Cerrado por vacaciones

Hoy es día de lavadoras, de ropa limpia con olor a jabón de Marsella que se disuelve en este aire, demasiado quieto y húmedo para cumplir su función hoy con rapidez. También es día de tender la ropa atendiendo a su tamaño y su resistencia al secado. Y de ordenar, de recopilar, estudiar cada objeto descolocado durante la semana por el uso, las prisas y la desidia y devolverlo a su lugar con meticulosidad de psicópata para que no estorbe y lo encuentre la próxima vez que lo busque. También de deshacerse de lo efímero, de facturas, de tickets de compra, de los por si acaso.
Hoy es día de recapitular, de hacer un punto y aparte después de tantas subordinadas, paréntesis, comas, suspensivos, adjetivos y complementos de nombre. Y eso hago. Este blog reta a los mercados y a la crisis, al miedo y a la incertidumbre, como el ibiscus que florece desde ayer en la ventana del estudio y se va de vacaciones. ¿Qué sabrá esta planta de mercados? De sed sí que sabe, pero echa mano de reservas y ahí está. Como yo, como todos: una superviviente.

Este cambio de párrafo deja una línea viuda, pero es una viuda alegre con espacio para que sople el aire y para respirar a fondo. Tiempo de descanso, de relax también para mí. Estuve más de 17 meses en el dique seco, buque de carga oxidado esperando el desguace en un viejo astillero. Pero, contra todo pronóstico, empezó la reparación. Me reciclaron en velero y volví a salir a mar abierto, a este azul desconocido de la Red. Gracias a una tripulación de lujo, marinos experimentados, con tablas y muy profesionales que siempre estaban cuando se les necesitaba, conseguimos divisar tierra después de un tiempo y ahora hemos arribado a puerto, echado anclas y abierto un paréntesis para pisar tierra firme, estirar las piernas, hablar con las gentes del lugar, compartir, volver a llenar las bodegas de productos frescos y reparar algún desperfecto en el casco. Zarparemos de nuevo el 23 de agosto. No me asustan los piratas con sus garfios, parches, cañones, sus vertidos tóxicos al mar y en tierra y su codicia enfermiza. Me dan igual sus tesoros y su botín, no los necesito. Sólo seguir respirando y, ahora en tierra, oir a los pájaros, escuchar el murmullo de las hojas en los arboles y el crujido de las secas bajo mis sandalias. Y respirar también con los ojos, reenfocar la mirada más allá de la pantalla para volver a ver en tres dimensiones, sopesar los volúmenes  y no perder perspectiva. Empieza la cuenta atrás. Quedan 16 días.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personal y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

153 respuestas a Cerrado por vacaciones

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Carmenchu dijo:

    Siento la poca inspiración y originalidad del titular… ¡Nadie es perfecto! 😉

  3. ELISA dijo:

    Precioso, Carmenchu 😀

    Gracias por dejarme subir a tu bonita embarcación y permitirme navegar en tu blog y a tu buen hacer, constancia y generosidad. Me queda un sonrisa al leer tu post y una mirada perdida en los puertos en los que hemos amarrado. Ha sido una tripulación “real”, que la vida del marino es difícil en alta mar. Queda un regustillo muy bueno del año compartido. Así, querida patrona, piérdete en otros mares y goza de la vida, que puede ser muy bella si nos lo proponemos. Muchos besos y hasta la vuelta. 😀

    • Carmenchu dijo:

      Gracias almirante Elisa! (con perdón de Genital) 😉 pero sin esta tripulación que he tenido habría entrado en un remolino… 😀 A ver ahora qué hacéis en tierra!… :mrgreen:

  4. ELISA dijo:

    😦 😳 😉 😆

  5. Mar dijo:

    Bones vacances Carmenchu i bones vacances per a tothom.

    Como te he dicho en alguna otra ocasión, gracias por este espacio de libertad. Un placer haber compartido informaciones, opiniones y sentimientos con vosotr@s.

    Hasta la vista, cocodril@s.

    • Carmenchu dijo:

      Hola Mar!! Mira, que me diste envidia!… 😉 esto es una isla de libertad, sí. No hace falta nadie que salve la patria ni reduaca el déficit ni nada de eso! 😉

  6. anxel dijo:

    Disfruta las vacaciones Carmenchu, te las mereces. Nos vemos 😉

    Saludos a las (os) demás, también. Por cierto, Marga habrá tenido unos días entretenidos en Madrid con las movilizaciones 15m

  7. Ana dijo:

    Carmenchu, te va a ir muy bien cambiar de aires. Además, setiembre es un mes que se presta a vueltas, reinicios de cosas aparcadas, comienzo de nuevos planes diseñados durante las vacaciones, menos bochornos, espero, de todo tipo, no sólo climatológicos, más ilusión.

    Bueno guapa, disfruta de esta situación tan diferente de la del año pasado por estas fechas. Espero que todos comencemos con palabras nuevas y mentalidades nuevas, recuperados de tanta recesión y tanto disparate y con la frescura de un blog recién nacido.

