Elogio del fracaso

Llegué a las costas de la modernidad tras el último golpe de mar, que desdibujó la tinta de mi carta de navegación, convirtiéndola en papel mojado. El desorden del camarote evidenció la falta de previsión ante la posibilidad de tormenta, por otro lado anunciada desde hacía tiempo. Pero, ¿qué otra opción tenía, sino seguir navegando pese a los partes meterológicos que pronosticaban el apocalipsis?

Desde el naufragio, cuando que llegué a las costas de esta isla, convivo con la incertidumbre, signo inequívoco de los tiempos que corren o que, quizá, van demasiado lentos. Sea como sea, su marcha es irregular, lo que me obliga a cambiar el paso de continuo. Improviso excusas, acelero los plazos, paralizo las expectativas a la espera de evidencias, rompo cadenas para añadir nuevos eslabones en su parte central y hacerlas más largas, pero más pesadas al fin y al cabo. En esta mañana de primavera, todavía fría, incierta, me alío con el enemigo, brindo por la improvisación y elogio el fracaso vendido sobre plano. Que si la OTAN prevé que la guerra en Libia dure más de lo previsto (por ellos, no por Gadafi, que sabe que el tiempo juega a su favor), no seré yo quien tire la primera piedra ni entone el mea culpa antes de tiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

44 respuestas a Elogio del fracaso

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ELISA dijo:

    Hola Carmenchu:

    Estamos viviendo desde hace tiempo con ese sentido de provisionalidad y sin previsión a largo plazo. Sabemos de la “levedad” del ser, pero vivir al límite el día a dia sin conciencia de que probablemente habrá un futuro, deja cadaveres por el camino (época de bienestar/consumo=crisis financiera). Es aquello de romper la piñata y mientras unos pocos van cogiendo golosinas y poniéndolas al bolsillo otros, más zafios, ponen la chaqueta y se llevan el premio.

  3. anxel dijo:

    Buenos días

    dicen que Hitchcock siempre aparecía camuflado en alguna escena de sus películas, resulta que en los artículos de Carmenchu también se cuela siempre algún apocalipsis. No seré yo quien la llame aguafiestas, ceniza o “lo otro”, pero desapercibido no pasa. Sobre el “occidente” y sus guerras, hay un artículo que prometía mucho en el titular, pero me ha decepcionado bastante, os lo dejo de todas formas por si le queréis dar un vistazo:
    http://www.nuevatribuna.es/opinion/edmundo-fayanas-escuer/2011-03-25/desverguenzas-europeas-libia/2011032511032200158.html

    como dije, el artículo solo se sostiene por el tema nuclear francés, donde de verdad revela fundamentos sólidos de la política bélica de Sarkozy/la France. Lo demás, a mi modo de ver, obviedades muy repetidas, excepto en el apartado español, donde parece no darse cuenta de que la participación española es el precio que los mercados han puesto a nuestro país para permitirle seguir remando en la crisis a favor de la corriente

    • Ana dijo:

      Menudo lío tienen en el PP, Camps aboga por el trasvase y su igual en Aragón, por lo contrario. Así que en campaña tendrán que llevarse la contraria en este tema tan sensible forzosamente, para contentar a cada uno de los electorados.

  4. Mar dijo:

    Hola, bon dia http://www.youtube.com/watch?v=4HxXlkniMn8

    Os dejo un enlace http://www.publico.es/culturas/368134/de-la-indignacion-a-la-accion

    PD: Carmenchu, disculpa la impertinencia, pero tal vez con un poco de música tus post serían un poco más alegres.

    • Mar dijo:

      Un saludo, Marga. A mí el enlace se me abre perfectísimamente. Qué cosas más raras tiene internet, jeje.

  5. Carmenchu dijo:

    Hoooola!!!! Hogar, dulce hogar… Hogar, desordenado hogar… He empalmado la “dura” jornada laboral con la intendencia semanal y ahora, la verdad, no valgo ná…

    A la espera de que se me abra tu link, Marga, y escuchando el Vocé abusou, un saludito. Elisa, pues sí, es un tema también mío recurrente, esa levedad del ser…
    Anxel, “lo otro” supongo que es “becerra”, no??? 🙄 qué sinfín de tristezas… Pozí, es parte de mi sentir apocalíptico y no, Mar, no pienso poner música por ahora, a no ser que el tema lo pida a gritos.
    Igual mañana, que es domingo, me lo tomo un poco de “vacances”… 😉 Por cierto, Anxel, qué ducho con el catalán. Ayer un gaditano me preguntó que de dónde era, al responder que de BCN, me dijeron que qué raro, que no tenía ningún acento catalán!! Qué extraño, pensé yo también…
    Tic, tac, tic, tac,… Marga, no se me abre el link… 😳

  6. Carmenchu dijo:

    Esta canción me hace desear ser mejor persona… 😉
    Mientras limpio, ordeno, busco la bayeta (estaba limpiando y de pronto ha desaparecido… 🙄 )
    http://www.youtube.com/watch?v=IdIb5RPabjw

  7. anxel dijo:

    Hola, paso solo a saludar, que tengo que salir en media hora. Amaos los (as) unos (as) a los (as) otros (as) como a vosotros (as) mismos (as). Hasta mañana 😀

  8. Mar dijo:

    ELISA, Carmenchu, podéis seguir que me voy, jeje. A reveure, majas!
    Os dejo musiquilla http://www.youtube.com/watch?v=7JQ86pZ_KAQ&feature=related

  9. Genital dijo:

    El verdadero progreso consiste en renovarse.

    (Próximamente en sus pantallas)

  10. ELISA dijo:

    (historia de mesa camilla)

    Pepa la Carbonera, según cuenta mi padre, era una niña que hacía furor entre los niños del pueblo. Todos querían acompañarla porque su casa estaba al final de un callejón oscuro, donde su padre tenía un almacén de carbón.

    Las coincidencias de la vida hizo que también emigraran a Barcelona a la vez que mi familia y nos llevara a compartir una vivienda con ella, su marido Pepe y sus cinco hijas, dos adolescentes y tres niñas. Todas guardaban parecido menos la pequeña que podía haber pasado por vietnamita. Vino a visitarlos un amigo del pueblo, que desde ese día se hizo asiduo y siempre andaba por la casa. Los padres salían por la mañana a trabajar y regresaban a la tarde. Las niñas nos arreglábamos el desayuno y nos íbamos al colegio. Un día a la vuelta del colegio Pepa estaba en cama muy malita y en otra cama estaba el amigo también muy enfermo. Vino una ambulancia y los llevó al hospital. Los amantes no imaginaron que en sus andanzas comerían algo en malas condiciones que les intoxicaría y ahí se descubrió que Pepa seguía siendo Pepa la Carbonera y que limpiar casas no era su profesión.

  11. ELISA dijo:

    Y buenos días !!

    😀

    Que las cataaasss
    no son buenaaasss
    que hacen daño
    que dan penas
    que se acaba
    por llorar…

  12. Carmenchu dijo:

    Jajaja! Buenos días!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s