Tal día como hoy

Hoy me cuesta escribir porque estoy anclada en un momento del tiempo, tal día como hoy diez años atrás. Había aprovechado toda la mañana para limpiar a fondo la casa, era martes, y a las tres de la tarde, por fin, aún cansada, pero ya duchada y con la comida preparada, me dispuse a pasar una tarde anodina durmiendo, o leyendo, o escribiendo, o volviendo a dormir, las posibilidades eran infinitas… O quizá frente al televisor. Los 11 de septiembre son fiesta sólo en Catalunya, así que, aparte de TV3, el resto de cadenas ofrecen una programación que fomenta la siesta y el aturdimiento. Nos quieren abotargados.

En esas estaba yo cuando encendí la televisión. Aún no había chocado el segundo avión contra la torre sur. Cuando lo hizo y se confirmaron los temores de que aquello no fuera fruto de un accidente, tuve la certeza en aquel preciso instante empezaba un episodio histórico: la tercera guerra mundial. “Si lo sé no limpio el piso…”, pensé mientras miraba esta casa ordenada y limpia hasta lo enfermizo en que se habían convertido las llanuras de papeles y ropa de unas horas antes. Llamé a mi jefa, una psicópata con claros síntomas de trastorno bipolar que tenía por aquel entonces, con la esperanza de acentuar su enfermedad con la primicia. Ella trabajaba ese día igualmente, y no se había enterado de nada. La apremié a que encendiera el pequeño televisor de su despacho. Le puse en antecedentes y luego ya no sé qué hizo. Yo estuve el resto del día y hasta altas horas sin pestañear, quemándome la vista al igual que ardían los escombros. Me llamaban amigos, llamaba yo, comentábamos…

Muchas veces me acuerdo de aquel día, tan mediático, porque desde entonces, al igual que me pasó entonces, me cuesta creer lo que veo, leo y oigo… Empezó una guerra, sí, pero fue la del terror. En estos diez años, el enemigo ha ido mutando y ahora se pasea por los pasillos del Banco Mundial, del FMI, de agencias de clasificación, de búnkers a prueba de escuchas y de oficinas secretas con puertas falsas… Están ganando batalla a batalla. Y me quito los zapatos y el cinturón, obediente, cada vez que cojo un avión porque ahora soy sospechosa de terrorismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Análisis, Personal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Tal día como hoy

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Ana dijo:

    Fué muy impactante, sobre todo verlo en directo, sin saber quá ha pasado y qué puede pasar al minuto siguiente. Parecía imposible, es cómo si perdiéramos la inocencia de golpe. No nos podíamos creer lo que veíamos.
    Lo peor aún estaba por venir, las guerras en venganza contra Irak y Afganistán. También la pérdida de una gran cantidad de personas que ayudaron en los primeros momentos y que por causa de enfermedades respiratorias han muerto años después, al parecer muchos y la mayoría latinoamericanos, éstos en el anonimato.
    Hemos perdido muchas cosas a partir de entonces, por ejemplo la seguridad. Aunque con los controles y cámaras y demás nos dicen que estamos más seguros yo no me siento así. Hemos perdido privacidad pero, sobre todo, libertad. Otra gran pérdida después de las personas. Y, claro, quizás vimos y pudimos valorar hasta qué punto pueden llegar los radicalismos financiados.

  3. Carmenchu dijo:

    Hola Ana!
    Un tiempo que no volverá: las Torres Gemelas hicieron muchos cameos… 😉

  4. Mar dijo:

    Hola, noies.

    Recordando a viejos amores, creo que el mensaje es de plena actualidad http://www.youtube.com/watch?v=bA8uWDZdE4o&feature=related

    A reveure.

  5. Ana dijo:

    Muy interesante el video, Mar. Gracias
    Qué visión tan clara del futuro, ahora ya presente.

  6. Ana dijo:

    O para formar criterio…

  7. ELISA dijo:

    Buenas noches!!

    Aquel día, en la sobremesa vimos el primer impacto y todo lo que vino después. No entendíamos que pasaba, no nos lo creíamos. Luego las llamadas, al día siguiente los comentarios en el trabajo. Entendía que estaban viviendo una tragedia, pero no lo ví como nada amenazante para nosotros, al principio. Luego también nos tocó la tragedia de Madrid. De otros lugares llegan noticias cotidianamente de atentados contra población civil, son chorros y chorros de muertos para que cunda el terror y sacar beneficio. Los muertos son iguales para sus seres queridos. El dolor, es eso: DOLOR.

    • Carmenchu dijo:

      Buenas noches Elisa!! A veces pienso que,en este caso también, para conocer los verdaderos culpables no hay más que ver quién ha salido beneficiado de todo esto… Mmmmmm…. 🙄

  8. Carmenchu dijo:

    Buenas noches!!!! 😉

  9. ELISA dijo:

    Y buenos días!!

    😀

    Por aquí dando unos vuelos. Veo un hormiguero. Gente afaenada que cruzan la plaza, tareas de limpieza, caballos, carrozas, moscas, mosquitos… campanadas que van a marcar las 9. Y una olor a tostadillas y café. ¡¡la vida!! roac, roac!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s