    • Carmenchu dijo:

      Hola Ana! Sí, qué diferente este año. Esto demuestra que la vida es cíclica, más o menos, aunque nunca vuelve por el mismo camino ni exactamente al mismo sitio. No sé si me explico… No, verdad? 🙄 Gracias y disfruta tú también! Aprovecha el fresquito!…

      • Ana dijo:

        Mejor ir cambiando de camino, si no sería muy monótona la vida.

        • anxel dijo:

          la monotonía ¿es algo objetivo, o subjetivo?

          • Ana dijo:

            Objetivo.

            • anxel dijo:

              ¿qué relación hay entre la monotonía y el aburrimiento? ¿esa relación es objetiva o subjetiva?

              • Ana dijo:

                No tiene porqué haber relación. Depende de la persona, quizás una cosa lleve a la otra. Es evidente que las cosas demasiado planas suelen aburrir más, pero sólo si uno es aburrido en sí mismo.

                • anxel dijo:

                  una imagen puede ser plana, una hoja escrita lo es

                  • Ana dijo:

                    pero el contenido escrito puede tener altibajos

                    • anxel dijo:

                      hay que saber verlos, de la misma manera que muchas veces, de las cossa más cercanas y rutinarias, se nos escapan muchos detalles simplemente por creer que ya sabemos “mucho”

                • anxel dijo:

                  ¿como puede una persona ser aburrida en sí misma?, ¿sintiéndo aburrimiento, o causando aburrimiento a otras personas?

                  • Ana dijo:

                    Por falta de empatía con las personas, por falta de imaginación, por carácter, por pocos recursos emocionales e intelectuales, por dejadez, por desinterés. Yo creo que es una discapacidad psíquica.

            • Ana dijo:

              Cuando ya conoces mucho el camino, llega a ser repetitivo, las mismas piedras, las mismas flores, el mismo clima, ausencia de sorpresas, si te lo has recorrido todo ya no tienes la motivación de avanzar más, te falta espacio.

              • anxel dijo:

                1 – cuando ya conoces mucho el camino
                2 – cuando ya conoces bien el camino

                el “mucho” de tu comentario no es objetivo, se inserta en un contexto de prejuicios

                • Ana dijo:

                  Y el bien? es objetivo? Cuánto de bien ? poco bien, bastante bien, muy bien, bien a secas, fenomenalmente bien, totalmente bien…………….

                  Aunque sea subjetivo, es la forma en que cada uno seguimos el camino, yo creo que en cuanto introducimos nuestro pensamiento, incluso sin prejucios, somos subjetivos.

                  • anxel dijo:

                    el “bien” del punto 2 de mi comentario es tan subjetivo como el “mucho” del tuyo, con lo cual podemos aventurar que la rutina es vista como perjudicial por quienes sufren de inquietud, que ven en ella un lastre

                    • Ana dijo:

                      Si un lastre, pero cómodo. Aunque subjetivamente pienso que es objetivo.

  8. Mar dijo:

    Os dejo, como muestra de agradecimiento, una (para mí) pequeña joya. Siendo consciente que cuando dejamos un “paquetito” cabe la posibilidad que no sea del agrado de quienes pretendemos obsequiar, lo comparto con la mejor de las intenciones.

    El vídeo está en català, pero Llach en su discurso explica maravillosamente qué significa ser “d’esquerres i nacionalista” (con un poco de interés y atención creo que se entenderá perfectamente, aunque no conozcáis el idioma).
    http://www.youtube.com/watch?v=I_f8aV03jDw&feature=related

    La canción que sigue al discurso me transmite amor y optimismo. Aquí tenéis la traducción http://www.lluisllach.cat/espanol/johisoc.htm

    Feliz descanso para tod@s (presentes y ausentes) y hasta pronto.

    • Carmenchu dijo:

      Gracias Mar, es muy chulo. No, si al final conseguirás que me guste Lluís Llach y todo… 😀 También me gustan los caretos que ponen nuestros políticos… :mrgreen:

    • Ana dijo:

      Pues el páaapa seguro que nos volverá a poner a caldo a nosotros y al gobierno. Nos considera un hatajo de menesterosos, con malas costumbres, incultos, inferiores, subraza, chusma en fin.
      Vamos, una campaña gratuita para el PP y oportuna en el tiempo. Pedirá cosas que ese partido tiene en su agenda y que, con este apoyo, le será más fácil justificar.

    • Carmenchu dijo:

      Qué bueno lo de los papaflautas… y lo de los confesionarios ya me parece lo más!!! ¿Es para indignarse o no…? ¿No tienen sentido del ridículo? (pregunta retórica…).

    • Ana dijo:

      Y cientos de miles muertos vivientes que aguantarán quizás unas horas, unos días más que esos 29.000.

  9. Ana dijo:

    ELISA ¿otra vez navegando?

