Días infernales

Los lunes no son el peor día de la semana pese a la percepción generalizada de que así es. La mala fama del primer día de la semana es consecuencia del contraste y la odiosa comparación con el día justo anterior, domingo. Pero, en realidad, todos los días excepto el viernes y el fin de semana, son igualmente deprimentes para la inmensa mayoría. Según un estudio realizado por la consultora Gallup para el Journal of Positive Psychology (Diario de Psicología Positiva), la depresión del lunes continúa el resto de la semana hasta el viernes, antesala de 48 horas de asueto y tiempo libre, tiempo propio. El descubrimiento de este sentimiento universal ha corrido como la pólvora por la Red y los principales rotativos del mundo como si de pronto se hubiera descubierto que la Tierra es cuadrada pese a que la percibimos redonda.

Las conclusiones, extraídas a partir de una encuesta telefónica a 340.000 personas, no tienen en cuenta, sin embargo, la percepción sobre el tiempo de colectivos crecientes en número como pensionistas y desempleados. Tampoco dice nada de los niños, condenados a un horario similar al de sus progenitores y complementado con actividades extraescolares para mantenerlos entretenidos hasta que alguien va a buscarlos. Así, haciendo una lectura del informe de Gallup desde el otro lado, se podría decir que jubilados y desempleados son los seres más felices del planeta. Pero nada más lejos de la realidad cuando resulta que el futuro próximo no augura nada bueno y cada día que pasa se parece al que intuían los indios que eran encarcelados, que morían de pena al pensar que pasarían el resto de sus días en ese presente oprimente, incapaces de imaginar que algún día recuperarían la libertad. Quiero pensar que nosotros algún día sí recuperaremos lo perdido pero no esperemos al viernes, que empiezan los consejos de ministros y, tras ellos, el futuro huye cada vez más lejos.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinión, Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a Días infernales

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Jaime dijo:

    Percibo un cierto síndrome depresivo postvacacional…O quizá se debe a que es martes y nos encontramos en la cúspide de la depresión semanal. ¿La encuesta ha tenido en cuenta que no todos los humanos comenzamos la semana en lunes? No sólo los judíos y los musulmanes, Dívar a veces empezaba el miércoles…Lo mismo nos estamos dejando llevar por el agobio económico. Si es así, lo mismo en cuento que vuelvan a poner el kiosko en la esquina vendiendo préstamos regalados, se nos pasa la angustia.
    Los animales también se deprimen, especialmente los que están muy contaminados por su relación con los humanos, pero se les pasará cuando superen la etapa en la que ahora se encuentran y logremos que aprendan a leer, a comunicarse ideas y sentimientos conceptualizados los unos a los otros. Si hay tiempo, hay esperanza.

  3. Mayte dijo:

    Los viernes siempre fueron mis favoritos, los llamaba “san viernes”, hasta que unos indeseables los convirtieron en “jódete que es viernes y te vamos a recorrrtar un poquitín más”…

      • Ana dijo:

        Para mí los jueves ya lo eran, pensaba en que sólo era cuestión de unas horas de trabajo más el que comenzara el fin de semana. Así que el jueves por ser víspera de, el viernes por ser comienzo de, mis semanas mentalmente eran como las de Divar. Pero sin guardaespaldas.

  4. Carmenchu dijo:

    Buenos días! Sí, Jaime, me releo y tiene pinta esto de depre postvacacional o de pre-paración, vamos que me pre-paro para el peor de los escenarios posibles. Aish…
    Sea como sea, sigo terca en mi intento de no pensar más allá de 5 segundos en el futuro, que me da sensación túnel y eso me provoca ataque de angustia y esto es verídico: no puedo conducir por túneles. No es divertido perder la visión, tener taquicardia y sudor frío a 90 por hora y sin arcenes donde parar.
    Los viernes, por cierto, se han convertido en el día por antonomasia para despedir: con el fin de semana por medio deben creer que se mitiga la angustia de los que son echados y de los que se quedan. San Viernes ya no es lo que era… ;) Ánimos, no perdamos la calma: hoy miércolesssssss! :D

    • Ana dijo:

      Carmenchu, ¡no querrás decir que en tu empresa están de pre-paro, espero!

