De turista en la ciudad que me habita

Ayer hizo un día espectacular en esta ciudad que me habita. El sol de la mañana no tardó en devolverme el espíritu que había quedado destemplado por el frío del amanecer, por las ansias por ventilar todo y por mi amor por las corrientes de aire, incluso en enero. Salí a la calle temprano, abandonando las bajas temperaturas del interior, y aporté mi granito de arena a la reactivación económica revolviéndome contra el dogma del FMI. Sí, sucumbí: fui de rebajas, en su primer día (una experiencia nueva para mí), pero actué con responsabilidad: sólo compré lo que tenía previsto y un capricho, que una no es de piedra, aunque hubiera salido de casa tan fría como un témpano.

Turisteé por Barcelona, una actividad que recomiendo y que puede realizarse en cualquier lugar, mejor si es el propio porque entonces se produce el fenómeno del redescubrimiento, más sosegado sin la ansiedad de captar la realidad a través del objetivo de una cámara digital. Sólo se precisa un buen calzado, olvidar el reloj y dejarse llevar, deambular sin un rumbo prefijado, sin prisas. Si es el primer día de rebajas, el oleaje humano, también errante, puede ayudar bastante en la tarea. Ayer olvidé la economía, los mercados, los tecnócratas y seres invisibles que nos gobiernan (hacer un rajoy ya es sinónimo de dar largas y plantón a una cita), olvidé la incertidumbre laboral, que odio ir al centro el primer día de rebajas, la dieta y los recursos finitos de mi cuenta de ahorro. Ser despistada tiene sus ventajas. Olvidé, incluso, que mañana es lunes.

“Y desde esta curva donde estoy parado
me he sorprendido mirando a tu barrio,
y me han atrapado luces de ciudad”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

30 respuestas a De turista en la ciudad que me habita

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Atonau dijo:

    También me ocurre de cuando en cuando que logro “turistear” por mi ciudad… cuando eso ocurre me convenzo de que la educación cívica es algo en lo que los chilenos debemos profundizar… no me refiero a aquello de la responsabilidad de votar o de pagar impuestos…. sino al deber de todos, de respetar los espacios de los demás…. me refiero a cosas tan simples como aprender que la bocina del carro es sólo para emergencias…. no para insultar…. y eso que acá somos bastante respetuosos…. especialmente con los extrangeros… es curioso como las “verdades” de algunas canciones se nos meten en el adn ciudadano (http://www.youtube.com/watch?v=SmvM51QkkCk)

  3. Carmenchu dijo:

    Hola Atonau, bonita canción! Aquí, ayer, pese a todo y a todos, había bastante civismo. Pero también aquí hay que profundizar en ello, en querer lo público, que parece que no sea de nadie, pero es de todos. No sé si es la crisis, que nos hace más solidarios y receptivos a las desgracias ajenas porque también son las de amigos, familiares, las nuestras propias… pero no había tanto bullicio como el que debiera con tal aglomeración de personas. Espero que sea solidaridad y no resignación… 😦

  4. Arnau dijo:

    http://politica.elpais.com/politica/2012/01/07/actualidad/1325958261_666107.html
    Lo vuelvo a colgar,sobre todo por amolar
    Mas de la mitad de los encuestados está a favor de que le recorten derechos,pero no que suban los impuestos.
    Hay que pensar que D. Simplicio,oculto en su palacio, mandó a Aquilino a darles vino con hierba a los vecinos y éstos han cogido una mona de a kilo,porque no es explicable tanta estolidez

    • Mar dijo:

      Hola, bones.
      Arnau, gràcies, m’has fet buscar la traducció de la teva darrera paraula i és “estolidesa”.
      Us confeso una cosa, i perdoneu la confiança, des que ha començat l’any tinc una grastoenteritis que sembla que té origen en el fàstic i el fàstig que em produeix aquest món on m’ha tocat viure. I el món el fan/fem malbé les persones que l’habitem.
      De veritat us dic, jo no crec que la gent sigui tan estúpida, és una altra cosa la que falla. Ho sento així i em sento cada dia més impotent esperant un canvi que mai no arriba.

      • ELISA dijo:

        Hola Mar: apuesta por tí, cuando estés en condiciones, que eso de dar consejos es fácil y a veces a quien van dirigidos no le producen ningún bienestar. Busca cómo llenar ese asco y hartazgo. Busca. Eres una mujer muy joven y te esperan cosas muy buenas, seguro. A tí y a los tuyos. Las malas también vendrán, como es lógico, pero busca en tí misma lo que quieres o quisieras y si puedes hacer algo ve a por ello o inténtalo.

        • Mar dijo:

          ELISA, maca, t’agraeixo els consells, però no em serveix el del benestar interior, la meva felicitat està condiciona al món on visc. Jo t`entenc el que em vols dir i la teva opció de vida em sembla perfecta, però a mi no em serveix. Si em tanco amb el meu jo interior sóc més feliç que un anís, però per sort o per desgràcia em sento part d’un tot que és el món o la societat que m’ha tocat viure. Suposo que ja ens coneixem una mica: respectem-nos tal com som, mantenint l’afecte, però ni jo seria per a tu una bona consellera ni tu per a mi perquè els nostres móns interiors són molt diferents. Ni millors ni pitjors. Una abraçada!

          • ELISA dijo:

            Sólo puedo hablar de lo que conozco, Mar. Si estoy bien, eso influye en mi entorno y si tengo fuerzas podré ayudar a los míos y a los demás desde mi limitada influencia. Somos parte de un todo en el mundo y en la sociedad, estoy de acuerdo. Mejorar o influir desde mi insignificancia ese todo, no lo veo posible. Besos.