    • ELISA dijo:

      Hoolaaa!! ¿queréis hacer el favor de hacer vacaciones? 😆 ¡vaya hartón de leer! Ana y anxel qué bueno 😀

  10. anxel dijo:

    momento de retirarse, hasta mañana 😉

    ya lo puse hace tiempo, pero es un vídeo precioso y de rabiosa actualidad internacional
    http://teleuned.uned.es/autorias/Ejercitos_secretos/index.html

  11. Carmenchu dijo:

    Y buenas noches a todos!!! Y mejores días todavía! Nos vemos pronto, concretamente mañana, que entraré a saludar… Tic, tac, tic, tac… 😉

    • ELISA dijo:

      Hablando de rutinas. Me gustan. Ver la cara de las personas que amo, compartir mi vida con mis amigos o estar sola. El factor sorpresa depende de uno mismo. Cambio muy a menudo de camino para llegar al mismo lugar aunque tenga que hacer más recorrido. Hay mucho que descubrir en lo cotidiano y en uno mismo. Sólo hay que proponérselo.

      Felices sueños!!

  12. Arnau dijo:

    Tengo problemas técnicos.Pero como he visto que hoy es día de despedidas,quiero deciros que os quiero y que cuando volvamos,os estaré esperando en mi balcón,de cara al mar,recibiendo el viento en la cara.¡Hasta la vuelta!

  13. Ana dijo:

    Carmenchu, pensaba que echabas el cierre pero si entras, aunque sea sólo a saludar, no te dejaremos en paz.
    Yo, si no encuentro la persiana bajada, seguiré entrando a curiosear. Este mes parece que los huéspedes no harán acto de presencia y estaré más libre, aunque eso significa que lo harán en setiembre.

  14. Mar dijo:

    Bona nit, gente de bien, no había vuelto a entrar pensando que realmente el blog cerraba por vacaciones (ingenuidad, divino tesoro, jeje).

    ELISA, la desconexión de vez en cuando es necesaria, al menos para mí que soy obsesiva. Veo que habéis estado filosofado sobre la monotonía y el aburrimiento, personalmente con los años he aprendido a no aburrirme, aunque seguramente pueda parecer aburrida a otras personas. Quiero decir que la vida son momentos y las personas, aunque en el fondo no cambiamos, sí que evolucionamos.

    En fin, no me vuelvo a despedir para no hacerme pesada. Hasta no sé cuando, jeje

  15. Carmenchu dijo:

    Disfrutad de estos días!!! 😀 Nos vemos a la vuelta!
    http://www.youtube.com/watch?v=a5jwRCUsiiU&feature=youtube_gdata_player
    Besos!

  16. estanjana dijo:

    Me ha encantado la forma de expresión del relato! felices vacaciones!

  17. ELISA dijo:

    Roac roac!!

    bwww.youtube.com/watch?v=Y3szM702Ofk&feature=related

    😀

    http://videos.choteras.com/misterios/extrana-aparicion—bandada-de-pajaros-6443.html

    ¡¡Besos!!

  18. Mar dijo:

    Hola. hola, un saludete, jeje, qué largo se va a hacer esto hasta el día 23… http://www.youtube.com/watch?v=oYPzJXlb2NU&feature=fvwrel

    Abrazos, cocodril@s.

  19. ELISA dijo:

    He venido a regar las plantas. Escuchar esta canción y leer su letra… a mi me da mucho bienestar. Quería compartirla.

    http://www.youtube.com/watch?v=zIEku7hNrt4

    😀

  20. ELISA dijo:

    Estoy preparando una placentera sobremesa 😀

    http://www.youtube.com/watch?v=et3JU_5DY0c&feature=related

    con un placentero tema musical

    http://www.youtube.com/watch?v=_CvkTWJfi0M&feature=related

    besos!!

  21. ELISA dijo:

    Os dejo una preciosidad, dejaros ir, relajaros…

    http://www.youtube.com/watch?v=iSisOy3CQHQ&feature=related

    Besos!!

    😀

  22. Carmenchu dijo:

    Hoola!!! No creais que me olvido de vosotros, aunque esté lejos, lejos… 😉 tic tac, tic tac… Os deseo unos muy felices días: paz, amor,… 😀 buena música, buena compañía, algo fresquito para pasar el día lo mejor posible… En fin!… Hasta pronto!

  23. ELISA dijo:

    Hey!! 😀 Carmenchu ¿qué haces? nada, nada tú a lo tuyo, pero me alegro “verte” 😆 tic tac 😆

  24. anxel dijo:

    se debe estar aburriendo como una ostra, en fin, no haberse ido. Dejo unas cosillas por si viene alguien….