      Lo del túnel es muy gráfico, supongo que es ¿claustrofobia?, es muy angustioso no ver la lucecilla del final.
      Es curioso, a mí hay espacios que siendo abiertos, si están muy desnudos y secos con poco movimiento de coches y de personas, también me producen claustrofobia, como si me fuera difícil salir de allí, por parecer tan lejanos, sin estarlo, al resto del mundo. Me siento encerrada fácilmente.
      Pronto un nuevo viernes, esta vez me temo que los recortes me tocarán a mi y al resto de pensionistas. Son tontos los que recortan, al quitarnos poder adquisitivo, porque como no tenemos que ahorrar para el futuro, pues ya estamos en él, somos los que dinamizamos la economía, compramos para nosotros, para los jóvenes de la familia, para todo dios. Somos de los que estamos acostumbrados a invitar a comer a casa a menudo por que no se pierda el concepto de hogar, de origen, de raíces. Bueno hastaluego que ya me empiezo a enrollar…

      • ELiSA dijo:

        Buenos dIas:
        :-D

        Carmenchu y la cabezonería??aquella de no claudicar… Y sobre todo no antes de… Hace unos días ví una peli muy violenta y sin embargo lo pasé pipa “amor a quemarropa” aquella cabezonería de la chica a quién están dando una paliza para que “cante” y su cabezonería haciéndole el dedo con ese signo característico de ¡jódete! Hace que entre golpe y golpe encuentre la ocasión para asestarle un golpe con una cerámica y más… Yo siempre digo que sunque sea arañando me llevo lo que sea por delante. No estás sola y eso la vida ya te lo ha demostrado. No temas. :-D

  5. Jaime dijo:

    Comprendo, Carmenchu, tu sinvivir. En los dos sentidos. Sobre tu fobia a los túneles tengo una anécdota vivida en primera persona, en julio de 2007, camino de Suiza desde Milán, que puede servirnos de metáfora, en la misma línea de las palabras de Elisa, que os traslado tal como lo escribí cuando hice la crónica para mi archivo de ese viaje: “Afortunadamente según subíamos de cota la temperatura se fue haciendo más agradable. Suponía que tendríamos que pasar por algún túnel, pero no me había preocupado por saber cual. Fue toda una experiencia. De pronto, llegó un punto por la autopista en que comenzó a haber retenciones, y adelantando coches parados, nos encontramos sin darnos apenas cuenta dentro de un estrecho túnel poco iluminado, con un sólo carril por sentido, que era el motivo de la retención, y donde debido a la saturación del tráfico, y a su estrechez, unido a una ventilación que supongo que no fue pensada, en ningún caso, para tanta circulación, lo convertían en un horno. La temperatura subió tanto que parecía como si estuviéramos en el tubo de un secador de pelo, siguiendo la hilera de luces rojas que nos precedía y viendo pasar la contraria de amarillas con la que nos cruzábamos. El aire se hizo poco respirable y la sensación de claustrofobia inmediata. Cerramos las viseras de los cascos y procuramos no pensar en lo largo que se iba a hacer atravesarlo. Transcurrían los minutos y no se acababa. Recuerdo que te daba palmaditas en la rodilla de la pierna izquierda con frecuencia para tranquilizarte. No recuerdo, en cambio, que me preguntara mucho por lo peligroso que podía ser un choque allí, dado lo agobiado que estaba por mantener la calma y no dejarme llevar por la claustrofobia. Envidiaba los coches que podían cerrar todo y poner el aire acondicionado. Procuré mantener la distancia de seguridad recomendada, que no recuerdo si eran cien metros. Aun así todo parecía demasiado cerca, empezando por los muros de la vieja bóveda que se inclinaban sobre nosotros.
    Por fin salimos y poco después, cuando suponía que ya estábamos en Suiza, paré a repostar en una gasolinera y aprovechamos para comer.”

