Sin cobertura

He llegado a la conclusión de que mis alteraciones visuales, que se manifiestan físicamente en una contracción de la pupila, no son más que fruto de… no mi imaginación, que ahí están, sino de una elevada exposición a la estridencia. Los pepinos quedan descartados, ahora que Alemania se desdice: comí hace unos días en forma de crema, después de confundirlos en la verdulería con unos calabacines (un error craso al que vuelvo cada primavera), pero la equivocación no tuvo repercusiones más allá de la airada protesta de las papilas (que no pupilas) gustativas. Esta contracción ocular, que entrecierra mi cerebro a la excesiva luminosidad, es sólo un método de autodefensa frente a la agresión visual y acústica de la mal llamada información, sea cual sea el formato.

Con este autodiagnóstico que me complace y me explica en palabras llanas lo que no me supieron explicar los médicos, procedo a autoprescribirme vacaciones interiores. En cuanto escriba esta entrada, prepararé una bolsa con lo imprescindible, me dirigiré al puerto y alquilaré un pequeño velero. No sé navegar y creo que me marearía un vaivén continuado, pero la ventaja de irse de vacaciones mentales es que basta cerrar los ojos y sumergirse para navegar, volar, subir montañas sin perder el fuelle o regatear en el Gran Bazar sin perder los estribos. Cuento con la complicidad de la realidad y los vientos no soplan fuertes hoy. Será un bautismo de mar tranquilo en este primer día de navegación. Dejaré volar la mente, compartiendo espacio con albatros, chorlitos, gaviotas, golondrinas,… todo un ejemplo de integración sin xenofobia ni echar la culpa al otro del mal estado de la atmósfera o del agua, mientras navego hacia mar abierto. Y así durante horas, hasta que me canse de observar el infinito azul, con sus tonos, sus texturas, salpicados de abstracciones de blanco, enfocando y desenfocando a placer, y perdida la mirada y la brújula. En este mi periplo viene a colarse una mancha marrón al fondo, diminuta, poco más que una línea. No sé si estaba allí antes o acaba de aparecer fruto de un corrimiento de tierras submarino. ¿Otra alteración visual? No, bien podría ser una isla. No distingo ningún promontorio ni antena de telecomunicaciones. Es una isla sin ruidos artificiales ni artificiosos, ni cobertura. Pongo rumbo a tierra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personal. Guarda el enlace permanente.

32 respuestas a Sin cobertura

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Marga dijo:

    Buenos días a todos y todas
    Cerraré los ojos contigo Carmenchu…y tal vez hasta me ponga tapones en los oidos para ni ver ni oir…hay noticias que me hacen sentir verguenza de pertenecer al mismo género humano, que me hacen querer desentenderme de este circo de mal gusto en el que se está convirtiendo la vida y la convivencia..Ayer ví esta noticia que os pongo..verguenza..indignación…y no son casos aislados, el maltrato a indefensos está a la orden del día en todos los sectores.
    Por ahora no tengo música que poneros ..estoy sorda y ciega

  3. Ana dijo:

    Inspirado viaje mental. Yo me he ido relajando conforme lo leía. Con tanta imaginación puedes llevar una vida de lujo, Carmenchu.

  4. Marga dijo:

    Voy encontrando música…cada vez que escucho a Tchaikovsky me acuerdo de Alejandra y de lo mucho que la gusta

  5. Marga dijo:

    Una intromisión más con “mí” música..cuando mi hijo era un bebé se la tarareábamos como nana, lo recuerda, es un poema sinfónico con el nombre de El Moldava, de la sinfonia Mi Patria de Smetana…

  6. Ana dijo:

    Qué lío se están montando los de la Unión. Los franceses, ayer, aconsejando por la radio que no se comieran frutas españolas (una nueva forma, menos agresiva estéticamente, de tirar y quemar nuestros camiones con frutas y hortalizas en sus carreteras no hace tantos años). Los rusos prohibiendo la entrada de productos agrícolas de la Unión, aprovechando lo de a río revuelto…. Espero que parte de las verduras, frutas y hortalizas que compraban en Europa fuera a los franceses. Que se jodan, ambos

  7. Marga dijo:




    Os dejo estos enlaces, forman parte de un documental llamado “El juego de la muerte”, habla de un supuesto concurso de tv en el que hay que infringir sufrimiento al concursante..habla de la obediencia ciega ante la autoridad…habla de que en ocasiones ante presión nos podemos convertir en torturadores
    Me gustaría poner el documental entero, pero no sé como hacerlo, si podeis os recomiendo que lo veais
    Hasta luego

  8. Mar dijo:

    Hola Carmenchu.

    Me gustan tus vacaciones interiores, porque cuando la realidad nos supera la mente humana es tan maravillosa que es capaz de vivir sus propios sueños.
    Os dejo música para seguir soñando http://www.youtube.com/watch?v=syXfAGbZbmQ

    • Carmenchu dijo:

      Gracias!!! Me faltaba música para la travesía. Voy a tener que coger un barco más grande, porque en un velero no cabemos… 😛

  9. ELISA dijo:

    Buenas tardes Carmenchu!!