    “vamos a morir”
    http://teatrevesadespertar.wordpress.com/2011/08/11/espana-ya-ha-aprobado-leyes-para-que-el-ejercito-patrulle-las-calles/

    “de mala manera, además”
    http://jalaparevealed.wordpress.com/2011/08/09/posible-guerra-contra-iran-en-septiembre-%C2%BFinicio-de-la-3%C2%AA-guerra-mundial/

    “aunque parezca increible”
    http://cazadebunkers.wordpress.com/2011/07/17/desenmascarando-a-stephane-hessel-%C2%BFindignado-o-infiltrado/

    “igual rezando…. ¿no?”
    http://www.appapa.org/

    la que se lo pasa pipa es Alejandra, de la cual poseo una imagen de este mismo mes :mrgreen:
    http://www.lainvisible.net/?q=node/17850

  25. ELISA dijo:

    Felicidades a Mary (desestresada ella 😉 ) Maria, Mariquilla, Maria de la O, etc., que hagamos vacaciones no priva de cumplimientos.. Las formas son las formas 😀

    http://www.youtube.com/watch?v=VpdB6CN7jww

  26. ELISA dijo:

    Mientras tanto, contemplemos la luna azul 😀

    http://www.youtube.com/watch?v=0f6eDsxjQNc&feature=fvwrel

  27. Mar dijo:

    Bona nit, cocodril@s, os dejo esto para vuestra reflexión
    http://rosamariaartal.com/2011/08/16/exijamos-votar-en-las-elecciones-alemanas/

    A reveure.

  28. Carmenchu dijo:

    Hooola!!! Ahora aparezco en azul… No me he podido aguantar. Hago un impulso y vuelvo a irme, como una florecilla del campo arrastrada por el viento de la pradera… Bueno, más o menos… 😀 Otra vez saludillos. Espero que estéis pasando lo más fresco posible el verano, que os lo merecéis. Yo hago lo que puedo… :mrgreen:
    Y no, no, no me aburro!… Me acuerdo de vosotros ¡hasta que llegue el Alzheimer! 😉

    Hasta pronto!! Tic tac tic tac…

  29. Ana dijo:

    Yo también me acuerdo de vosotros. Y con estas canciones, me acuerdo también de tiempos que no volverán. Uy,que nostalgia. Espero que no os pase lo mismo.

    http://www.mixpod.com/social/2011/06/ballads-playlist#

  30. ELISA dijo:

    😀 gocemos del verano…

    http://www.youtube.com/watch?v=h5ddqniqxFM

    besos!!

    • Mar dijo:

      M’encanta aquesta cançó.
      Por cierto, me ha dicho un pajarito que la jefa está en Madrid en la recepción papal, no sé si dar fe a ese rumor, jejeje.

      • Ana dijo:

        Pues nuestra jefa debería ir con cuidado porque dicen que de esa “cumbre” saldrán muchos santos.
        Solo espero que Carmenchu, no tenga a su vuelta la intención de evangelizarnos.

  31. Mar dijo:

    Existen “verdaderos” cristianos http://www.redescristianas.net/2011/08/12/un-viacrucis-para-hoyredaccion-de-atrio/

    Hasta la próxima parada cocodril@s

  32. ELISA dijo:

    ¡¡Cielos!! las JMJ actuales son los delfines de aquellasque ya dejaron la canción de actualidad 😐

    http://video.google.com/videoplay?docid=-4673889969615199180#

  33. Genital dijo:

    Empezaba la prodigiosa década de los ochenta, la movida se anunciaba en las emisoras de radio con Alaska y Los Pegamoides cantando “Horror En El Hipermercado” y en los cines se veía “Pepi, Luci, Bom y Otras Chicas Del Montón” durante las sesiones golfas. Una organización inicialmente fundada por el Sobrino de Dios, del que guardaban en un trono oracular su mandíbula inferior, el cordón umbilical y sus genitales, extendía su influencia callada en las instituciones y trataba de conseguir adeptos en los centros de enseñanza, a los que añadía los suyos propios. La actividad secular de esta congregación consistía en jugar partidos de “futbito” portando faldones negros y zapatos de charol, el resto del tiempo lo gastaban en reuniones que, se dijera lo que se dijera, todos encontraban que ya había sido dicho por Platón, cosa que les conducía al regocijo dicharachero y al recogimiento en sus propios ritos mistéricos.

    Su culto les obligaba a mantener la piel blanca, fumar con la mano izquierda, jactarse de sus propias ideas y eyacular poco y bien. Su área de influencia era amplia y sus métodos tenaces, apostolizaban con un vigor misionero encomiable, pero pegajoso, y no cesaban de llamarle a uno “muchachote”. Caían cuando menos se esperaba como segados, haciendo mucho ruido con sus rodillas chocando contra el suelo, al pasar delante de un templo y hablaban de los días que llevaban sin masturbarse. Tan jovial estilo de vida seducía a algunos de vez en cuando, transformándolos en seres ultra alternativos que nosotros admirábamos como rareza. Ese era el caso de mi amigo Rafa.

    Mi amigo Rafa empezó a mostrar conductas inusuales insistiendo en ir a jugar partido tras partido de “futbito” cerca de un templo al que, después de ducharnos, debíamos ir para mostrar respeto a diversos motivos escultóricos, y acabó por mostrarse totalmente diferente cuando inició indagaciones sobre nuestra frecuencia masturbatoria y confeccionó gráficos con ese tema. Los padres de Rafa, viéndole tan decididamente resuelto a llevar una vida de peón espiritual, lloraban y lloraban emocionados al enterarse de que su hijo iba a abandonar el hogar, hasta que cayeron en un mutismo lleno de rencor porque venía poco a visitarles. Cuando, como último intento para conservar a nuestro camarada tal como lo habíamos conocido hasta entonces, convencimos a Milly, la leona más fiera de todo el parque, para que le hiciera una succión inolvidable y Rafa rechazó su oferta, dimos ese tema zanjado por imposible y decidimos abandonarlo a su suerte, pero eso no iba a depender de nosotros, iba a depender de que el mismo Rafa quisiera darlo por zanjado.

