En el infierno

(Foto: Nontas Stlianidis-AP)

Tesalónica es la capital de Macedonia. Es también la segunda ciudad de Grecia y, según una guía on line, está “salpicada de monumentos y elegantes cafeterías y bares”. La ciudad nació aproximadamente en el 316 antes de Cristo, cuando Casandro de Macedonia, cuñado de Alejandro Magno, unificó 26 aldeas y pueblos para formar la nueva ciudad a la que bautizó con el nombre de su esposa.

Si haciendo un viaje en el tiempo Alejandro Magno y su cuñado hubieran aparecido en la Tesalónica de 2327 años más tarde, es decir hoy, seguramente no se distinguirían mucho de la imagen de la desesperación y querrían volver a cuando todo era posible, con toda la historia aún por delante. Ahora hay una imagen desesperada cada día. La de ayer era la de este comerciante griego, rechazado por los bancos y arruinado, que no ha encontrado otra salida a su infierno que arder en él frente a un ángel negro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Análisis, Internacional y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a En el infierno

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Mar dijo:

    Hola, bones.

    Què hem fet amb les nostres vides que quan s’ensorra el nostre món material la vida es converteix en insuportable?.
    Ahir parlava amb un amic, fins ara havia estat un empresari de la construcció, un nen de casa bona amb una vida bastant fàcil i, segons ell, fins ara, feliç.
    Fa un parell de mesos en una anterior conversa m’explicava que estava desesperat, l’empresa s’havia arruinat i ara havia d’anar al jornal com un temporer més. També em comentava que no suportava la seva dona, es plantejava una separació però que no era possible per les exigències econòmiques que ella li plantejava. Parlava dels seus fills, com si no fossin seus, em deia que estaven mimats i consentits.

    Després de dos mesos, ahir el vaig veure canviat, fins i tot il.lusionat, descobria un món desconegut, de gent que viu al dia però que té més sentit de la solidaritat i més necessitat de transmetre un bon estat ànim que la seva pròpia famíliia que l’ofegava. No sé com acabarà aquesta història, però m’ha fet reflexionar bastant sobre el que és ideal i el que és possible. I no defenso la resignació, cal lluitar, només que em sembla que la “societat” està gastant energies en recuperar el món que teniem fa 5 anys i això, sincerament, em sembla que no és possible.

  3. ELISA dijo:

    Buenas tardes!!

    😀

    Pues dado que no depende de nosotros, sino de “Los Otros”, si no nos duele nada, demos gracias, si tenemos el estómago lleno, idem… etc. Pero hay algo que sí depende de nosotros: soñar, aspirar a una vida mejor y prosperar y no me refiero sólo al plano económico. Ahí tenemos que ser muy tozudos y no dejarnos abatir.

  4. Carmenchu dijo:

    Hoola!! Mar, me gusta lo que dices sobre tu amigo. Y es cierto: queremos recuperar un pasado que, además, recordamos siempre como mejor, idealizado y, además de ser imposible, tampoco es real. Hay que evolucionar, buscar nuevos espacios, no físicos, donde sentirnos a gusto. Y ahí enlazo con Elisa, que hay que ser tozudos en esa búsqueda, porque ese es el viaje a Itaca… 🙂

  5. Carmenchu dijo:

    Buenas noches!!! 😉

  6. ELISA dijo:

    Este lo dedico a anxel, por si me está “escuchando” 😀

    Historias en un patio emparrao (ya sin uvas)

    Aquel día nos dieron un mensaje en el colegio. Había que llevar un detalle al Sr. Párroco, frutas o galletas o algo similar. Cuando llegué a casa le dije a mi madre entusiasmada ¡¡mamá, hay que llevarle un regalo al párroco, un cesto de frutas o galletas!!. Mi madre me miró y no me dijo nada. El día de la onomástica mi madre me dio el regalo -un plátano-, yo le dije que no le daba eso, que me daba vergüenza y ella me respondió que era lo que “había”. Así que cogí el plátano, como el que empuña un revolver y me fui para el colegio. Por el camino venían los niños, hijos de agricultores, con cestas de frutas variadas a rebosar, alguno se percataba de mi presente. Creo que aquel día sentí la punzada de la humillación.

    • Carmenchu dijo:

      Hola Elisa! Perdona, tú te sentirías humillada, pero la imagen da mucha risa… Es humor negro, lo sé. También eran otros tiempos: ahora habría quedado super explícito… 😆 Aish, pobrecita.

      Buenos días!! A ver, que yo me aclare… ¿Alguien me puede definir “bajada drástica de las temperaturas”? Porque, vamos… como cada mañana. Está nublado, eso sí: que esas nubes deben ser los chubascos, no?

  7. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s