que es lo fácil, no lo eficaz. Nada se oye de una política firme contra el fraude fiscal ni contra las exenciones de las grandes fortunas ni las prebendas a la Iglesia, que se mantienen. Al final, todo cuadra, menos las cuentas…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis, Crisis, Economía, Opinión, Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Las cuentas del fin del mundo

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. marta dijo:

    A ver qué pasa con la reforma laboral, pero como no nos ponagmos en nuestro sitio van a hacer con nosotros lo que quieran.. y lo que nos quiten ahora no lo recuperaremos jamás

    • ELISA dijo:

      Y buenas tardes!!

      😀

      Gracias Carmenchu por tu artículo.

      Enlazo otro de la revista Fusión, que he estado ojeando esta tarde y me están interesando mucho sus colaboraciones. No estamos sólos, sabemos lo que queremos 😀

      http://www.revistafusion.com/201112072346/Actualidad/Actualidad/el-maestro-del-miedo.htm

      • Ana dijo:

        Por un lado Monti y sus andanzas, por otro Draghi (del BCE) al que han cogido conduciendo su automóvil sin cinturón y hablando por el movil (no de manos libres), por otro la Mafia que dicen se ha convertido en el principal banco (y, como tal, extorsionador) de Italia, gracias a la cual los empresarios siguen vivos pero atrapados, por otro la mujer de un fontanero que dice en TVE que compra pisos para invertir que su marido es fontanero y gana al mes 18.000 euros, por otro un chico jovencito que dice que se compra un piso de 550.000 euros, el más pequeño de la finca, porque es buen momento para comprar piso. Ya no me quedan más lados.

  3. Carmenchu dijo:

    Buenas noches! De nada Elisa, a mandar… 😉 Gracias a vosotros, a vosotras en lo que va de día, que ya casi acaba…

    • ELISA dijo:

      (historia de mesa camilla)

      Emilia era de Galicia, con ese carácter discreto y apacible de los gallegos. Siempre saludaba con una sonrisa. Estaba embarazada de nuevo y no tenía suerte porque había tenido varios abortos. Esta vez dio a luz un precioso niño. Al cabo de un año fuimos al velatorio del chiquitín. En aquel barrio estos sucesos iban de boca en boca y acudieron vecinos y conocidos. Yo, que era una niña, pasé por allí y de refilón ví el cuerpecito con la cara tapada. Con el tiempo supimos que la pareja tenía una incompatibilidad en la sangre. Se trataba del RH. En aquella escalera, donde vivían pocos vecinos, la vida fluía como en La Colmena de Cela. Emilia volvió a quedarse embarazada, ya había más conocimiento y controles a las embarazadas y tuvo otro niño que llegó a hombre y a vivir la separación de sus padres. Emilia, por lo visto, tuvo un lío con el vecino del 4º y comentaban que vieron al marido dándo patadas a la puerta de ese piso. Emilia se marchó y encontró el amor de su vida en un vendedor de la ONCE que tenía los dos brazos amputados a la altura de los codos.

      Buenas noches 😀

  4. Carmenchu dijo:

    Sí, qué aguas… Y no hay ningún rascacielos!… Qué raro.. Buenos días! ¿Os apetece plátano para desayunar? No? Pues es lo que hay, ea! Hasta la tarde-noche… :mrgreen:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s