    Durante muchas veces muchas lunas Rafa se iba a aparecer periódicamente en mi vida, como invocado del Averno o algo así. Tomando un café, me giraba y Rafa estaba en la mesa del lado; en el cine, me colaba y quien me había dejado colar era Rafa; en McDonals, pedía ketchup y me lo pasaba Rafa; jugando a baloncesto, se iba el balón lejos de la cancha ¿y quién me lo devolvía…? Pues sí, Rafa. Por agotamiento, claudiqué a algunas de sus pretensiones y acepté visitar a su gurú o sacerdote favorito que me esperaba rezando en la salita privada de uno de sus centros oratorios, desde hacía tiempo, según dijo. Me recibió el factótum vestido con ropas ceremoniales negras, con un gesto me hizo sentar y, a continuación, hizo salir un cigarrillo del culo de un burrito articulado de porcelana y lo encendió haciéndome notar que con tal gesto participaba de la “modernidad”. A continuación, se interesó por mis antecedentes y quiso saber con cuánta afición me entregaba yo al onanismo, a lo que un servidor le contestó con un “tractatus” sobre el tema y con un claro reproche a su Libro Sagrado por no llevar fotografías, ni póster central, de los mejores pasajes. Me escuchó y después de apurar el cigarrillo de una sola calada y de apagar con vigor la colilla en el cenicero, el gurú premió mi intervención comparándola con una disertación platónica.

    Animado, proseguí mi cháchara intrascendente divagando sobre polinización, macroeconomía, meteorología, alfarería y cosas así. Y nos hubieran dado las tantas tomando el té con pastas de no ser porque, en determinado momento, el misacantano se obcecó en recurrir a “La Biblia” para respaldar sus aseveraciones. Yo tuve entonces que hacerle notar que de tal libro no cabe esperar gran precisión, pues está lleno de metáforas y limitaciones que se muestran, por ejemplo, al dar como de tres el valor del número Pi y no como de tres coma catorce dieciséis, y apuntando, entre otras pijerías, la posibilidad de que Dios, con gestos tales como que en determinada batalla, mostrándose descaradamente parcial, detuvo para alargar el día no la Tierra, sino el Sol, que a priori parecería lo más difícil, no pretende en realidad ser claramente comprendido, ni fácilmente interpretado.

    Supongo que ahíto de tedio como yo por este tema, entró en profunda reflexión de la que salió para afirmar que le parecía “estar escuchando al mismísimo Platón”. Tras un largo silencio, en el que no quise darle la razón, ni llevarle la contraria, ya que le temblaba visiblemente un párpado, me despidió calurosamente acompañándome hasta el jardín, donde me saludó con la mano, se refugió en la casa cerrando la puerta y soltó a los perros. Con todo, a partir de ese momento empezaron a llover sobre mí, a través de Rafa, multitud de trabajos breves, fáciles y muy bien remunerados: contar pasajeros de un autobús, clinc, comida incluida; tirar fotos en un concierto de Luis Aguilé, clinc; grapar hojas, clinc… Los meses, muchos, pasaron, y hasta los años, en número de dos consecutivos, durante los cuales tuve tiempo de irme de casa e ingresar en el limbo social.

    Me acomodé a las venalidades de Rafa, aunque a cambio se tenían que otorgar algunas concesiones. Tuve que asistir espaciosamente a sus ceremonias religiosas y participar en alguna que otra actividad social de la congregación. Eran de costumbres extrañas, los ritos de adoración a su divinidad consisten en reuniones en salas heladas, donde un circunspecto sacerdote aburre a los presentes hasta aturdirlos, pero impide que se duerman obligándoles a sentarse, levantarse y arrodillarse. Luego, realizan actos de deofagia y al final se despiden. A mí, todas aquellas reuniones me decepcionaban un poco, por eso, cuando Rafa me comunicó que habían contratado a un profesional para realizar una ceremonia multitudinaria, me alegré muchísimo. Al comentarme que tal acto se realizaría en una enigmática ciudad llamada Madrid, le deseé suerte y buen viaje, pero Rafa expresó su deseo de que yo le acompañara, y lo dijo pasando su brazo sobre mi hombro con la seria intención de no soltarme a menos que accediera. Yo sabía por experiencia que podía mantenerse así horas y horas, de forma que ante lo inevitable regateé. A cambio de mi desplazamiento, obtuve una aceptable compensación económica, una bandera vaticana y un ejemplar atrasado del periódico “El Alcázar”.