    Al final, si se logra mantener la cabeza en su sitio, se alcanza la salida. :)

  6. Carmenchu dijo:

    Buen día! Sí, tenéis razón. Pero es tan difícil creer en lo que no ves: es cuestión de fe, supongo. Tengo que hacerme más pía… ;) No, Ana, la empresa va bien: supongo que mi percepción es fe en negativo. Jaime, algo así sentí, aderezado con sudorfrío, taquicardia y pérdida de visión. Un cocktail nada recomendable… Elisa gracias: no estoy sola, lo sé, pero cuando estás preocupada sí te sientes así. Bueno, sea como sea, el tiempo no se para. Ya juevesss…
    http://www.youtube.com/watch?v=HFyCfFJC0no&feature=youtube_gdata_player ;)

    • ELISA dijo:

      Buenos días:
      :-D

      Eran altres temps pero,…

      Las familias dejaron todo atrás, ya cuarentones, con sus niños y echaron a andar decían que no para el progreso inmediato sino para que los niños fueran “algo” el día de mañana… hacia aquella tierra que no faltaba el trabajo ni el pollo con arroz los domingos en la mesa. Y de la que hablaban los que habían marchado antes y volvían en verano con su reloj que había comprado a plazos a aquel hombre que llamó un domingo por la mañana a la puerta.
      Los Santos Inocentes echaron a andar y no sospechaban el sufrimiento y penurias que les esperaba en aquella gran ciudad. Eso sí, trabajo no les faltó durante un tiempo y horas extras y accidentes laborales a niños en edad de estudiar. Al poco tiempo, además vino una crisis en la que el cabeza de familia que siempre había trabajado en hostelería se vio obligado a descargar sacos de patatas o abrir zanjas a pico y pala en la calle. Eran otros tiempos y aún quedan derechos. Luchemos por que no se los carguen todos. Los derechos han sido la verdadera riqueza de la que hemos gozado. El otro bienestar estaba sentenciado a muerte.

  7. Carmenchu dijo:

    Buenos días! Sigue el blog al ralentí. El lunes cambio horario, así que podré escribir con más tranquilidad y sosiego. O no, que siempre acabo contrarreloj… Y mientras, descanso para vosotros y también para mí. Feliz día (hoy es el día objetivamente más feliz de la semana) :D

    • Jaime dijo:

      ¡Anda, que nos dejaste con la respiración contenida! Bienvenido tu nuevo horario.

    • Ana dijo:

      Sólo hasta que tengamos las noticias del gobierno.

      • ELiSA dijo:

        Hola :-)

        Las tres monjas alféreces ya han comparecido pero no se han compadecido :Wink:

        • ELISA dijo:

          Querida Carmenchu y queridos compañeros y compañeras:
          :-D

          Se está malogrando el objetivo. A ver ¿no era nuestra misión desestresar a Mary?. Pues si en la actualidad los blogueros constantes no conseguimo esa misión, debemos convocar una reunión y que cada uno aporte objetivamente lo que a su juicio falla para que la “empresa” vaya a flote. Y no se trata desde luego del producto, que es de calidad y duradero :-D

          http://www.youtube.com/watch?v=LDX1i0n4XPg

          Besssssos!!

  8. Carmenchu dijo:

    Hoola!!! El desestresaje (ñec, qué palabro) va por buen camino. No sé si ha sido esta ola de calor insufrible, mi más insufrible todavía tensión baja o los madrugones… pero necesitaba unos días de folganza mental… ;) Ahora espero que la lluvia tan anunciada y esperada me ‘empape’ de nuevo y me refresque, también las ideas. Feliz fin de semana, que aún queda, aún… :D

    • ELiSA dijo:

      Hola!

      Me alegro que ya estés mejor Carmenchu. ¡¡pero que no llueva mucho!!, porfa, todavía :-)

      He asistido a un concierto de Solistas del Covent Garden y Chambao. Me produce un gran bienestar oir las melodías y ver los movimientos ondulantes de los músicos sacando lo mejor de sus instrumentos musicales. Tal como si hicieran el amor. Los músicos son especiales.

      Buenas noches!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s