Verano

Apenas hace unas horas que ha entrado el verano, pero no se nota. Un aire gélido barre las aceras, despeina los árboles y erosiona las almas, siempre tan sensibles a los agentes externos. En el país de las sombras, la luz de este sol es blanca y fría como la nieve y ciega los ojos, impidiendo ver más allá. Aquí, caminando sobre tierras movedizas, caminos inacabados y puentes derruídos que no llevan a ningún sitio, las sombras se vuelven grotescas y su silueta se pierde si alcanza el alquitrán. Al país de las sombras no ha llegado todavía el verano. Igual ya nunca volverá a ser verano en este país de sombras…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s