    😀

    Somos humanos/as, nos alegramos, exaltamos, conmovemos, indignamos, enfadamos, apiadamos. etc. reimos, soñamos. Las dos últimas semanas han sido intensísimas, ahora queda algo así como un resacón y nos encontramos desinflados y cabreados. No me extraña que el “objetivo” ya no enfoque.

    Desde principios de año, hemos asistidos a noticias de revueltas, conquistas, engaños, guerras y muertes de inocentes a manos de los malditos intereses de los Estados. Es bueno que estemos enterados y nos demos cuenta de que somos meros peones en su tablero de ajedrez. Peor sería vivir en el limbo con hace años. Hagamos lo que buenamente podamos y esforcémonos por evitar que esa cruda realidad mate nuestra ilusión y nuestra alegría. Gocemos de nuestra compañía y de haber tenido la oportunidad de habernos conocido en casa Carmenchu que un día generosamente nos acogió. Yo también me embarco con ella a gozar de la brisa fresca en la cara.

  10. anxel dijo:

    Buenas noches

    paso a saludar nada más, seré breve. Carmenchu, el artículo de hoy es un poco hipnotizante, a mí me lo pareció. Nada más, hasta mañana 😉

    https://desestresandoamary.wordpress.com/2011/06/01/impepinable/#comment-22072
    http://www.lne.es/sociedad-cultura/2011/06/02/medicos-jubilen-sanidad-publica-podran-ejercer-privada/1083559.html

    • Carmenchu dijo:

      Pues me parece muy bien! O trabajas y cotizas, o cobras una pensión de jubilación. Muchos no sé si llegaremos a hacer al menos una de las dos cosas… 🙄 sea como sea, los médicos ganan una pasta larga, sobre todo en la privada. Que les va mal el negocio, pues a jubilarse. No veo el problema a quitar esos privilegios…

      En otro orden de cosas, buenas noches!!!
      Anxel, hipnotizante???? Aish…. 😉

    • ELISA dijo:

      Perfecto!!

  11. ELISA dijo:

    Buenas noches os saludo, aun no me voy 😉

  12. Arnau dijo:

    No pararán hasta que tengamos que arrodillarnos y pedir que nos rescaten.

  13. Carmenchu dijo:

    Hola! Pues yo sí que me marcho, que mañana me espera un viehhnes de pasión… Y son las 11! Me voy a desembarcar a esa isla, a ver si encuentro un aborígen que no sea caníbal… 😉 buenas noches a todos! 😀

    • ELISA dijo:

      Buenas noches Carmenchu, Arnau y el resto de compañeras/os ausentes.

      ((historias en un patio emparrao)

      Mucho días, la niña del primero, bajaba a estar con Paquita y Maruchi. Eran muy hacendosas. Fregaban el suelo con polvos coloraos que teñían los mosáicos rústicos, dándo lustre y fregándolos de rodillas, aclarando y torciendo la bayeta de algodón con el cubo al lado. A veces, Ramón, el hijo del latero, aparecía en ese momento para no perder detalle de las piernas de las chicas cuando echaban la bayeta a lo lejos y tenían que estirar los brazos y el cuerpo mientras frotaban con ella; con una miradilla maliciosa. Después de fregar, cogían el mango de madera con flecos y la emprendían a zurriagazos con las patas de la sillas de anea para sacarles el polvo. Una vez finalizada la tarea, se sentaban delante de la ventana para cuidarse las manos. La niña destapaba y olía los esmaltes de las uñas con placer y al final le pintaban sus uñitas de color rojo. La primera vez que ocurrió estaba tan feliz que, cuando se fue a dormir, se despertaba constantemente para comprobar que las uñas seguían pintadas, acercándolas a la nariz para oler el esmalte. Al día siguiente, se despertaba creyendo que todo había sido un sueño pero volvía a sentirse feliz al verlas tan rojas. Otra cosa era, cuando se desconchaba alguna.

  14. ELISA dijo:

    Y buenos días Carmenchu:

    😀

    Salgo a mi terraza a contemplar los regalos cotidianos, pero no por eso menos gratificantes: el ave del paraíso, que pensaba que había migrado a otro lugar, apunta un piquillo que me tiene en el dilema de si será flor o será hoja, las adelfas, otros años reventonas y que por su peso vencían llenas de flor y casi entraban por mis ventanas, debido a una poda drástica, se mantienen erguidas y distantes. Las bungavillas este año con tanta lluvia lucen con distintas gamas de color en la lejanía y las verbenas ya adornan su sitio pues este mes será mes de eso, verbenas, aquí en esta tierra de S. Juan, S. Pedro… ¡¡la vida sigue!!

    Hasta la tardee!!

    • Carmenchu dijo:

      Buenos días, Elisa! Y a todos!!! Qué bonito panorama… Mis plantas, en cambio, se debaten entre la vida y la muerte… jajaja! Ahora las riego. Debería haberlo hecho anoche, pero….. ahí lo dejo! 😉
      Hasta luego!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s