    Me informaron de que el profesional era en realidad su Gran Sacerdote y, aunque tenía por nombre un galimatías impronunciable, ellos todos lo llamaban familiarmente el “Papa”, por lo que deduje que debería de ser un semental muy poderoso. Yo estaba impaciente, por eso cuando subí al tren no me importó demasiado que las cabinas para cuatro pasajeros civilizados se hubieran convertido en madrigueras para dieciséis primates domésticos. Se habían fletado tres convoyes que lucían primorosos, estacionados en los andenes, erizados por las astas de banderas piadosas que salían por sus ventanillas y repletos de entusiasmados devotos. Corrían consignas entre nosotros en el sentido de que “Totus tuus”, de que “Salve regina, mater misericordia” y de que “Viva Cristo Rey”, dando al conjunto un clima de ejercito invasor que embriagaba. Un servidor mismo tuvo una ensoñación con Juana de Arco que me produjo mucha ansiedad.

    De los compartimentos salían brazos de camaradas que, o bien mostraban compañerismo, los que estaban más arriba, o bien reclamaban una bombona de oxígeno, los que estaban más abajo. Como la infraestructura necesaria para el desplazamiento sobrepasaba las capacidades logísticas de la Red de Ferrocarriles, la salida se demoró seis horas que no mellaron el espíritu de la expedición, pero sí el cuerpo de los expedicionarios, quienes empezaron a deshidratarse y a tener apariciones de “La Virgen”. Ya parecía que el tiempo se había detenido dejándonos atrapados en el Infierno del Infinito Estomagar, mientras que las boqueadas de sufrimiento viajero se habían diluido en un sopor pesadísimo, cuando un tronar jubiloso de voces empezó a celebrar que se movía la primera locomotora. Las banderas, estandartes y gallardetes, asomados con desafío al exterior, iniciaron un espeso baile, saltarín y ondulante, haciendo crecer el griterío ante el inicio de la marcha que implosionó en un blando “¡Oooh…!” Como consecuencia de que sus palos, astas y alabardas empezaron a crujir y a astillarse contra las paredes del primer túnel que encontraron a la salida de la estación.

    Los del segundo convoy, pese a ser testigos ellos mismos de lo ocurrido, acostumbrados a confiar en las Obras Divinas, no retiraron su banderamen de las ventanas y posiblemente hasta alguno lo estaría sujetando con los dientes desafiando a las leyes terrenas, cuando lo empírico se impuso a lo divino nuevamente. Quedaron desperdigados a ambos lados de la vía, junto con los otros restos, todos los emblemas de admirada entrega y vasallaje papal. Nosotros, más precavidos, guardamos nuestras insignias y pasamos por ser “el tren de los listos”. Ya puestos en marcha, corrió la voz en el sentido de elevar una ancestral plegaria llamada “Padrenuestro” por la seguridad del viaje. Habiendo sido aleccionado sobre ella, pero no recordando el texto ni que me mataran, empecé a susurrar la tabla del ocho con la esperanza de que mi murmullo quedara tapado por la general letanía. Aún así, me quedaron dudas de que mi añagaza hubiera dado resultado, ya que yo pude escuchar perfectamente la alineación del Barça y la canción “Vicious” de Lou Reed entre el murmullo.

    Más en armonía, empezamos a echar en suertes quién iba a dormir en el suelo y quién iba a hacerlo en el portaequipajes, estando reservados los asientos para los moribundos. Entonces, una especie de banda armada nos asaltó apuntándonos con una fotografía dedicada de alguien llamado “Blas Piñar” y, bajo la excusa de “sufragar los costos”, se me llevaron los jugosos beneficios que le había sacado a Rafa por aceptar unirme a la expedición, dejándome a cambio un “paquete de viaje” que resultó estar compuesto por una pera, una manzana, un mendrugo de pan y dos trozos de chorizo, flotando todo ello, desecho y mezclado, en un caldo de bacterias. Como el conjunto estaba encerrado en una bolsa de plástico, al menos era agradable de tocar…

    El calor sofocante de la calefacción funcionaba a todo trapo dentro de las cabinas, impedía a los sentidos recibir cualquier referencia de que se estuviera respirando aire, con lo que el pasaje se buscaba signos de vida mediante tomas de pulso, recuento de dolores, anquilosamientos y contusiones, y viajes al pasillo, que por algún motivo que desconozco mantenía un clima polar. Los vagones se fueron impregnando de un denso olor dulzón procedente de todos los “paquetes de viaje” hirviendo en cada compartimento, pero pronto nos olvidamos de él cuando los que, pudiendo elegir morir de sed, habían escogido morir de asco bebiéndose el chirlo de los “paquetes de viaje” y empezaron a evacuar algún tipo de hez letal y terrible en los lavabos.