  5. Mar dijo:

    Carmenchu, bona idea el de redescobrir Barcelona, anar de rebaixes el primer dia tot i que em convingui alguna cosa “ni loca ni harta de vino”.

  6. Carmenchu dijo:

    Yo creo que sí que está pasando algo, pero es imperceptible. Esta burbuja de desencanto tiene que estallar, como lo hicieron otras, más allá del 15-M, que creo que fue un adelanto, una avanzadilla de lo que ha de venir. Yo también pierdo muchas veces la esperanza en la humanidad, sobre todo oyendo según qué conversaciones, y no será fácil, pero tenemos las armas (la información, la conectividad,…), sólo falta la chispa y, sobre todo, creo, perder el miedo, que tenemos muchos todavía.

    • Mar dijo:

      Carmenchu, tant de bo tinguis raó, però aquesta espurna necessita massa temps per encendre’s i sento que el temps s’acaba. Tot i que en algun cop m’ha semblat que era possible, després la realitat m’ha fet veure que era una falsa il.lusió.
      I por a què, Carmenchu?. No t’acabo d’entendre.

  7. Carmenchu dijo:

    Mar, me refería a miedo a perder cosas por el camino. Estamos muy aferrados a lo material, al consumo (ojo, yo la primera o entre las primeras), miedo a perder el trabajo por precario que sea, miedo a los poderosos, al FMI, a lo que se nos viene y ya está encima, miedo al qué dirán, a los cambios… Esos miedos nos esclavizan, en mi opinión.

    • Mar dijo:

      Carmenchu, però si tot això és en realitat el què estem perdent…. llavors, de què em de tenir por?. O realment ens preocupa les pèrdues materials només s’hi ens afecten.

      Mireu, sento ser radical, però en un país on la Casa Real que hauria de ser exemple de transparència encobreix un dels seus membres i tots els representants polítics li dediquen l’aplaudiment més llarg de la història i la major part dels mitjans de comunicació li són benevolents, ben poca cosa espero. Voldria veure el 15M acampant a la Zarzuela, llavors potser em creuria alguna cosa.

      A reveure!

  8. Ana dijo:

    Arnau, pues yo te he contestado en la entrada anterior. Pero no hace falta que la leas, no tengo ya nada que decir ni aportar

    • ELISA dijo:

      Buenas tardes:

      😀

      Siempre he dicho que el día que no tenga nada que me ilusione o por lo que luchar mi vida será baldía y ahí empezaré a morir. A mí me motiva tampoco la conveniencia, el interés y las apariencias que muchas veces no sé que hago en según que lugares y aguantando a muchas personas. Realmente con quien estoy muy a buenas es conmigo misma y no creáis, que no es fácil, que tiran de tí y de tu ideal muchas personas. Y la vida te llena de responsabilidades y deberes, distrayéndote de tu ideal de vida. Ese ideal de silencios, paz, amistad, buen rollo, trabajo y búsqueda. No sé si debería haber probado en un monasterio o yéndome a meditar al Tibet. (cosa que no descarto :-D)
      Estos tiempos son de una gran dureza para quebrar el ánimo. Muchas personas muy enteras están cayendo y no es dramatismo, es real. Veo a muchas personas, muy enganchaditas a pastillas que les dan bienestar. Muy perdiditas. Sin darse cuenta de cómo las manipulan y cómo acaban sirviendo para los fines de otros. Y lo peor es que no se da cuenta, sólo se sienten infelices.
      Estoy de acuerdo contigo, Carmenchu. Están abusando. Todo tiene un límite y están presionando demasiado. Y te felicito por ser la dueña de tu tiempo que te sirve para ir de aquí para allá apatruyando la ciudad.

    • Carmenchu dijo:

      Ana, tú siempre dices y aportas cosas interesantes! 😉

    • ELISA dijo:

      ¿Qué dices, Ana? cómo no vas a tener nada que decir ni aportar. Yo sí te teo y veo tus vídeos. ¡¡ea!!

    • Mar dijo:

      Ana, no et tallis, que la teva correcció compensa els meus apassionaments.
      Fins una altra estona, boniques i bonic, un plaer llegir-vos.

    • Arnau dijo:

      Ana.Cuando he entrado en el post anterior no había colgado nada todavía.Tengo que decirte que tus opiniones son muy interesantes y muy valoradas por mi.Un beso

  9. Ana dijo:

    Ay Mar, es que a veces me siento como dice ¿Carmenchu? en un bucle. Llevamos tres años esperando ver la luz al final del túnel y cada vez nos dicen (interesadamente supongo) que el túnel tiene más kilómetros de lo que pensábamos. La verdad es que hay que tener el espíritu y la fuerza mental de un corredor de fondo que trabaja en solitario, para que no nos sintamos atemorizados por el final de todo este marasmo. El miedo es real y general, no es debilidad es incertidumbre, es no saber que es lo que viene y en qué manera, en cómo nos afectará no sólo a nivel económico sino de deterioro general del entramado social, es mezcla de decepción, es dificultad para saber en qué y en quienes tienes que creer, es paralizante en el sentido de que nunca tanta gente estafada había estado tan quieta y callada. En fin, sólo puedes creer en tí mismo y a partir de allí colaborar en el bienestar de tu entorno. En pocos años he visto y oído más cosas terribles que en toda mi vida, creo. Al final la mayoría anda un poco touché por el desánimo, pero tirando adelante, no queda otra. El maldito relativismo. Es muy frustrante ver que, hemos llegado a lo que hemos llegado por la acción/inacción del hombre, ese ente en el que yo más creía. Esto si que es una prueba de Fe.

  10. ELISA dijo:

    Buenas noches!!

    😀

  11. Carmenchu dijo:

    Buenas noches! Mañana más! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s