    Las costumbres de la supervivencia me permitieron escapar a este destino uniéndome a un festín que se celebraba con pan, queso y embutido variado, pero sin una navaja toledana como la que yo llevaba en el bolsillo para cortarlo. Con la panza llena, me estiré sobre la rejilla del portaequipajes e inspiré profundamente del céfiro que nos envolvía para entrar en coma unas horas. Al despertar, perdí un no muy valioso tiempo intentando resituar mis órganos en su sitio, sin tacto en las manos. Mi boca estaba pastosa, la ropa me daba picores, los pies me escocían dentro de los zapatos y había perdido el control de los globos oculares, que daban vueltas a su aire ofreciéndome un festival de impresiones. Caí al suelo como si fuera fruta aun más madura que la que se pudría en los “paquetes de viaje” y ahí me quedé un rato boqueando como un pez ahogándose fuera de la pecera. Hasta que alguien indicó que ya estaba formada la “cola” para el vagón restaurante. Me levanté de un brinco e hice indagaciones que me condujeron a una larga fila de individuos con tonalidades de piel que variaban entre el blanco ceniza y el caqui macilento, cuyo único tema de conversación era, o bien la conformación de sus deposiciones, o bien la irisación de sus vómitos.

    Cuando me tocó el turno, en lugar de encontrarme con un camarero sonriente sosteniendo un frankfurt en la mano, me hallé ante la lozana estampa de un cenobita sentado que pretendía extraerme una “Confesión”. Como yo tenía la lengua pegada al paladar, mis intentos torpes de expresión los tomó él como balbuceos de timidez, con lo que me dirigió una arenga destinada a exhortar mi deseo de “soltarlo todo”. Enardecido por tales palabras, busqué las peores infracciones que se me ocurrieron contra sus sexto y noveno preceptos, que eran los que me sabía, y se las conté. Cuando acabé, al interpelador se le fue el color de la tez, aunque ganó brillo en los ojos. No queriendo disturbar su silenciosa introspección, me retiré en actitud de recogimiento. Ya en el pasillo y sintiéndome limpio de alma, pero no de cuerpo, me dispuse a compartir mi estado beatífico con cualquiera que dispusiera de algo de desayuno.

    Cuando vi a un grupo reunido en torno a un atadijo que manipulaban con sumo cuidado, me senté con camaradería entre ellos transmitiéndoles con solemnidad mi intención de compartir con ellos lo que fuera. Me acogieron con una sonrisa y me abrieron algo de espacio cerca de la ventanilla y lejos de la puerta. Notando caudalosas riadas de saliva inundar mi boca, me dispuse yo mismo a deshacer el envoltorio con indisimulada impaciencia esperando arramblar con cuantos choricillos, salchichas, tocino y queso cupiera en mis manos, por eso, cuando me encontré ante ristras y ristras de abalorios y collares de cuentas de esas que llaman “Rosarios”, sentí cierta desazón. Ya he dicho que estaba lejos de la puerta, por lo que al serme impuesto uno de esos “Rosarios” alrededor del cuello, permanecí abanto y embotado, sentado en mi sitio. Las siguientes horas las pasé tratando de imitar cuantos gestos veía y llenando los murmullos de sus piadosas plegarias con las letras del grupo musical “Supertramp”. Por no aburrirles a ustedes, les diré que tras presenciar dos vívidas apariciones marianas y una Revelación Divina, llegué a la Estación de Atocha en estado de gracia.

    Madrid me pareció una ciudad paradisíaca, con tanto oxígeno y tantos espacios abiertos; hasta cierto olor a tomillo llegué a percibir. Por eso, cuando se propuso organizar una visita guiada, me apunté alegremente. Después de haber visto El Corte Inglés y la calle Orense, nos llevaron los guías a visitar el corralito de conejos de un pequeño templo en la periferia. En ese momento, decidí que, en cuanto a Maravillas Universales, Madrid no iba a dar para mucho más con esa gente. Junto con un tipo que identifiqué como el que había elevado una plegaría con la letra de “Vicious” de Lou Reed en el tren, y que desde hacía un buen rato me estaba haciendo indicaciones al respecto de visitar un lugar en el que hacían un morro frito “de rechupete”, nos disgregamos del grupo con la fuerza catalizadora del hambre en pos de otro tipo de emociones, que si bien no eran las mismas las suyas que las mías, nos unía el estar ambos igualmente desubicados.

    De lo que ocurrió entre ese instante y el momento en que el “Santo Padre” salió a saludar a la muchedumbre que estaba en el exterior del estadio “Santiago Bernabeu”, sólo tengo un difuso recuerdo en el que se mezclan un montón de cervezas que nos salieron gratis, a cuenta de hablar en nuestra lengua vernácula regional con los nativos. También recuerdo, mi compañero recitador de “Vicious” y un servidor ya cada cual por su cuenta, el encuentro en un parque público con un grupo de vigorosas hembras que decían ser originarias de un lugar llamado “Zaragoza” y que un jersey verde giraba en el aire mientras alguien gritaba “¡Yuhu!”. El caso es que me perdí el espectáculo papal, cosa que lamenté muchísimo cuando me encontré a Rafa debajo de una melé que el devoto público había formado en una de las salidas del campo de fútbol. Después de que los bomberos los separaran y deshicieran el tumulto echándoles agua fría, acercándome a Rafa, me arranqué mechones de cabello y rasgándome las vestiduras le referí los periplos que había sufrido tras perderme del grupo que participaba en la visita guiada, y que esa la causa de mi ausencia en las gradas.

    Achaqué las culpas de todo ello a una bolsa de “Pan Bimbo” que llevaba en la mano y que, por conseguirla, me había yo alejado no sabiendo luego regresar y que habiéndome recorrido todo Madrid, por fin había dado con su persona y podía hacerle entrega del paquete de “Pan Bimbo”para que desayunara Rafa. Y se lo di. Al ver que su silencio se prolongaba en exceso, le tranquilicé diciéndole que, si bien me había perdido la magnética presencia del “Sumo Pontífice”, lo daba por bien empleado al recibir su, de Rafa, callada gratitud por mis esfuerzos para que no pasara hambre. Se lo crean o no, esa fue la última vez que vi a Rafa en mi vida. Yo, sospechándolo, me entregué a un melancólico paseo por una calle muy grande llamada “Castellana” que no se acababa nunca, pero por la que no me importó caminar horas y horas, porque había que hacer tiempo hasta la salida del tren y porque en mi transistor portátil un personaje radiofónico llamado “Manuel Montano” buscaba con arte de detective “El Manantial de la Noche” en un programa nocturno llamado “Tris Tras Tres”, con un estilo que yo deseaba aprender.

    De camino a la estación, me uní a una caterva de lo que parecían leprosos, pero eran peregrinos papales que se disponían a “comer algo” antes de “volver a casa”. Volví a intentar el truco de la lengua vernácula para no pagar la consumición, pero no coló. Después de agotar las reservas de “morro frito” del local, nos arrastramos dispuestos a subir a lo que ya nos parecía “El Tren del Infierno”, para emprender el regreso. El olor fétido del viaje de ida nos recibió moviendo la cola como un perrilllo jubiloso ante un hueso y todas las perspectivas de hacinamiento se abrieron ante nosotros, pero a mí me pareció estar en una carroza de oro corriendo entre nubes, pues llevaba en mi corazón el recuerdo de una cuidad que me había dado tanto en un solo día.

    (Totus tuus)

  34. Ana dijo:

    ¿Os acordaís de Perales? Lo han tratado siempre como a un friki, pero a mi me gustan sus canciones pegadizas y sus letras.

    http://www.youtube.com/watch?v=CL2NpFYkoBA

  35. ELISA dijo:

    Buenos días!!

    😀

    Ayer, fuimos a un concierto de la Berg Orchestra de Praga. Revisaron temas de los Beatles en clave barroca. Muy interesante. No he encontrado nada grabado en internet, así que os dejo una canción que me gusta cantada hasta en “gori-gori”. Besos!!

    http://www.youtube.com/watch?v=-zxvB3KZ3a8&feature=related

  36. Mar dijo:

    Hola cocodril@s, me alegra leeros, aunque hay cosas que se me escapan (anxel: quién es Ll.Ll. ?)
    Genital, gracias por el relato y a Ana y ELISA por las músicas.
    Carmenchu, espero que vuelvas desestresadísima que el mundo está muy complicado.

    A reveure http://www.youtube.com/watch?v=GjdV80Jf-kM

  37. ELISA dijo:

    Buenos días!! 😀

    Hoy toca … y siempre es como si la oyera por primera vez, como cuando adolescente 😀

    http://www.youtube.com/watch?v=hw3oxJvSRj0&feature=related

    besos!!

  38. ELISA dijo:

    Espero que la paloma del vídeo no sea la otra paloma (siempre te la cuelan) 😉

  39. ELISA dijo:

    Están machacando demasiado en los medios. Abro un poquillo la persiana

    http://leonorenlibia.blogspot.com/2011/08/desde-libia-2108.html

  40. ELISA dijo:

    🙄

    http://leonorenlibia.blogspot.com/

    seguro que en Libia son malos días para las víctimas y familiares.

  41. Mar dijo:

    Recuperant velles i belles cançons http://www.youtube.com/watch?v=Z1tGPLKnWSM

    Jo no prometo res.
    Només camino
    (mullant la ploma al cor,
    que és on cal sucar l’eina…)
    Jo no sé el que em proposo,
    perquè el tenir un propòsit no és fer feina.

    Ja no vull allistar-me
    sota de cap bandera.
    De la divina acràcia,
    seré ara el glossador,
    de l’acràcia impossible
    en la vida dels homes
    que no senten desig d’una era millor.

    I el que pensin de mi,
    no m’interessa gens…

  42. ELISA dijo:

    😀 tic tac tic tac tic tac 0,30 del día 23 0,31, 32, 33 ….. ?????

    Voy a preparar el petate…. pronto zarparemos 😉

  43. ELISA dijo:

    Buenos días :-D:

    Mientras esperamos a la capitana, leemos las últimas noticias

    http://www.publico.es/

  44. Carmenchu dijo:

    Ñec… (interjección de eso, de ñec…). Buenos días!!! Creo que la tripulación está con resaca… jaja! 😀 Tengo un reloj conectado vía satélite con el más allá, que en teoría da la hora exacta, pero marca las 13,25… 🙄 ¡Qué país!… Nos vemos, leemos, oímos… en nada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s